Bolivia, antes y después de Evo Morales

Domingo 17 de noviembre de 2019 | 06:00hs.
Pese al escándalo político desde los resultados de las últimas elecciones en octubre pasado y que terminó con el golpe de Estado a Evo Morales, Bolivia acumulaba una economía en constante crecimiento. Y hasta con progreso en indicadores sociales que fueron destacados por organismos financieros como el Fondo Monetario Internacional.
Aunque su economía es pequeña, pues el PIB de Bolivia ronda los 40.000 millones de dólares (El PIB de Argentina se estima en 434.000 millones de dólares a fin 2018), parte del crecimiento económico se debe a Evo Morales y a su plan económico desde que asumió el mando de Bolivia en 2006.
Uno de los datos más reveladores se dio en la última entrega de las perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde a pesar de haberle bajado la proyección del PIB en 0,1 puntos porcentuales, Bolivia resultó la economía de latinoamericana con el mayor crecimiento económico a finales de este año con una proyección de 3,9%. 
En línea con lo anterior, el PIB de Bolivia pasó de 9.000 millones de dólares hace 13 años cuando llegó al poder Morales a 40.000 millones en la actualidad. Además, el crecimiento del PIB per cápita en 2005 era de 2,5%, mientras que al cierre de 2018 se ubicó en 2,7%.
El segundo logro económico de Morales está relacionado con la reducción de la pobreza extrema, la cual se redujo más de la mitad en la última década, pasando de 38% a 15%.
Alfredo Serrano Mancilla y Guillermo Oglietti, director y subdirector del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), explicaron que parte de las buenas cifras económicas que ha tenido Morales se debe en parte al fortalecimiento de la moneda. “Evo recibió el Gobierno con un tipo de cambio de 8 pesos por dólar, a poco de asumir “apreció” la moneda a 7 pesos y, actualmente (hasta octubre), se mantenía estable en ese valor”, señalaron.
La insistencia de Morales por consolidar la moneda local permitió que la economía se impulsara con más fuerza, e incluso, algunos le acuñaron el término de bolivianización.
Para Serrano, esto impulsó la demanda interna, “con riqueza propia que permite estar más preparado para afrontar cualquier shock externo negativo. La moneda nacional es también más fuerte; la ciudadanía confía en su moneda, y se nota en cómo se ahorra en moneda nacional; el sistema financiero se bolivianizó, es decir, hoy en día los depósitos son en moneda nacional (el 88% del total) y los créditos también (99%)”.
El tercer logro fue la cifra de desempleo, pues bajó de 8,1% a 4,2% en el mandato de Morales, así lo aseguró el mandatario ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. El cuarto logro está muy relacionado con el anterior, pues está relacionado con el aumento del salario mínimo en los últimos 13 años, pasando de 60 a 310 dólares. Serrano indicó que el quinto logro de Morales radica en el proceso de nacionalizaciones surante su Gobierno, especialmente en el gas. “Según un estudio de Celag, sino se hubiera producido ese proceso nacionalizador, se hubiera perdido hasta 74.000millones de dólares”.
Sin embargo, Arturo Murillo, senador de Bolivia, explicó al diario La República de Colombia que Morales se benefició especialmente (al igual que otros países de la región) por los altos precios internacionales de las materias primas entre 2006 y 2015.
A la llegada de Evo Morales al poder en 2006 se estimaba que el 90 % de la población rural vivía en la pobreza, por lo que esa nación formaba junto a Honduras y Haití una triada de porvenir incierto, con los peores índices de desarrollo humano en la región. Al mismo tiempo, las empresas que alguna vez fueron públicas luego de la llegada al poder de gobiernos oligarcas desde 1952, se convirtieron en privadas.
Los partidarios de Morales destacan que gracias a las políticas nacionalistas, estatistas e indigenistas, Bolivia ha registrado un crecimiento sin precedentes, ha reducido la pobreza, construido carreteras, gozado de estabilidad social y política y ha impulsado la participación de los indígenas, jóvenes y mujeres.
Los detractores por su parte cuestionan que se mantenga la economía extractivista y la dependencia del gas, la persistencia de la pobreza, las medidas contra el sector privado, el derroche de recursos en obras de culto a Morales y en “elefantes blancos” y le acusan de poner en riesgo la democracia con su último intento de prorrogarse en el poder hasta el 2025.

Cruces por los ocho muertos y la fuerte represión en Cochabamba

El gobierno transitorio y el ex presidente Evo Morales se acusan de alentar la convulsión en Bolivia tras la jornada más violenta del viernes (en foto principal), que dejó hasta ayer a ocho fallecidos y decenas de heridos por choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes cocaleros en la ciudad de Cochabamba.
La autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez dijo la víspera que Morales “está convulsionando al país desde México” donde está asilado, mientras que el ex gobernante acusó a Áñez de reprimir al pueblo con apoyo militar en entrevistas con cadenas internacionales.
Añez anunció, sin detallar, “medidas constitucionales” para frenar la convulsión y denunció la participación de extranjeros. Dijo que buscan atacar plantas petroleras. Nueve venezolanos fueron detenidos acusados por hechos anteriores. La Defensoría del Pueblo informó el sábado de 17 fallecidos, entre ellos un policía desde que estallaron las protestas. El sábado los cocaleros caídos eran velados en la carretera cerca al sitio del choque en el municipio de Sacaba en las afueras de la ciudad de Cochabamba a donde los manifestantes pretendían ingresar para protestar y reclamar el retorno de su líder. Los ánimos estaban caldeados. Centenares de productores que llegaron del Chapare, bastión de Morales, pernoctaron en el lugar. Fuentes médicas también informaron de al menos 75 heridos, algunos en estado grave (que ayer pasaron a engrosar la lista de fallecidos).Una mujer llorosa puso su mano sobre un ataúd de madera rodeado de flores mientras preguntaba: “¿Esto es democracia? Así matando como si fuera cualquier cosa”. Otra lloraba y rezaba en quechua sobre el féretro de Omar Calle, que estaba cubierto con la bandera nacional boliviana y la “wiphala”, que representa a los pueblos indígenas.
Ayer el Gobierno de facto en Bolivia de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez emitió un decreto para eximir a las Fuerzas Armadas de responsabilidades penales en la represión.
“El personal de las Fuerzas Armadas, que participe en los operativos para el restablecimiento del orden y estabilidad pública, estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones constitucionales, actúen en legítima defensa o estado de necesidad”, estableció el decreto conocido hoy pero que cuenta con fecha del viernes 15 de noviembre.
Asimismo, añadió que “Las Fuerzas Armadas deberán enmarcar sus actuaciones conforme lo establece el Manual del Uso de la Fuerza aprobado, pudiendo hacer uso de todos los medios disponibles que sean proporcionales al riesgo de los operativos”, lo que habilita a las fuerzas del orden a contrarrestar las manifestaciones con armas de fuego.

En Cifra

U$S 60

En 2006 al inicio del primer gobierno de Evo, el salario mínimo era de 60 dólares. Y se estimaba que el 90% de la población rural era pobre.

U$S 310

Actualmente el salario mínimo de Bolivia es de 310 dólares (unos 19.000 pesos argentinos). La pobreza extrema paso en trece años del 38 al 15%.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina