Charly, Wisky, un viejo 404 y una lección de amor

Viernes 9 de agosto de 2019 | 07:00hs.
Por Silvia Godoy

Por Silvia Godoy sociedad@elterritorio.com.ar

Cuando Charly llevó a Wisky a su casa, decidido a alimentarlo y buscarle una familia, no esperaba llegar a conocerlo tan bien y establecer la conexión que seis años después los hace inseparables.
Wisky es un mestizo rescatado del abandono que estuvo en adopción casi un año en el hogar de su cuidador de tránsito en San Fernando, Buenos Aires. Y poco a poco se fue quedando hasta convertirse en el compañero de ruta de su humano viajero.
En tanto, Charly Entrala (39) es rescatista y activista por el respeto a la vida animal y contra el maltrato. Esta causa es el motor que lo condujo por la vasta geografía argentina y su itinerario está registrado en la página de Facebook Argentina con mis perros.    

El rescate
“Wisky tenía semanas cuando llegó a mi vida en 2013; yo entonces tenía una perrita con la que hice un viaje por todo el país en 2016, ella era todo. Recorrimos a bordo del Peugeot 404 modelo 1971, 20.000 kilómetros, de Buenos a Ushuaia y de Ushuaia a la Quiaca y de regreso a casa, mi perrita murió un tiempo después y ahí ya no pude desprenderme de Wisky, se quedó conmigo”, contó a El Territorio el joven que por estos días para en el hostel Posadeña Linda de esta capital y con destino a Cataratas y luego a toda Sudamérica.
Durante la entrevista, el perro evidencia su buen humor y su ‘don de gente’, da unas vueltas, saluda, busca caricias. 
En esta nueva aventura que empezó hace un mes, los acompaña otra vez el antiguo auto que requirió una puesta a punto y está listo para emprender el camino que los llevará por la patria grande latinoamericana con meta en México.  
La razón que impele a este entrañable par a ir por la senda conociendo personas y paisajes es la de dejar un mensaje de amor por los animales y concientizar sobre la tenencia responsable, la castración y la adopción de callejeros. 

La lucha
“Hace 20 años que rescato perros callejeros, algunos en un estado lamentable de maltrato y abandono, entonces el trabajo es recuperarlos, que se sientan contenidos, que confíen y que puedan ser adoptados y tener una vida digna con una familia que los respete y los quiera”, indicó Charly. 
En este punto, analizó que falta mucho para que la sociedad tome conciencia sobre el valor de la vida en todas sus formas. “La castración es la herramienta para evitar la superpoblación y el abandono, y esa solución que debe sostenerse en el tiempo debe venir desde las mismas personas y también desde el Estado, con programas de castración gratuita en los barrios”. 
Por eso el vistoso vehículo que llama la atención de quienes lo ven en tránsito o estacionado tiene algunas leyendas inspiradoras: “No compres uno de raza, adopta uno sin casa”.
“La gente se prende mucho, tanto los amantes de los motores que les gusta el auto, los perreros y sobre todo los niños, nos ven y quieren una foto o dar una caricia a Wisky, él es un gran compañero, es nobilísimo, se da con todos, no tiene nada de problemas y está siempre feliz, reconociendo su entorno, es el copiloto ideal”.
Como un dúo dinámico con raíz en la naturaleza, van dejando huellas y se han sacudido las convenciones de horarios y rutinas, tal como lo pueden hacer los superhéroes.
“Es una misión modesta -se excusó Charly-, es salir y poder hablar y quizás hacer que a alguien le llegue el mensaje de respeto por la vida de los animales, para mí es el propósito de mi vida, lo supe desde siempre”.
Para poder hacer el extenso recorrido, trabajó años y ahorró. “Me preparé para el viaje porque lo importante es el movimiento, es el paseo, pensaría Wisky, que como perro siempre quiere pasear, vamos disfrutando del camino y si se puede sembramos una semilla de esperanza para que las mascotas tengan una vida mejor”.
Entonces, remarcó que no hay nada de heroicidad en dejar la casa por un tiempo para abrir la mirada. “Si me dicen que no viajan por el auto, les muestro mi auto que tiene más de 40 años. Si me dicen que es por la plata, les cuento que en la ruta no necesitás casi nada, sólo la nafta, que igual pagás en la ciudad, y algo de comer, y no hay boletas de servicio ni nada de eso, lo único que hace falta es la convicción y lo que se encuentra: la solidaridad, la empatía, las historias, las distintas costumbres  es algo invaluable”, concluyó.

Para saber más

Wisky y Charly Son los protagonistas de las páginas de Facebook e Instagram “Argentina con mis perros”. El dúo inició hace un mes un viaje que los trajo por la tierra colorada y que seguirá rumbo a México. Ayer visitaron El Refugio de Animales de Etel Sorghe.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina