Anestesista que drogó, abusó y casi mata irá 14 años a la cárcel

Viernes 15 de marzo de 2019
Billiris además fue juzgado por otro hecho previo en perjuicio de una modelo.
El anestesista Gerardo Billiris fue condenado a 14 años de prisión por haber suministrado drogas, abusado y haber querido matar a la joven María Eugenia Belén Torres en 2017 en el barrio porteño de Palermo, según el veredicto leído ayer por la tarde en los tribunales federales de Retiro
Por el suministro de estupefacientes, abuso sexual agravado y tentativa de femicidio, la fiscalía había pedido 28 años de cárcel mientras que el abogado querellante Fernando Burlando solicitó 50. La defensa del acusado, en tanto, decía que debía ser absuelto “porque él también es una víctima”.
“Acá son víctimas todos de la ingesta de estupefacientes, son personas que estaban dentro de un núcleo de consumo. Billiris es una victima desde hace 20 años por consumir estupefacientes y nunca fue su voluntad golpear a Belén”, había expresado el abogado Marcelo Chumbita, uno de los letrados que lleva adelante la defensa.
En la misma línea, comentó que Billiris “no estaba en condiciones de comprender lo que ocurría”, que “no quiso matarla y no quiso golpearla” sino que “fue la consecuencia de un estado” de consumo de estupefacientes.
María Belén tenía 24 años cuando sufrió el brutal ataque dentro del departamento del anestesista. La drogó y la desfiguró a golpes. Pero por la trascendencia y notoriedad en los medios que tomó el caso, se sumó otra chica y otra denuncia.
Por eso, el juicio que comenzó el 8 de noviembre pasado en los tribunales de Comodoro Py a Birillis se lo sentó en el banquillo por el caso de 2017, el primero en tomar notoriedad pública, y por uno previo ocurrido en 2012, donde una modelo acusa al anestesista y a Juan Martín Mercado -que también era juzgado- por abuso sexual en el departamento del médico, en Beruti al 4500.
En ambos casos Billiris estaba acusado de tenencia y suministro de estupefacientes agravado por su condición de médico, y de facilitación del lugar para el consumo. En el caso de María Belén, además, se lo juzgó por intento de homicidio.

Confianza en la previa
En la previa a la sentencia, Belén Torres expresó que “estoy muy nerviosa. Para mí es un cierre, una etapa que se termina por siempre. Confío en la Justicia. Agradezco al fiscal y a mis abogados”.
“Este tipo no tiene que salir. Es muy grave si queda libre. Este tipo operaba drogado”, señaló.
Ante la consulta de cuántos años de cárcel quería que le den, respondió que “más de 20, seguro” y sobre el pedido de 28 años de prisión de la fiscalía señaló que era “una medida justa”.
Respecto al pedido de absolución de la defensa, sostuvo que le dio “gracia” y “mucha bronca”.
“Me quiso matar. Creo que lo que quiso hacer fue violarme, pero no lo consiguió, entonces fue a matarme”, había expresado Belén y sobre el pedido de disculpas del acusado, manifestó: “¿Qué arrepentimiento le voy a creer? Si él me corrió diciéndome que me quería matar. Sabía exactamente lo que hacía. Me miro al espejo y recuerdo todo lo que pasó. Es de por vida”.

Disconformidad después
Por su parte, quien habló tras conocerse la sentencia de los magistrados, fue el padre de Belén, quien señaló que apelará el fallo porque “en seis años va a estar en la calle” y aseguró que “tendría que estar de por vida en la cárcel”.
“Este tipo tendría que estar de por vida ahí adentro, va a salir y va a matar y no sé si no mató”, dijo Rubén a la prensa en la puerta de los tribunales de Comodoro Py.
El padre de Belén dijo no haber creído en el supuesto arrepentimiento de Billiris porque “no es un hombre”, ya que el hecho que cometió “no se hace” y que no mató a su hija porque hubo “un Dios” que lo impidió.
“Esperaba más de veinte años porque es grave lo que hicieron estos tipos, no estoy conforme, seguramente se va apelar”, sostuvo Rubén, quien agradeció el trabajo gratuito de su abogado Fernando Burlando.
Por último, el hombre expresó que los acusados “son la escoria de la sociedad” y señaló que Billiris “hizo mierda esta familia”, por lo que continuarán luchando para que el anestesista siga preso.

Última palabra y pedido de disculpas

Para la jornada de la víspera estaba previsto además la última palabra de los acusados y Billiris aceptó hablar. “Lo que quería plantear yo es arrepentimiento respecto a la persona a la que le pude haber hecho mal inconscientemente”, dijo el acusado. Y el pedido de disculpas fue extensivo a los familiares de la víctima. “Quiero poder criar a mi hija y pedirle perdón a la señorita Belén torres. Yo nunca quise hacerle lo que pasó a nadie se le hace una cosa así. Les pido perdón lo que habrán sentido los padres y ella. Le pido perdón a la familia”, añadió.Biliris también hizo mención a su adicción y aseguró que la víctima está al tanto. “Ella en su interior lo sabe. Necesito ayuda para salir de las drogas. Necesito seguir con el tratamiento. Y estoy a disposición y quiero volver a ser la persona que fui y sobre todo criar a mi hija”, detalló.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina