Con equipo y un refuerzo

Miércoles 15 de enero de 2020
 El plantel de Boca se entrenó ayer en el primer turno de su décimo día de pretemporada en el centro de entrenamientos de la entidad en Ezeiza y, a pesar de la lluvia, luego de la parte física realizaron movimientos tácticos en la cancha principal.
El DT Miguel Ángel Russo hizo una práctica de fútbol formal el lunes por la tarde y paró dos equipos y, uno de ellos, será el que enfrente mañana a Universitario de Lima, en el primer amistoso del año. El otro será en su gran mayoría los que estén ante Athletico Parananense, el próximo domingo.
El posible once de mañana sería con Esteban Andrada, Marcelo Weingandt, Lisandro López, Junior Alonso, Emmanuel Mas; Eduardo Salvio, Iván Marcone, Emanuel Reynoso, Agustín Obando, Ramón Abila y Mauro Zárate.
Del otro lado estuvieron Marcos Díaz, Julio Buffarini, Paolo Goltz, Carlos Izquierdoz, Frank Fabra, Sebastian Villa, Jorman Campuzzano, Leonardo Jara, Exequiel Cevallos, Carlos Tevez y Franco Soldano.
Por otro lado se espera que Nahuel Molina, quien volvio de Rosario Central, arregle la continuación de su contrato para que Marcelo Weigandt pase a préstamo por un año al equipo que dirige Diego Cocca.
Respecto de la búsqueda del ‘9’, la negociación con Paolo Guerrero está por ahora descartada ante el alto monto del salario que pidió el delantero de la selección peruana, por ahora es muy difícil la llegada de un punta y empezó a sonar, nunca confirmado, un posible interés por Lucas Viatri, quien tiene una larga amistad con Juan román Riqueleme y que con 31 años quedo libre de Peñarol de Montevideo.
Boca se entrenará hoy en un solo turno y, por la tarde, el plantel viajará en vuelo chárter hacia San Juan, desde donde volverá apenas terminado el encuentro.
Boca juega mañana desde las 22 ante Universitario de Lima en el estadio Bicentenario de San Juan y luego lo hará el domingo ante Atlético Paranaense, a la misma hora y en el mismo escenario. 

“No lo tomo como una revancha personal”

Pablo Pérez, mediocampista de Independiente, aseguró que no toma “como una revancha” el partido del próximo domingo ante River, postergado de la 14ª fecha de la Superliga, al hacer referencia a su pasado en Boca. “No lo tomo como una revancha personal. Esto es un juego. No hay revancha de nada”, dijo el volante en rueda de prensa. “Esto es Independiente contra River y hay que ganar y mucho más si somos locales”, señaló sobre el encuentro que se jugará el domingo desde las 19.10 en el estadio Libertadores de América, con el arbitraje de Fernando Rapallini. “Hay que atacarlos porque es algo que los incomoda muchísimo. No solamente tenemos que cubrir espacios, sino también tenemos que atacarlos porque les duele bastante”, analizó Pérez.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina