Critican que el gobierno nacional sostenga un “dólar artificial”

Domingo 14 de julio de 2019
Alertan que las autoridades intentan de manera infructuosa “domar al dólar”.
El ex ministro de Economía y precandidato a presidente por el frente Consenso Federal, Roberto Lavagna, criticó al Gobierno  por “tener un dólar artificial”. Advirtió que “es un problema y las consecuencias van a estar para el próximo gobierno”. El dirigente se mostró optimista respecto de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (Paso) al afirmar que “la mayoría de la gente no quiere votar ni al pasado ni al presente”. 
 Apuntó contra la gestión del presidente Mauricio Macri en materia cambiaria. Señaló que “vuelve a cometer el mismo error que hizo cuando asumió, que fue tratar de domar el dólar”.
“El primer error del gobierno al asumir fue tratar de mantener al dólar”, remarcó el ex ministro de Economía de los ex presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner.
El dirigente advirtió que “siempre falta tiempo para este gobierno para llegar a la tierra prometida, pero este año se perdieron 300 mil puestos de trabajo en blanco”. Asimismo, el referente económico sostuvo que “el tema de la inflación no tiene respuesta, hubo promesas de lluvia de inversiones y siempre se habló de que en un futuro iban a haber brotes verdes o que había que esperar al segundo semestre”. 
El precandidato a Presidente por Consenso Federal reiteró que su sensación es que “las políticas no van dirigidas a atender la preocupación de la gente”. Mencionó sus dos principales propuestas: “Poner en marcha la economía y centralizar la educación”.
Lavagna se mostró optimista sobre el desempeño de su sector de cara a las Paso al destacar que “las encuestas dicen que el 40 por ciento prefiere no votar por ninguno de los dos polos de la grieta”. 
Manifestó que “al grueso de la sociedad argentina no parece satisfacerle votar por el pasado o el presente”.

Otros críticos 
De su parte, el precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, indicó que la Argentina en la actualidad tiene un dólar “totalmente subvaluado porque el Banco Central de la República Argentina no para de vender divisas”. 
Mientras que el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, aseguró que “el Gobierno no debería dejar apreciar tanto el peso”.
Por ende sugirió fijar las bandas de flotación del dólar “entre los 43 y los 45 pesos”.
“El Gobierno nacional no debería dejar apreciar tanto el peso, debería fijar las bandas de flotación del dólar entre los 43 y los 45 pesos y si baja de 43 el Banco Central debe salir a comprar” la moneda estadounidense, explicó.
En diálogo radial, el economista vaticinó que “la gran solución vendrá con el nuevo gobierno”.
“Allí tendrá que presentar un plan completo que no solo apunte a la estabilidad monetaria y de los precios, debe generar un clima de crecimiento, con énfasis en las exportaciones”, agregó el economista. 
En su opinión, una de las medidas importantes para impulsar la economía pasar por “eliminar todos los impuestos y regulaciones que traban la actividad exportadora”. 
A menos de un mes para las Paso, el dólar profundizó el viernes su tendencia a la baja hasta tocar su menor valor en 90 días, y terminó la semana por debajo de la cota de los 43 pesos, según el promedio del portal ambito.com en bancos y agencias de la city porteña. 

La inflación argentina sigue siendo elevada, según los directivos del FMI 

  El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la cuarta revisión de la evolución económica de Argentina en el marco del acuerdo stand by a 36 meses aprobado el 20 de junio de 2018. Se criticó al alto nivel inflacionario imperante en el país. La conclusión de la revisión permite a las autoridades girar 5.400 millones de dólares, lo cual elevará los desembolsos totales desde junio de 2018 a 44.100 millones de la divisa norteamericana.  
Al término de las deliberaciones del directorio sobre el plan económico argentino, el director gerente interino del FMI, David Lipton, enfatizó que “las autoridades argentinas  muestran compromiso con su programa de política económica y cumplen con las metas pertinentes en el marco del plan respaldado por el FMI”. 
El hombre que responde a Donald Trump en el organismo de crédito internacional agregó que si bien ha tomado tiempo, “los esfuerzos realizados en materia de políticas están empezando a dar frutos”. “Los mercados financieros se han estabilizado, la posición externa y fiscal están mejorando y la economía está empezando a recuperase gradualmente de la importante recesión del año pasado. El FMI apoya a estos esfuerzos”, dijo Lipton.
En otra parte del comunicado enviado desde Washington, el número uno del Fondo admite que aunque sigue estando en un nivel alto, la inflación ha entrado en una trayectoria descendente que se espera continúe en los próximos meses. “La gestión prudente de la política monetaria por parte del Banco Central de la República Argentina sigue siendo esencial para anclar tanto el tipo de cambio como el proceso de desinflación”, manifestó. 
“El gobierno argentino ha demostrado su compromiso con la disciplina fiscal y ha superado las metas fiscales fijadas para marzo y junio. Las autoridades han solicitado al FMI que apoye el aumento de la meta del balance primario correspondiente a fines de septiembre, como una señal de su prioridad para garantizar que la relación deuda/producto bruto interno (PBI) se sitúe de manera decisiva en una trayectoria descendente”, confirmó el funcionario del organismo internacional. 

Hablan de un “delicado equilibrio”

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, rechazó que haya atraso cambiario. Sostuvo que “hay un peso más fuerte porque hay más confianza y la economía se recupera”. En medio de la campaña electoral y las críticas por parte de economistas respecto de la situación del dólar en el país, el funcionario se refirió a la cotización del tipo de cambio. “Hay un peso más fuerte porque hay más confianza”, subrayó Dujovne. En esa línea enfatizó que es “un error de algunos economistas llamar atraso cambiario a la baja del dólar desde el punto más depreciado de la serie”. “Tratar de sostener ese tipo de cambio subvaluado generaría más inflación y más pobreza”, apuntó. En ese sentido, resaltó que “se alcanzó un delicado equilibrio”. Señaló: “Lo que hay acá es un proceso de reconstrucción de la confianza por el superávit porque la economía empieza a recuperarse”. A las advertencias por parte de algunos economistas, se sumaron los cuestionamientos de referentes opositores en las últimas semanas.

Empeoró la calificación argentina por los crecientes riesgos

La calificadora de riesgo Moody’s oficializó el viernes que empeoró la perspectiva de la deuda argentina a un mes de las Paso: la cambió de “estable” a “negativa”. Esto viene a reflejar la incertidumbre que hay en el mercado financiero por el desenlace electoral en el país.
La decisión de la agencia de cambiar la perspectiva a negativa tiene que ver con dos puntos centrales, según detalló Moody’s: “por un lado el incremento de la incertidumbre con respecto a la continuidad de implementación de políticas que, al abordar los desequilibrios fundamentales, restablezcan el acceso confiable a los mercados internacionales de capital y contengan el riesgo shocks monetarios dañinos. Además del creciente riesgo de que la propia incertidumbre de la política lleve a un cambio material y sostenido en el sentimiento que aumente las presiones de financiación de deuda”.
Moody’s está inquieto con la capacidad del Gobierno para implementar las políticas que el mercado está demandando y, a su vez, mantenga su compromiso “reformista” de mediano plazo. Se advierte que hay un creciente descontento doméstico ante el impacto de las políticas a corto plazo. “Argentina tiene un largo historial de cambios en las políticas luego de la jura de las autoridades nuevas. Candidatos opositores plantearon dudas sobre compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). No descartaron renegociar las condiciones del programa y cambiar estrategias fiscales y políticas monetarias”, aseguraron desde Moody’s. 
“Cualquiera sea el resultado de las próximas elecciones, los cambios en el entorno político interno sugieren que la camino futuro de la política es cada vez más incierto. El riesgo es el aumento de los cambios o posibles reversiones en lo fiscal”, agregaron.  
“La perspectiva negativa refleja el balance de riesgos y la situación del país. Hay más vulnerabilidad ante cambios impredecibles en el sentimiento de los inversores. Si bien en los últimos dos meses, las presiones cambiarias han disminuido y los rendimientos de los bonos soberanos cayeron, “la volatilidad sigue siendo alta” y mucho dependerá de cómo se actúe la política oficial”, finalizaron. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina