Cuarentena residual

Jueves 26 de marzo de 2020
Desde Vecino Sustentable Posadas, instan a reducir la basura, guardar lo reciclable y hacer compost en familia. Una oportunidad para sumar hábitos saludables
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

La conciencia ambiental se potencia en tiempos de pandemia y, desde este rincón del planeta, los posadeños intentan aportar su granito de arena. Es así, que en plena cuarentena aprovechan para interiorizarse en los métodos de reciclaje, separación de residuos y creación de compost. 
“Es una buena oportunidad para cambiar hábitos”, arranca diciendo Fernando Santacruz, desde la ONG Vecino Sustentable.
Además, con este constante repensarnos y la vinculación del coronavirus a las malas prácticas ambientales o la indiferencia ante la necesidad de preservar los recursos naturales, hay un nuevo llamamiento a cambiar de actitud,  modificar modos de producción, consumo y costumbres.
“Con todo esto de la pandemia, circulan en las redes videos de cómo la naturaleza ha avanzado o ha ganado terreno en los ríos, en las ciudades y eso nos obliga a todos a una reflexión”, entiende Santacruz al tiempo que detalla que especialistas del mundo están anunciando “se viene un cambio de paradigma en nuestro modo de vida, que tiene que ver con qué impacto tiene todo lo que hacemos”.
En esta línea, a través de una serie de videos en redes, los voluntarios de Vecino Sustentable  instaron a toda la población en cuarentena, a sumarse a la separación de residuos como una actividad consciente y en familia.
Una de las propuestas que más éxito cosecha entre grandes y chicos, es la fabricación de lo que la ONG denomina: botellas de amor. Consiste en, como si fuera una especie de collage entretenido, se llena una botella PET de todo tipo de envoltorios plásticos, que luego son enviadas a Buenos Aires y convertidas en muebles.
“Vemos que hay predisposición,  sólo había que encender la chispa” grafica Santacruz que junto al grupo que lidera, asistió a más de 35 escuelas el año pasado con charlas sobre cuidado ambiental. “Hay un interés de la sociedad en cambiar”, postula. “El año pasado el incendio en Amazonas hizo que mucha gente se interesara en lo que hacemos y ahora esta pandemia también lleva a que más personas se empiecen a preocupar por cómo se relacionan con el planeta”, profundizan desde Vecino Sustentable.

Menos basura, más salud
Siguiendo los principios básicos de todo: las 3R de la ecología, se insta en primer lugar a reducir  (primera erre) los residuos. Tal como detallan en Vecino, ya ante la separación de la basura, en orgánica y reciclable, uno empieza a magnificar y cuantificar la cantidad de desperdicio que produce un hogar.
Lo orgánico suele representar más del 50 por ciento de los residuos, explica Santacruz por lo que se sugiere hacer abono, compost, preferentemente en casas con patio, aunque también se puede implementar en departamentos, con composteras y después encontrarle un lugar a ese abono en otro terreno. 
“Con eso ya se reduce un montón los residuos que salen a la calle, a los contenedores y cestos de basura. Y después a todos los reciclables (segunda erre), aluminio, vidrio, plásticos, se le puede dar un nuevo uso (reutilizar, tercera erre). De esta manera, los recursos se aprovechan más inteligentemente, no se agota el capital de la tierra y además “tiene un impacto positivo para la salud”, como define Daiana Espínola, voluntaria de Vecino. 
“Los grandes basurales generan gases nocivos como el metano, alimañas e incluso dengue. El dengue está muy vinculado a la basura”, recuerda la joven en pleno brote de la enfermedad transmitida por el mosquito.
En ese marco, resalta que ir adquiriendo estos hábitos de reducción de residuos, es “abrir los ojos y decir: ‘esto es mejor para mí, para mi salud, para los seres que me rodean’”.
En coincidencia, Santacruz destaca que “lo importante es que estamos preparando a la ciudad para cuando tenga recolección diferenciada, este es el camino”, al tiempo que refleja no sólo que la recolección diferenciada es necesaria, sino que actualmente hay mucha gente separando sus desechos. 
Cabe resaltar que la ONG cuenta activamente con 17 puntos  de recepción de reciclables en Posadas, donde reciben papel, cartón, aluminio, botellas y frascos de vidrios, maples de huevos  y más, que logran resignificarse en un circuito sustentable ya que también  abastecen a emprendedores locales. 
“Todo lo que es reciclable lo llevan a los puntos y con lo orgánico hacen compostaje, por lo que se reducen un 80 por ciento de los residuos”, desliza Santacruz.
Cerrados por la emergencia sanitaria, ahora los reciclabes se quedan en casa. Pero con campañas de redes, se suma a una cuarentena sustentable pensada desde los hogares. “Tratamos de aprovechar esta situación y transformarla en positiva, hacer pequeños cambios”, reflejan desde Vecino.
Así, ante la escasez de envases de alcohol en gel, por ejemplo, los voluntarios están solicitando que cada familia guarde estos plásticos porque serán donados a instituciones públicas para su posterior esterilización y reutilización.
“En resumidas cuentas, al separar los residuos, nos concientizamos de todo lo que generamos. De que con casi la mitad podemos hacer abono orgánico y dejar de tirar eso a la calle. Eso aliviana la recolección domiciliaria, ayuda a que la ciudad esté más limpia, nosostros más sanos y ahorra recursos naturales”, concluye Santacruz. 
Un acto tan simple como tirar algo en una bolsa. Entender que hacerlo de manera consciente puede traer una catarata de consecuencias que redundan en una vida mucho más saludable para todos, más a tono con la naturaleza y en paz el entorno que nos rodea. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina