Aldana recibió 22 años de prisión por abusar de menores que eran sus fans

Sábado 13 de julio de 2019
Aldana, en su último recital brindado en Posadas en 2014.
El músico Humberto Cristian Aldana, líder de la banda El Otro Yo, fue condenado hoy a 22 años de prisión acusado de ‘abuso sexual gravemente ultrajante, con acceso carnal y corrupción de menores’ en cuatro casos, según la sentencia del Tribunal Oral 25 de la Ciudad de Buenos Aires, que consideró prescriptas otras tres denuncias contra el cantante.
Las denunciantes fueron siete jóvenes y en el juicio, que comenzó en mayo de 2018, pasaron 83 testigos en un proceso que concluyó ayer con la decisión del tribunal integrado por los jueces Rodolfo Bustos Lambert, Rodolfo Goerner y Ana Dieta de Herrero.
La jueza Dieta votó en disidencia, ya que quería una condena de 35 años para el músico, coincidiendo con el pedido del fiscal de juicio, Guillermo Pérez La Fuente.
Las jóvenes denunciaron a Aldana por los abusos cometidos entre 1999 y 2010, cuando ellas eran adolescentes de entre 13 y 15 años.
“Espero que este juicio siente un precedente y quienes denuncian violencia de género y específicamente abuso sexual en la infancia no tengan miedo a hablar, a nombrar a los violadores, a quienes les abusan”, dijo Ariell Carolina Luján, quien hizo la primera denuncia contra el cantante, la que fue archivada.
La denunciante se fue del país y volvió cuando otras jóvenes se organizaron con la consigna ‘No nos callamos más’ y comenzaron a relatar en un blog y en redes sociales los abusos sufridos por parte de algunos músicos de rock.
“Esta causa sienta un antes y un después en que ‘No nos callamos más’, en que no tenemos que tener vergüenza de las historias que vivimos”, agregó la joven.
La unión de las mujeres se hizo sentir ayer en la sala del TOC que estuvo llena de jóvenes que fueron a acompañar a las víctimas y aplaudieron y vivaron la decisión del tribunal.
“Las chicas hicieron un aporte muy importante para frenar los abusos en el rock y en la niñez. Para nosotras son crímenes atroces. Pensamos una sociedad distinta y ellas han puesto el cuerpo para eso”, destacó Gabriela Conder, abogada de Luján.
Las víctimas estuvieron acompañadas por profesionales de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (Ufem) y de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (Dovic).
“Yo era muy fanática de la banda, tenía 15 años recién cumplidos, él (Aldana) me contactó por privado y al principio le dije que no, pero que me esté invitando mi ídolo era un montón”, añadió Guadalupe, otra de las denunciantes.
Y agregó que “cuando se dio la primera situación sexual fue horrible. Me costó mucho darme cuenta que eso fue un abuso”.
“Nosotras estamos sanando, haciendo un proceso cada una y también en forma grupal, pero lo que esperamos es que este fallo sirva para reparar incluso otros casos que quedaron impunes porque hay miedo todavía a hablar porque la justicia tiene un tinte patriarcal”, dijo Charlie Di Palma, otra de las víctimas.

Últimas palabras
Aldana, quien cumple prisión preventiva desde 2016 en el penal de Marcos Paz, hizo ayer uso de su derecho a hablar y dijo: “Yo no soy culpable: no soy violador, ni abusador ni violento”.
Eso “es mentira”, aseveró con un cartel en la mano, escrito con letras manuscritas de imprenta: “Sin defensa no hay juicio”.
“Ya sé, voy a ir a dormir a una cárcel, máxima seguridad... me voy a ir a dormir en paz porque estoy defendiendo mi verdad”, añadió, y pidió no estar presente en la lectura del fallo.
El músico recusó al tribunal en varias ocasiones, su defensor Rodolfo Patiño fue apartado por faltar al juicio sin avisar, el nuevo defensor renunció porque se fue de vacaciones a Europa y si bien recusó a la defensora oficial Cecilia Durand, ella finalmente lo representó junto a Fernando Robio. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina