Con Tokio aplazado, volver a entrenar es un alivio para los misioneros - El Territorio Misiones

Con Tokio aplazado, volver a entrenar es un alivio para los misioneros

Domingo 9 de agosto de 2020
Roxana Ramírez

Por Roxana Ramírezdeportes@elterritorio.com.ar

En un año tan particular para los deportistas clasificados o en vías de obtener su plaza a los Juegos Olímpicos de Tokio, la pandemia llegó para revolucionar todo el calendario, incluida la máxima cita deportiva que iba a comenzar en julio pasado. Tras la reprogramación para la misma fecha en 2021, los misioneros encaminados a Japón volvieron a respirar, ya que los meses en cuarentena pasaban factura a su rendimiento deportivo.

Ellos son Mariela Delgado (ciclista), Jonathan Avellaneda (atleta, salto en alto) -ambos con vistas a los Juegos Paralímpicos-, Paula Quirós (ciclismo de montaña) y Valeria Barón (atletismo), en busca de sus pasajes, y Lourdes Hartkopf (vela, clase 470), la única ya con boleto en mano.

Para los misioneros, el aire se renovó tras el aplazo de los Juegos y les llegaba -en distintas circunstancias y lugares- el momento en el que volvieron a sus rutinas y a sus hábitos, porque el tiempo corre y si bien parece lejano, para un deportista de elite 12 meses no pueden desperdiciarse, ni siquiera un día en cuanto a sus aspiraciones.

La primera en regresar al trabajo fue la ciclista Mariela Delgado que se encontraba en Catamarca cuando comenzó la cuarentena y fue la primera provincia en habilitar deportes al aire libre y por ello, luego de semanas de entrenar con rodillos, la posadeña salió a la ruta catamarqueña el sábado 16 de mayo.

“Fue raro salir después de tanto tiempo, tener la sensación de pedalear realmente... porque más allá del rodillo o plataforma virtual, no hay como salir a pedalear en la calle o en la ruta. Tener la sensación verdadera de cansancio en las piernas de lo que es el terreno”, compartió en ese regreso, Mariela tras su primera salida.

En cifras

143

Argentinos lograron hasta el momento la clasificación a Tokio, en las distintas disciplinas deportivas.


Para la misionera, este 2020 era un año sumamente cargado, ya que estaba prácticamente clasificada a lo que serían sus segundos Juegos Paralímpicos, ya estuvo en Río de Janeiro 2016 y arañó una medalla con un gran 4º lugar en ruta, su mejor desempeño en esa cita.

Pero en marzo sus planes cambiaron, como los de todos en el mundo, y al cerrarse el Cenard, en Buenos Aires -donde reside hace unos años-, partió a Catamarca para seguir con su preparación, pero apenas ingresó a esa provincia, el planeta se paralizó y Mariela se encuentra allá desde aquellos días de marzo, hospedada en una de las cabañas que tiene una amiga suya y los rodillos fueron parte del entrenamiento en estas interminables semanas, que por lo pronto tuvieron un día bisagra a mediados de mayo cuando el Centro de Emergencia de esa provincia exceptuó a varias disciplinas de la cuarentena y el ciclismo fue una de ellas para alegría de la posadeña.

Jony está a los saltos
En la misma línea se encuentra Jonathan Avellaneda, especialista en salto en alto, ya con la marca para los Juegos Paralímpicos de Tokio y a la espera de la confirmación para formar parte del equipo argentino que saldrá al ruedo el año próximo.

En el caso del eldoradense, fue el primer deportista de atletismo adaptado en regresar a pista a comienzos de junio en la Tierra Colorada, luego de que el municipio del Alto Paraná diera el visto bueno a esta actividad (entre otras), bajo protocolo.

Tras la habilitación del atletismo, Jony, acompañado por su entrenador José “Leo” Ibarra, volvió a sentir la adrenalina de saltar y ‘reiniciar el chip’, ya que tras más de dos meses sin ver la vara y la colchoneta, el cuerpo tuvo que acomodarse a eso que sabe de memoria, pero que se resintió sin actividad.

“Costó un poquito porque me sentí un poco agobiado por hacer los saltos, como que me había olvidado hasta la distancia... todo me costó, pero ya estamos de vuelta y ese es el lado positivo, volver a entrenar”, compartió Jony, a quien a los 4 años le amputaron la pierna derecha al ser picado por una yarará, pero eso no le impidió salir adelante y ser hoy uno de los atletas de primer nivel internacional en salto en alto.

Hasta hoy Jony sigue su plan de entrenamiento con los elementos necesarios para hacer salto en el polideportivo Islas Malvinas, con su protocolo correspondiente.

El misionero inició su carrera deportiva en los Juegos Evita. Allí desplegó condiciones en varias disciplinas, pero se destacó en salto en alto y desde allí demostró que para los sueños no hay techo. Tiene títulos argentinos, top ten en citas mundialistas, podios en torneos internacionales y fue 8º en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en el 2016.

Claramente este 2020 también iba a ser clave para Jony que estaba muy cerca de obtener una plaza para sus segundos Juegos Paralímpicos, pero las chances siguen intactas, sólo que se mudaron para el año que viene. La marca ya la tiene y hoy hay cinco en Argentina que la hicieron, el misionero es uno de ellos y espera ser convocado a Tokio 2021, ya que en deporte adaptado hay una marca preestablecida y luego el cuerpo técnico de la selección argentina arma la lista de convocados según su criterio.

Paula sueña con su plaza
La ciclista Paula Quirós volvió a montar su bicicleta también en junio, con el ‘okey’ de municipio de Apóstoles, y a sentir esa adrenalina que le genera el ciclismo de montaña y esa pasión la lleva a ser una de las mejores del país y estar primera en el ranking olímpico para los Juegos Olímpicos de Tokio y ella está en la lucha por ser la persona que represente al país en este deporte en la máxima competencia.

Paula entrena varias horas por día por los caminos vecinales de la Capital de la Yerba Mate y por la ruta.

Para la apostoleña, como para todos los deportistas internacionales, este año era de suma importancia y en el caso especial del ciclismo de montaña, Argentina hasta marzo se encontraba en el puesto 16 del ranking olímpico lo que le daba al país una plaza femenina para Tokio. Ella, con la jujeña Agustina Apaza y Sofía Villafañe, argentina que reside en Estados Unidos, habían sido las encargadas en sumar los puntos internacionales y de este trío saldría la encargada de llevar la albiceleste en la máxima cita.

Semanas atrás se resolvió que el calendario de la Unión Internacional de Ciclistas (UCI) volverá a tener competencia en septiembre con copas del mundo y el Mundial en Austria en octubre, pero aún no se sabe si para esa fecha habrá vuelos internacionales para ir hasta Europa y si el Enard costeará ese viaje. Pero si bien esto es incierto, se abre una ventana ya que estas competencias no serán contabilizadas para el ranking olímpico y si copas del mundo del año próximo, para la que se espera pueda Paula decir presente y confirmar ese ansiado lugar olímpico.

“El ranking olímpico sigue congelado hasta el 3 de marzo del año que viene y se va a abrir para sumar sólo dos fechas de la Copa del Mundo, que todavía no tienen fecha ni lugar, y va a depender la plaza nuestra si podemos estar en esas copas”, señaló Paula.

Para finalizar, la misionera explicó que “la federación ahora tiene que decidir cuál va a ser el criterio para la elegir quién va a Tokio, porque ellos tenían contemplado como criterio el Panamericano que se suspendió -iba a hacerse en San Juan en abril pasado- y tiene que ver cómo arreglan esa parte”.

Lourdes, a toda vela
En Buenos Aires, la velerista misionera Lourdes Hartkopf (24) la única misionera clasificada hasta el momento a Tokio, regresó a entrenar el 16 de junio en un contexto complicado ya que la pandemia de coronavirus golpea fuerte en Buenos Aires, lugar en el que vive la posadeña.

La oriunda de la Tierra Colorada, junto a la bonaerense Belén Tavella, volvió a subirse a un barco tras la habilitación de los entrenamientos de los deportistas que ya están clasificados -o en vías- para los Juegos Olímpicos.

La posadeña -que logró en febrero en el Sudamericano en Mar del Plata- toma lo positivo de este momento tan particular que sorprendió al mundo entero y en materia deportiva fue justamente en el año más esperado en el calendario internacional que se vio obligado a trasladar las fechas.

El 16 de junio quedará marcado en rojo para la dupla que navega el barco en la clase 470, ya que la felicidad le volvió al cuerpo en lo que fue el regreso de la actividad en el Yacht Club Argentino, en Buenos Aires.

En cuanto al calendario de competencias internacionales, Lourdes explicó que “todavía no está confirmado, pero probablemente se haga el Mundial y el Campeonato Europeo en un mismo campeonato en Palma de Mallorca, España, en octubre y si se confirma esto, estamos evaluando la posibilidad de ir. El tema es que hoy en día Europa no permite que ingresen argentinos que no tengan pasaporte europeo, y como ninguna de las dos tiene ciudadanía europea, no podríamos ir, pero estamos viendo que si hay alguna chance y si hace ver la forma de asistir”.

Para la misionera, pese al contexto, “lo positivo es que nos da un año más de poder entrenar y llegar mejor a los Juegos, pero se hace difícil... la cuarentena en Buenos Aires sigue bastante estricta, pero felices de poder por lo menos estar navegando”.

Valeria quiere saltar la valla
Otra atleta misionera que tiene chance de ser olímpica es la eldoradense Valeria Barón y con esta oportunidad en puerta la eldoradense, que reside en Buenos Aires, regresó a la provincia para poder entrenar ya que lo hacía en el Cenard y hoy en momentos de pandemia se complica realizar un plan de entrenamiento para lograrlo.

La ventana se abrió para Valeria ya que “la clasificación para los Juegos Olímpicos no está tan difícil ahora, porque cambió el sistema de puntaje”, señaló la misionera sobre la posibilidad de ser olímpica.

La modificación que se dio en el sistema clasificatorio de atletismo para la máxima cita, que se iba a hacer este año y se reprogramó para 2021, se basa en que “antes era por marca mínima y ahora es por sumatoria de puntos, sumar puntos es más fácil. Ahora está la posibilidad de darlo todo para llegar a Tokio”, explicó la oriunda del Alto Paraná que hace varios años reside en Buenos Aires y entrena en el Cenard.

La ilusión de Valeria de llegar a los Juegos se incrementó debido a que compartirá entrenador con la destacada Fiorella Chiappe.

“Entreno con mi equipo y ahora se sumó la mejor atleta en 400 metros con vallas de Sudamérica; cuando todo vuelva a la normalidad vamos a trabajar con el mismo entrenador y tenemos muchas expectativas de lo que puede salir del trabajo en conjunto”.

Y ya se motiva con sentimientos de anhelo: “Sería algo hermoso llegar a los Juegos Olímpicos”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina