Caso Bowalczuk: “Quiero descubrir quién le hizo esa maldad a mi hijo”

Martes 4 de diciembre de 2018 | 07:00hs.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

Jorge Ariel Bowalczuk (27) nació en Mojón Grande y vivía en Buenos Aires, donde se desempeñaba en la Agrupación de Guardacostas de Prefectura Nacional, fuerza en la cual alcanzó el rango del cabo segundo. El mes pasado, en el barrio San Justo, de La Matanza -donde estaba radicado-, fue hallado asesinado de un disparo en un aparente intento de robo por el cual, al momento, no se concretaron detenciones.
Jorge estaba casado y tenía dos hijos menores, quienes aún esperan respuestas de la Justicia y están viendo cómo salir adelante dado que se quedaron sin el sostén de la casa. Su muerte hizo que incluso la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunciara que irían “a fondo contra estos criminales” en su cuenta de Twitter, solidarizándose también con la familia.
En este contexto, El Territorio habló con Rosa Amaro Dos Santos (48), quien exigió que se encuentre a los responsables, ya que al momento no tuvieron mayores novedades sobre la investigación.
Rosa, a quien se la escuchó entre lágrimas en una charla telefónica, dijo apenas iniciada la conversación que “yo lo único que pido es justicia por mi hijo. Estoy re mal, la vida de mi hijo no la voy a recuperar más, pero lo único que quiero es justicia y que se investigue a fondo para ver quién fue el que lo mató”.
La mujer confirmó que hasta ahora no se le ha informado avances en la pesquisa y que “el único que está investigando es mi hijo en Buenos Aires. Me dijo que anduvo por allá, estuvo charlando con los vecinos, pero nadie vio nada”. Se trata de Ramón Bowalczuk, a quien la víctima había ido a visitar para ayudarlo con unas refacciones en su casa.
“Él nunca tuvo problemas con nadie, era un muy buen chico, amable y servicial”, describió la madre, no entendiendo el motivo de la agresión.
“Mi nuera está acá conmigo -en Mojón Grande-, está con los chicos. Están con nosotros en este momento, pero ahora vamos a ver si hacemos algo porque los chicos quedaron desamparados porque no tienen nada y es muy difícil para ella”, contó en relación a la familia del prefecturiano, que fue sepultado en el cementerio de Mojón Grande luego de que Prefectura se encargará del traslado del cuerpo hasta la provincia.
Amaro Dos Santos detalló en entre sollozos que la situación le “causa mucho dolor. Era un chico muy bueno, nos ayudaba en todo. Tanto quería salir adelante y unos delincuentes le sacaron la vida por nada. Él trabajaba para tener su familia. No es fácil, es muy difícil para mí porque no paro de pensar en él”.
La mujer entiende que estando en la provincia es más difícil seguir de cerca la causa e insistió que su hijo no tenía ningún tipo de enemistad, dando a entender que no podría haber sido víctima de un ajuste de cuentas u otro tipo de venganza: “Siempre me decía que estaba todo bien y de un momento a otro pasa esto. Estamos tan lejos que no sabemos lo que pasa allá”.
“Quiero descubrir quién hizo esa maldad con mi hijo”, concluyó.

El hecho
El asesinato del misionero Bowalczuk ocurrió pasada la medianoche del domingo 18 y los primeros minutos del lunes 19 de noviembre en el cruce de Hipólito Yrigoyen y ruta 4 de la localidad bonaerense San Justo, en el partido de La Matanza.
Según reconstruyeron los investigadores, el joven había llegado de la visita a su hermano, a quien le avisó mediante un mensaje que se estaba en buen estado apenas estacionó su vehículo, un Chevrolet Astra gris. Pero no alcanzó a bajarse y recibió un disparo que resultó letal.
Todo indica que se resistió a un robo con su arma reglamentaria y en un forcejeo recibió el disparo, el cual ingresó por el hombro derecho. De acuerdo a esta hipótesis, el oficial -que estaba de civil- manejó herido en busca de un hospital y se desvaneció por la pérdida de sangre, ya que lo encontraron a algunas cuadras de su vivienda.
Un hombre lo halló herido y llamó al 911, pero Bowalczuk falleció después de llegar Policlínico Central San Justo. Policías que habían sido alertados del hecho, encontraron en el auto su pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros y una billetera con su documentación.
La causa quedó a cargo del fiscal Juan Pablo Tathagian, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina