Arrepentidos describieron las coimas que pedía Soto Dávila

Sábado 8 de diciembre de 2018 | 00:30hs.
A casi dos años de que estallara el escándalo de la red de narcotráfico en Itatí en la cual hay 132 personas imputadas, entre ellos el ex intendente de esa localidad, Natividad 'Roger' Terán, hay nuevos detalles de la megacausa que siguen saliendo a la luz a partir de la declaración de algunos arrepentidos.
En esta oportunidad, se dieron a conocer los montos que presuntamente el juez federal de Corrientes, Carlos Soto Dávila, exigía a los capos narcos de la región para que recuperaran su libertad o evitaran ser detenidos, a pesar de los delitos que cometían.
El magistrado tenía que prestar declaración indagatoria ayer, pero pidió postergar la audiencia y su comparecencia ante la juez federal Sergio Torres fue reprogramada para el lunes. Soto Dávila tiene en su contra un pedido de detención, pero sus fueros le permiten continuar en libertad.
Según consignó en la víspera el diario Clarín, el 11 de septiembre de 2014, Soto Dávila concedió la exención de prisión a uno de los narcos más pesados de Corrientes: Carlos 'Cachito' Bareiro. Oficialmente lo hizo bajo "caución juratoria", sin exigirle ni un peso de fianza. Sin embargo, el matutino consignó la resolución no habría sido gratis.
Es que de acuerdo a las pruebas reunidas por el juez Torres, quien lleva adelante esta investigación, Bareiro pagó un millón de pesos de coima para dejar de ser considerado prófugo en una causa donde se lo señalaba como dueño de un cargamento de 542 kilos de marihuana que había sido secuestrado por Gendarmería el 17 de septiembre de 2011.
La libertad de Bareiro sólo es uno de los diez casos en donde se lo acusa a Soto Dávila y a sus secretarios, Federico Grau y Pablo Molinas, de ser cabezas de una red que otorgaba la libertad de presos a cambio de coimas.
Pero este no era al único al que se le otorgaba este “beneficio”, ya 'Morenita' Marín, otro de los capos narcos involucrados en la causa, habría pagado 280 mil pesos a Federico Grau para que liberaran a su esposa, Lourdes Alegre, luego de que fuera detenida por formar parte de su banda.
Marín se mantuvo prófugo hasta octubre del mismo año y, según detalles de la causa, había sido ayudado por Juan Manuel Faraone, ex intendente de la localidad de Empedrado en Corrientes, también procesado en la causa.
En general, el cuadro tarifario de coimas que manejaba el juzgado Soto Dávila para conceder la libertad era de entre 20 mil y 30 mil pesos, aunque podía variar dependiendo de la importancia del implicado y algunos testigos afirman que en una oportunidad se habría llegado a pedir hasta un millón de pesos
“Contá y dale la plata y te quedás libre, boludo” fue lo que se registró en una escucha telefónica que tiene como protagonistas a Morenita y a Ricardo ‘Caballo’ González. Este último, había sido detenido después de que se le encontraran 600 kilos de marihuana en su casa.
Un arrepentido de la banda de Marín aseguró que “para que no quede preso González le pagué al abogado Vallejos -un abogado-. Le di la plata a Ricardo y él se la dio a Vallejos, pagó en el juzgado. El arreglo funcionó, firmaron la libertad”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina