Avanzan en las líneas de acción en materia económica

Martes 10 de diciembre de 2019
El ministro de Economía, Martín Guzmán, deberá renegociar la deuda.
A todo ritmo, pero de manera sigilosa, los principales referentes del equipo económico preparan las que serán las primeras medidas ni bien asuma hoy la presidencia Alberto Fernández. El tiempo apremia. No sólo por la delicada situación del país, sino porque queda un lapso muy corto de tiempo para que sesione el Congreso hasta fin de año.
El ministro de Economía designado, Martín Guzmán, tendrá que acelerar la curva de aprendizaje sobre los temas en relación a la deuda. Todavía no hay precisiones sobre el grupo de colaboradores pero sí se le asignó la tarea de renegociar la deuda.
Lo que sí aparece un poco más claro en el horizonte son las medidas más urgentes que tomará el nuevo gobierno en las próximas horas, tras su asunción.

Acuerdo social
En el caso de Alberto Fernández, uno de los temas inmediatos será la convocatoria al acuerdo social, en el que participará no sólo el Estado sino también sindicalistas y empresarios. Pero, de manera paralela, se enviará al Congreso un proyecto de ley para reinstaurar la Emergencia Económica. Se trata de un instrumento legal que utilizó en su momento Carlos Menem para avanzar con las privatizaciones y desregulación del Estado.
Pero tanto Néstor como Cristina Kirchner gobernaron en “emergencia”, lo que les da facultades amplias para resolver sobre temas urgentes utilizando la figura del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Macri decidió no prorrogarla recién en 2018.
El regreso de la Emergencia Económica le daría al gobierno un grado de maniobra muy importante para tomar rápidas decisiones en el arranque de la gestión. Ahora será el nuevo ministro de Economía, quien deberá dar el visto bueno final a los proyectos que se venían analizando en las semanas previas.
Uno de los temas más sensibles es la cuestión tributaria. Sólo el Congreso puede crear impuestos. Pero el gobierno podría modificar alícuotas de gravámenes ya existentes y para eso podría apoyarse en la Emergencia Económica. El tema es especialmente sensible en el caso de Bienes Personales, cuya alícuota actualmente se ubica en el 0,75%. Sin embargo, ya se adelantó que habría una suba para aumentar la presión sobre las familias de mayores recursos.
Se escucharon versiones de todo tipo sobre el posible incremento del Impuesto a los Bienes Personales. Pero hasta el momento no hay nada confirmado.
El aumento de las retenciones es el “corazón” del impuestazo que se avecina. Pero hay mucha expectativa por la suba de la alícuota de Bienes Personales e incluso la posibilidad de que se reinstaure el Impuesto a la Herencia a nivel nacional. Además, se daría marcha atrás con rebajas que establecía el Consenso Fiscal.
Por supuesto que el “corazón” de la presión fiscal vendrá por el lado de las retenciones. Se aguarda un importante aumento de las alícuotas para las exportaciones del campo, pero también para minería, petróleo y eventualmente carne. El objetivo es conseguir alrededor de 2.000 millones de dólares adicionales al año, lo que daría un margen mayor para volcar recursos a programas destinados a paliar el hambre y ayudar a los sectores de menores ingresos.
También se pondría un freno a la reducción de impuestos que estaba prevista en el Pacto Fiscal firmado hace dos años. Ganancias para empresas, por ejemplo, debía bajar al 25% el año próximo, pero seguramente no será implementado. Y también habría una reposición de Ingresos Brutos, pese al compromiso de las provincias por reducir gravámenes distorsivos para la actividad productiva.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina