Ante la reactivación exportadora piden profesionalizar la actividad forestoindustrial

Viernes 31 de julio de 2020 | 16:45hs.
Pedidos externos y construcción movilizaron a madereros. | Foto: Franco de Olivera
La reactivación de exportaciones forestoindustriales es cada vez más evidente y desde el sector coinciden en incentivarla como una diversificación obligada. Se apuntó que el mantenimiento de envíos de productos exportables incentiva la generación de empleos de calidad. Y permite a las empresas diversificar su demanda para no depender tanto del mercado interno, como estuvo pasando en los últimos años. 

En este marco, desde la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (Faima), el Ministerio de Agroindustria de la Nación y el gobierno de Misiones a través del Ministerio del Agro y la Producción impulsan una jornada de capacitación para el 10 y 11 de agosto. 

“En base a un sondeo que hicimos con Amayadap, más una estimación personal, creo que en general por mes se están enviando unos 300 contenedores con material de la forestoindustria para exportación. Esto es un gran salto si se tiene en cuenta que hace dos años atrás no se movían ni 20 contenedores por mes”, estimó Cristian Gruber, directivo del aserradero Don Guillermo en Eldorado y ex presidente de la Asociación Misionera de Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap). 

Gruber apuntó que, pese a la reactivación evidente, sería muy bueno que las empresas profundicen y mantengan su actividad exportadora para estabilizar su demanda productiva.  

“El país necesita dólares y por eso hay que formar a empresas para que exporten parte de su producción. Si logramos que las firmas se mantengan exportando entre un 20 y 30% de su producción vamos a motivar a que haya más empleo de calidad. También se facilitará el acceso a créditos en dólares a una baja tasa”, consideró el industrial. Analizó que, en los últimos meses, varias industrias retomaron su actividad exportadora motivados por la paralización que había en el mercado interno. “Hay empresas que nunca dejaron de exportar y después hay varios de los aserraderos más chicos que hace un año definieron volcarse al comercio exterior por necesidad ya que el mercado interno estaba bastante planchado y la diferencia del tipo de cambio lo hacia más atractivo”, remarcó. 

Observó que en el último año “la mayoría de las empresas no tenían ni contacto de vendedores, no tenían más habilitaciones, sellados de los pallets para poder exportar, faltaba toda la técnica del costeo para determinar el valor de los volúmenes hacia afuera”.

Ante la realidad actual, el empresario propuso capacitar más al personal de las empresas para retomar contactos con el mercado exportador. Y ante eso destacó la propuesta que llegará con la  jornada que se organizó entre el gobierno nacional, provincial y el sector privado. 

Complemento y beneficios
Gruber apuntó que además de las bondades económicas que puede acercar la exportación de productos forestoindustriales, los envíos pueden darse complementando la actividad durante el año.

“La exportación trabaja a contraciclo, en el verano las constructoras en la Argentina paran porque todo el mundo se va de vacaciones. Pero en Estados Unidos, China, diciembre y enero son meses laborales. La actividad permite distribuir mejor a lo largo del año la oferta y la demanda de madera. Y eso ayuda a que las empresas puedan trabajar mucho más parejo a lo largo del año”, explicó.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina