Carrió pidió que Garavano se vaya, pero luego dijo que bromeó

Viernes 12 de octubre de 2018
La tensión entre el Gobierno y la diputada Elisa Carrió sumó un nuevo capítulo a la saga con una escalada verbal que de un lado tuvo a la líder de la Coalición Cívica y del otro a uno de los ministros claves de Mauricio Macri, Alejandro Finocchiaro.
La jornada comenzó a pura tensión cuando con la verborragia que la caracteriza Carrió volvió a pedirle al Presidente la cabeza del ministro de Justicia: “Quiero la destitución de Garavano por juicio político”.
Luego Carrió dijo que se trató de un broma.   
Sin embargo, la respuesta de la Casa Rosada no se hizo esperar. Los ministros de Educación y de Desarrollo Social, Alejandro Finocchiaro y Carolina Stanley, se abroquelaron detrás del mandatario y coincidieron en que “nadie debe condicionar al Presidente”.
En declaraciones formuladas a la prensa finalizada la reunión de gabinete que encabezó el jefe de Estado en la Casa de Gobierno, el propio Finocchiaro lanzó un tiro por elevación hacia la diputada Carrió: “El Presidente desde el minuto uno ha luchado contra la impunidad y la corrupción”. En ese contexto, el ministro aclaró que “nadie debe condicionar al Presidente de la República”. 
En tanto, Stanley aseguró que el Macri “es el principal motor de la lucha contra la corrupción y la persona que más ha hecho por la transparencia en nuestro país”. Consideró además que “desde ese lugar nuestro espacio siempre ha trabajado en este sentido y así seguirá trabajando con él a la cabeza”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina