Cáceres Mancuello negó los abusos y apuntó a su cuñada

Lunes 13 de agosto de 2018 | 03:30hs.
El ladrillero acusado de abusar sexualmente a sus hijastras de 10 y 4 años en una precaria casa del barrio 2000 Hectáreas de Puerto Iguazú decidió dar su versión del hecho, al igual que su pareja y madre de las presuntas víctimas.

Según confiaron fuentes con acceso al expediente, ambos fueron trasladados ayer ante las autoridades del Juzgado de Instrucción local, presidido por Martín Brites, donde se concretó la audiencia indagatoria.

Tanto Miguel Cáceres Mancuello (35) como Cristina M. (23) mostraron la misma coartada y negaron los ultrajes a las pequeñas. En tal sentido, expresaron que ambas están “inculcadas por la tía”, quien denunció el caso y está ahora a cargo de los hijos de la acusada.

Como ya informó este medio en ediciones anteriores, aparte de las dos pequeñas, la mujer tenía otros dos hijos varones de 7 y 8 años de edad.

Los voceros detallaron que tras la audiencia, Cáceres Mancuello fue imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de convivencia, mientras que la mujer quedó formalmente acusada de encubrimiento.

Ambos seguirán tras las rejas mientras avanza la investigación, ya que la Justicia ordenó un examen médico y declaración en Cámara Gesell de los niños de la casa, debido a la latente sospecha de que también hayan sido ultrajados. Se ordenó además un completo informe ambiental respecto al domicilio de la familia y recepción de más testimoniales.

La denuncia
El caso comenzó a ser investigado en junio, cuando una joven de 21 años alertó que su sobrina era víctima de abusos por parte del concubino de la madre y que esta última, conociendo lo sucedido, no intervino, asegurando que la niña mentía.

Según los datos recabados, los hechos se produjeron en la vivienda que todos compartían y la primera medida judicial fue separar a las víctimas de su entorno hasta tanto avance la pesquisa.

En este sentido, esta semana, la menor de 10 años y su hermanita de 4 fueron examinadas y en esa instancia se constató que ambas presentaban lesiones compatibles con abuso sexual con acceso carnal.

Ante eso, fueron entrevistadas por personal especializado y, en ese contexto, la más grande contó que fue sometida varias veces, e igual abuso sufrió la de 4, agregó.
El caso permitió destapar una compleja trama de explotación, malos tratos, abandono y desatención que tenía a los cuatro hermanos sometidos.

Fuentes judiciales confirmaron que eran explotados laboralmente en la olería, donde desde temprano debían trabajar a la par de los adultos.

Incluso la nena de 10 años habría sido obligada a abandonar la escuela con el objetivo de duplicar su utilidad. Se detalló que todos presentaban síntomas de maltrato físico y alimentación deficiente, además de infecciones en la piel que son propias de la falta de aseo.

Buscado por femicidio
Pero como si esto fuera poco, se descubrió luego de que Cáceres Mancuello tenía un pedido de captura internacional por el atroz femicidio de su pareja en Cuidad del Este, y que desde hace más de tres años se encontraba en condición de prófugo.

María Garay Miranda (43) era una humilde ama de casa que residía junto al acusado en una precaria casa de madera, situada en fracción Los Jazmines,  y según peritos de la Policía Nacional, fue mutilada y estrangulada en una de las habitaciones.

Las crónicas del vecino país detallaron que la encontró su cuñado, Alcides Cáceres Mancuello, boca arriba, sobre dos colchones.

De acuerdo al informe del médico forense, la causa de muerte fue estrangulamiento, pero el cuerpo presentaba rastros de golpes en el rostro, heridas punzantes en los pechos y quemaduras graves en las partes íntimas. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina