Con un llamado a la paz, el Obispo inició la Semana Santa

Lunes 15 de abril de 2019
Con el llamado a la feligresía de vivir la Pascua en lo personal, la familia y la comunidad, el obispo de la Diócesis de Posadas, Juan Rubén Martínez, bendijo los ramos y dio inicio así a la Semana Santa.
La tradicional bendición de palmas tuvo lugar en la Plaza San Martín, donde el Obispo se dirigió a los creyentes: “Que esta Pascua la podamos vivir intensamente, que para ello nos preparamos durante toda la cuaresma. Vivir la Semana Santa es acompañar la propuesta de nuestro Señor de morir para vivir”. Y siguió “en nuestra condición de cristianos podemos caminar en la esperanza porque sabemos que la Pascua es vida nueva y, todo el dolor, el sufrimiento son el camino para ser esos hombres nuevos de bondad que nos habla la Palabra. La Pascua nos permite vivir el misterio de la fe”.
Luego de la invitación a celebrar en “paz, solidaridad y oración”, la masiva concurrencia de vecinos caminó con los ramos en alto en procesión hacia la Catedral para ser parte de la misa central.
La ceremonia se hizo frente a la iglesia con la lectura de la Pasión de Cristo y sin homilía. En tanto, en las intenciones se enfatizó en el pedido de perdón y, alivio para los pobres y los que sufren.
Entre la multitud se destacaron los enormes ramos arreglados con hierbas medicinales como la marcela y el eucaliptus. Es creencia popular en esta región que los remedios yuyos bendecidos en el día de la celebración del ingreso triunfal de Jesucristo a Jerusalén, traen la protección, la abundancia y la salud a los hogares.
“La misa de Ramos es muy importante, nos prepara para acompañar a Jesús en su pasión, muerte y resurrección y es una oportunidad de ser solidarios y de compartir lo que tenemos con nuestros hermanos, la palma protege a los que amamos todo el año”, expresó una creyente.
A lo largo de la jornada hubo misas en todos los barrios.

El arte del trenzado de palma 

En Apóstoles la tradición del trenzado de palmas se transmite de generación en generación. Un saber que se entrelaza con las raíces de los inmigrantes.
Así lo destacó Susana Báez Lugo, quien dictó un taller sobre este arte de fe y belleza y es pionera en promover su valor cultural.   
“Comencé a enseñar en talleres, en los primeros tiempos se comercializó moviéndonos de lugar, buscando el más estratégico, logramos el apoyo de la Dirección de Cultura de Apóstoles y tuvimos un espacio en el mercado artesanal y luego se sumaría la venta de canastos confeccionados en isipó”.
Indicó que mantener las tradiciones “es resaltar la idiosincrasia; apostando a la cultura como herramienta de crecimiento social y se comenzó a ver los frutos de este trabajo en las bendiciones del Domingo de Ramos; en esas misas se observa las verdaderas obras de arte en las manos de los fieles, es una costumbre que crece y atrae a visitantes”.
Contó que “el grupo de personas que me acompañó en esta cruzada se organizó en la asociación civil de artesanos Manos Sabias”.
La artesana especializada en cestería tuvo a su cargo este mes, cursos en Posadas, Concepción de la Sierra y Apóstoles y destacó que el trenzado de palmas como saber y herencia cultural es una tarea de rescate que la ocupa desde 2001. 
Indicó que “rescaté los saberes y aporté técnica al tramado. Yo aplico la técnica de cestería guaraní cambiando así su presentación; sin darme cuenta la estaba volviendo un trabajo con técnica definida y al alcance de todos, arranqué sola y ahora se suman más personas, compartir un saber es lo que le da sentido”, resaltó Báez Lugo. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina