Bolsonaro ganó con amplia diferencia pero habrá balotaje el 28 de octubre

Lunes 8 de octubre de 2018
El candidato de la ultraderecha Jair Bolsonaro obtuvo, con el 96 % de los votos escrutados en todo el país, el 46%, mientras que Fernando Haddad, delfín de Lula, llegó al 28%.
Esto significa que el 28 de octubre Brasil deberá celebrar una segunda vuelta para definir quién será su próximo presidente, ya que ninguno de los aspirantes obtuvo el 50% más uno de los votos.
Estos primeros resultados muestran que Bolsonaro obtuvo más votos de los que decían las encuestas en semanas recientes.
Por la tarde de ayer, a minutos del cierre de casillas en todo el país, el clima era festivo frente al departamento donde vive Bolsonaro en Barra de Tijuca, zona oeste de Río.
Para la definición de un ganador entre Bolsonaro y Haddad (el 28 de octubre), los analistas señalan que será clave el apoyo de los otros partidos. Destacaron que el escenario anticipa la búsqueda del voto rechazo, para impedir que uno o otro candidato crezca en votos.
Semanas atrás los analistas indicaron que en un balotaje, Haddad tendría más chances de lograr la victoria. Pero con el fuerte apoyo expresado ayer, las proyecciones podrían cambiar en favor del controvertido candidato de la ultraderecha brasileña. 

Mucho en juego
Además de un nuevo presidente, los más de 146 millones de  brasileños convocados a las urnas en los 5.570 municipios y en 171 localidades en el exterior eligieron a los gobernadores de los 27 estados del país, dos tercios del Senado y los 513 diputados federales y 1.059 diputados estatales.
La ex presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, jefa de la primera misión de observación electoral de la OEA en Brasil, afirmó que los comicios transcurrieron “con bastante normalidad” y sin incidentes.
Los resultados en todo el país -salvo en la zona del Noreste, tradicional bastión del PT- mostraron una avalancha de votos para el controvertido diputado, que ha defendido la última dictadura militar y ha protagonizado varios escándalos por sus declaraciones de tono machista, homofóbico y racista. Su campaña tuvo como ejes la lucha contra la corrupción y la inseguridad generada por la creciente criminalidad, temas que se ubican entre las principales preocupaciones de los brasileños.
Otra sorpresa vista ayer fue que la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), perdió la elección para un escaño en el Senado por el estado de Minas Gerais al quedar en cuarta posición con un 15,04 % de los votos, según los datos oficiales con el 93,17 % del censo escrutado.
De acuerdo con los resultados, Rousseff, quien lideraba todos los sondeos previos a las elecciones de ayer, se quedó muy lejos de las dos primeras posiciones que daban derecho a dos asientos en el Senado por ese estado.
Los vencedores para senador por Minas Gerais (sureste) fueron Rodrigo Pacheco, de Demócratas (DEM), quien obtuvo un 20,70 % de los votos, y el periodista Carlos Viana, candidato por el Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), quien recibió un 20,34 %.

Dudas y apoyos
Pase lo que pase en la segunda vuelta, el resultado de ayer mostró una fuerte polaridad que se impondrá en el próximo gobierno brasileño. Ninguno de los candidatos podrá dominar en un Congreso que se vislumbra atomizado.
En tanto las proyecciones de cambios se muestran hasta ahora muy dísimiles entre Bolsonaro y Haddad.
De ganar el candidato de ultraderecha prometió reducir los actuales 29 ministerios a 15 carteras “como máximo”.
En el ámbito económico, Bolsonaro propone reducir la deuda pública un 20% mediante privatizaciones y licitaciones, reducir la carga tributaria, controlar los gastos públicos, bajar los costos para las empresas y reformar el sistema previsional para pasar a un modelo de capitalización privado. Desde hace varios meses, Bolsonaro anunció que su ministro de Economía sería el reconocido neoliberal Paulo Guedes, con buena llegada a los agentes financieros de Brasil y de Wall Street.
Por su parte, Haddad recalcó en sus propuestas que los problemas económicos son la base que da cabida al crimen organizado en el país y hay que resolverlos, si se pretende traer la paz de vuelta. El candidato propone retomar una serie de programas sociales lanzados por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, su mentor político.

Poco crecimiento en 2019
Un estudio reciente de la firma financiera internacional Tullett Prebon evaluó que el producto bruto interno (PIB) brasileño habrá crecido en promedio entre el 2011 y 2020 menos de 1%, lo que determinará un estancamiento del ingreso per cápita.
A la situación se llegó luego de una profunda recesión entre el 2014 y 2016, a lo que siguió una economía que carece de la fuerza para empujar al país a un crecimiento fuerte. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina