Alinear cuerpo y mente

Miércoles 5 de febrero de 2020 | 05:00hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Abrir la mente y expandir el cuerpo. Dos conceptos clave del yoga que, si se inculcan desde muy chicos, pueden potenciar hasta límites impensados a cualquier ser humano. 
Yuliana Saldivia (10) hace un año y medio que practica yoga deportivo, una disciplina en pleno crecimiento en la provincia, como viene detallando El Territorio periódicamente, y ya es parte de la categoría elite, la más alta a nivel internacional. 
Tal como alegan su mamá Ceciclia Fontaine o su profesora Lorena Barnet, si se lo propone puede llegar muy lejos. Si bien la niña empezó a hacer yoga en el Capri simplemente porque sus horarios se acomodaban a esa actividad, se destacó en numerosos torneos y encuentra que puede dejar al público boquiabierto con sus coreografías.
Aunque es muy pequeña para tener bien en claro a qué quiere dedicar su vida, Yuli se proyecta siempre con el yoga a su lado, una herramienta que le permite crecer en flexibilidad, firmeza y carácter.
Es la menor de cinco hermanos y así como sin esfuerzo pareciera doblarse y comprimirse hasta entrar en una cajita, se mueve con total naturalidad a la hora de posar, como si fuera una modelo profesional, algo que también disfruta y pretende explotar. Además, quiere incursionar en la danza clásica y mientras trepa ágilmente algunos árboles, se imagina como sería vestir zapatillas de punta.
Tiene tres hermanas, todas estudiantes que modelan y han sido o son niñas cantoras del Iplyc  y un hermano que por segundo año se destaca futbolísticamente en Atalaya, Córdoba, a la espera del fichaje de algún importante club. Su mamá los apuntala desde atrás para que sean constantes y potencien sus habilidades sin miedo a las críticas.
Yuli, por ejemplo, sabe que si bien tiene muchísima soltura para hacer las figuras de yoga, requerirá más ejercicio para seguir avanzando, tal como vio en los chicos de India que visitaron la provincia en 2018 y que la entusiasmaron a continuar entrenando.  
“Todo va a depender de la práctica, de la constancia que tenga la persona. Cuanto más, mejor el resultado”, indicó su profesora. 
Y aclaró en general: “Los resultados se ven a largo plazo, una clase no modifica la vida, es un tratamiento. Cuanto más lo sigas, mejor va a ser tu desarrollo emocional y físico”.

Superar límites en paz
“El trabajo y la postura va modificando nuestro sistema corporal y mental”, arrancó explicando Barnet, que también trabaja con personas que necesitan corregir posturas y anhela se incorpore el yoga como currícula en las escuelas.
“Hoy es una herramienta fundamental. Se podría instruir a los docentes para que ellos tengan esta herramienta y se evite la violencia en el ámbito escolar”, adujo, al tiempo que detalló da clases a niños desde los 3 años, ahora incluso tiene una alumna de dos y medio.
En esa línea, contó que el yoga acompaña el crecimiento de los chicos, cuando son bebés se trabaja de la mano de música y juegos y cuando son más conscientes se busca hacer crecer también la parte emocional, de la mano de la física. Así, partícipes de numerosos campeonatos regionales, nacionales, internacionales (como el sudamericano que se hizo en noviembre en Posadas), la autoestima y la superación de las frustaciones son un eje importante.
“Como todo deporte, podés brillar un momento y en otro momento no. No todo es triunfo, hay que pelearlo. Por eso, busco que lo tomen como un aprendizaje. Cada competencia es un aprendizaje” entendió la profesora. “Es hacerlos crecer emocionalmente”, resumió.
Al frente de las clases del Capri, donde se destaca Yuli y de su academia Sol Naciente, este 2019 Barnet vio finalmente nacer la Asociación misionera de yoga deportivo, un sueño que se venía gestando a puro pulmón y trabajo de hormiga.
La idea es impulsar más la disciplina y que empiece a reconocerse como deporte para tener más estímulo como por ejemplo, la ayuda económica a los chicos que viajan a competencias.
Inculcando buenos hábitos de conducta, que se replican en el mundo entero y afianzando la salud  incluso en casos kinesiológicos que parecían imposibles, cabe recordar que el yoga deportivo consiste en la realización de figuras que se unen por medio de ‘enganches’ prácticamente imperceptibles, acompañados de música y coloridas mallas similares a las que se usan en patín o gimnasia artística.
Sembrando la semilla del yoga en distintos puntos de la provincia y haciendo crecer paso a paso la disciplina, los alumnos de Barnet tienen fechas ya confirmadas de torneos, por ejemplo el nacional en mayo en Córdoba y uno internacional que verá la luz en Iguazú en agosto. La instructora incluso sueña con reunir un grupo que pueda viajar a India, a conocer, competir, empaparse de la cultura que dio origen a la doctrina y por qué no, que todos los chicos de Misiones tengan acceso a equilibrar sus vidas, con esta herramienta como asignatura escolar. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina