Como chancha por su casa

Sábado 30 de mayo de 2020 | 05:00hs.
Si bien Lola vive cerca de la Costanera posadeña y sale a pasear una vez por semana, el último fin de semana se convirtió en furor en medio de las caminatas que volvieron bajo protocolo. 
Lola es una minipig que forma parte de una gran familia de Posadas desde hace más de un año.
La contratapa de El Territorio con la divertida postal la viralizó en las redes con todo tipo de comentarios. Por eso, Radioactiva se comunicó con Viviana Kruger, protagonista de la historia y dueña de Lola.
“El que me ve con ella me pide sacarse fotos. Ella es súper cariñosa, si alguien la toca, se pone de costado para que le toquen la panza. Es muy simpática”, arrancó contando Viviana.
Lola desayuna, almuerza, merienda y cena. Frutas y verduras porque el alimento balanceado para chanchos que se consigue está destinado a su engorde y como mascota, no debe engordar.
“A la mañana, escucha que alguien se levanta y empieza a los gritos que quiere desayunar”, relató Viviana al profundizar que es una mascota bastante demandante.
Lola tiene un año y medio y llegó a la casa de los Raimondi-Kruger cuando tenía 45 días. Era muy chiquita y por eso la eligieron como mascota, pero comenzó a crecer y hoy es más grande en tamaño que muchos perros. Sin embargo, es un integrante más de la familia y se la ve posando en la pileta, con anteojos y haciendo todo tipo ‘de macanas’ dentro del hogar que la acoge.
“Al principio costó mucho que se acostumbrara, entenderla, porque si bien es una mascota no es lo mismo que un perro y por más que nos decían que es muy sencillo el cuidado, ella es súper demandante y todo el día hay que estar atendiéndola”, manifestó su dueña. Además, en la casa afirman que la tenencia de mascotas es una gran responsabilidad y eso conlleva no sólo cariño, sino también limpieza y otros cuidados.
Por eso, más allá de que genera muchísima ternura en algunos al verla pasear por la costa, Viviana advirtió a los futuros dueños de minipig. “El que la compre tiene que saber lo que es tener un minipig, cosa que si la compra sea para toda la vida”, entendió y remarcó que, como los perros, viven aproximadamente 15 años.
“Cuando vemos las fotos de los minipig en las revistas o que tienen los modelos y actores, tienen que entender que esa foto es de un chancho bebé. Que los minipig no quedan así, quedan como la ven a Lola, ese es un minipig adulto”, resaltó. 
“Obviamente que es mucho más chico que un chancho gigante, pero es un animal grande”, agregó y graficó algunas rutinas que conlleva: “Limpiamos el patio dos veces al día, se la baña una vez por semana con champú. A veces tiene la piel seca y  necesita crema nutritiva...”. Asimismo, en el verano hay que tener cuidado con el sol, se le aplica protector solar o se la mantiene bajo la sombra.
De todas maneras, a pesar de instalarse en las colchonetas a la hora de que sus dueños quieren hacer gimnasia o ‘robarse’ alguna que otra papa y corretear por toda la casa a los gritos, Lola se ganó el corazón de todos e incluso frente a las bromas de que ‘va a parar al asador’, la familia detalla que a pesar de que no son vegetarianos, no consumen más carne de cerdo desde su llegada. “Es un animal como cualquier otro. Es doméstico, porque sé que hicieron muchos comentarios; pero bueno, es depende del cuidado que uno le dé. Te desata un montón de sentimientos”, insistió su dueña al hacer hincapié en la tenencia responsable. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina