Consejos para poner en práctica la tolerancia

Jueves 14 de febrero de 2019
Capacidad de adaptación.
Algunos piensan que tolerar es soportar, pero en realidad ser tolerante implica valores que van más allá, como el respeto, la comprensión, la empatía y la flexibilidad. Inicialmente, ser tolerante es una capacidad de adaptación ante todas las cosas, personas y situaciones externas y también es fundamental la autotolerancia y autocomprensión. 

Salidas culturales y sociales.
Un buen ejercicio para comenzar a practicar la tolerancia es salirnos de nuestra zona de comodidad, por ejemplo, asistir  a actos culturales o eventos sociales con personas nuevas, lo que permitirá poner a prueba nuestra capacidad de interacción.  

Practicar la amabilidad.
Es sabido que el saludo no se le niega a nadie, pero cuánto de esta enseñanza ponemos en práctica en el día a día, cuando vamos por la calle con auriculares o enfrascados en nuestras preocupaciones. Para ser más tolerantes, podemos dejar de oír música para escuchar a la gente de nuestro alrededor, en la oficina, en el colectivo, en el barrio. 

Reflexiona sobre las creencias.
Es común dejarse llevar casi mecánicamente por aquello que tenemos con una verdad absoluta. Nuestro sistema de creencias queda al descubierto cuando nos embarcamos en discusiones y debates extremos. Si discutimos sin puntos de encuentro, no hay diálogo y sólo alimentamos minibatallas que nos llenarán de sentimientos negativos. 

Equilibra las emociones
Una persona con baja tolerancia a la frustración tiende a sentir a su entorno como hostil y le cuesta más superar los obstáculos que aparecen en la vida, puesto que una posición inflexible impide ver soluciones. Tener una actitud tolerante mejora las emociones y la respuesta a las situaciones son más pensada y menos sufrientes.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina