Busca a sus dos hermanos, a quienes no ve desde hace años

Domingo 2 de agosto de 2020 | 03:00hs.
Graciela vive desde hace años en la ciudad de Mar del Plata.
Graciela Beatriz Gallardo es posadeña pero actualmente reside en Mar del Plata, tiene 56 años y desde los 18 no ve a sus hermanos menores. Su historia es el reflejo de una vida difícil y una infancia de extrema pobreza que terminó con la separación de tres hermanos. Por eso hoy el foco de sus días está puesto en encontrar a Juan Carlos y Rosa Mabel, ambos de apellido Gallardo, a quien nunca más vio ni contactó por ninguna otra vía de comunicación.

Como no sabe dónde acudir, la mujer se comunicó con RadioActiva 100.7 y El Territorio para difundir el caso y así, quizás, poder encontrarlos o que alguien aporte un dato que la ayude.

“Perdí contacto con ellos por cosas de la vida que me han pasado, no pude ir más para allá (a Posadas); mis padres fallecieron. Tuve contacto con unas tías pero ellas dicen que mis hermanos se fueron del barrio donde vivían antes, lo único que sé de Rosa Mabel es que ella estaba casada con un policía y se separó, pero no tengo otros datos. De mi hermano sé que manejaba camiones”, relató.

La búsqueda se vuelve aún más difícil cuando los datos son pocos e inexactos, por eso Graciela apela a la solidaridad de la comunidad para poder reencontrarse con parte de su familia, de quien fue separada cuando era adolescente por situaciones que prefirió no detallar.

“Tuve una vida difícil. Yo no tenía mucha afinidad con mi mamá porque nunca se preocupó por mí, pero cuando falleció mi papá se terminó la familia. Él era el que estaba. Mi mamá era una persona que no sabía leer ni escribir, dentro de su ignorancia falló mucho”, recordó.

Es que cuando tenía apenas 11 años su padre la envió con una tía a Mar del Plata debido a que la situación social y económica que tenían acá no era propicia para criar a tres hijos y nunca más volvió a la tierra colorada. “Mis papás no me podían tener, eran muy pobres. Nos separamos porque la vida era triste en ese momento, teníamos una mala vida entonces a mí me mandaron con una tía y así fui rodando para que estudiara y pasara bien. Eso fue la vida que nos separó, pero quiero verlos porque estoy grande y ellos también”, señaló.

A sus 56 años, Graciela es madre de tres hijas y también es abuela, por eso -según confesó- siente que llegó a una etapa en la que quiere y necesita volver a sus raíces, conectarse con aquellas personas que dejó sin querer hacerlo y con quienes hoy espera volver a unir el lazo.

Datos
Graciela recuerda algunas cosas que podrían ser claves para la búsqueda. Como por ejemplo, que ella y su hermano Juan Carlos iban a la Escuela 5, que en ese momento estaba ubicada en Uruguay y Barrufaldi de la capital provincial.

“Ellos vivían en las tierras de mis abuelos y después las perdieron, no sé a dónde fueron. Tengo mis tíos que vivían en la avenida Francisco de Haro, y ellos vivían a unas cuadras de ahí, cerca del tanque de agua”, aportó. Además agregó que su papá trabajaba en la terminal de ómnibus como maletero de la Empresa Singer.

Graciela recuerda y sabe poco, pero permanece con la esperanza intacta de poder reecontrarse con sus hermanos, con quienes perdió contacto hace casi 40 años.

Su infancia no fue fácil, quedaron muchas preguntas, pero no duda de que en su momento sus padres hicieron lo que pudieron e intentaron darle una mejor calidad de vida, que acá les era imposible. Por eso decidieron enviarla a otra provincia en búsqueda de nuevas oportunidades.

Si alguna persona tiene información que pueda ser de utilidad, el número de contacto de Graciela es 0223 15-6938313.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina