Ahora se compra carne con la plata que se tiene y no por kilo

Sábado 18 de mayo de 2019 | 00:05hs.
Foto: Marcelo Rodríguez
Nazarena Torres

Por Nazarena Torres politica@elterritorio.com.ar

Los cambios de hábito debido a la crisis económica nacional se volvieron costumbre entre los consumidores que intentan abaratar gastos e intentar llegar a fin de mes.
Como se publicó en este matutino, las compras o “gustitos” que antes se podía dar una familia se redujeron y el desafío es cubrir los gastos de servicios.
Entre esos gustitos, las salidas a comer afuera y los asados de los domingos fueron los primeros en desaparecer. Pero la inflación impactada en el precio de la carne no sólo apagó el fuego de la parrilla, también cambió el peceto por aguja y el lomo por molida.
Desde distintas carnicerías contaron a El Territorio que la mutación en la forma de comprar fue muy notoria, y así como sucede con las segundas marcas, los consumidores hoy buscan los llamados “cortes de segunda”, que resultan un poco más baratos. Asimismo, dejó de existir la compra por kilo. El “dame por 50 pesos” se intensificó en los comercios, cuyos propietarios aducen que el vecino “compra lo del día, lo que le alcanza”.
En algunas carnicerías de Posadas y Oberá señalaron que el precio de la carne aumentó hasta un 100% en el último año y las ventas bajaron entre un 30% y 40%. Asimismo, el consumo y compra de pollo subió considerablemente por resultar más económico .

Los más y menos vendido
Nelson Lukowski, comerciante posadeño, afirmó que “la venta cayó en general de forma importante, por ejemplo la pulpa se dejó de comprar, como también el asado, los cortes que salen son puchero, aguja, paleta y molida”.
Sobre esto se refirió también Gabriel Vidal Rodríguez, asesor de la cooperativa Virgen de Fátima, ubicada en el kilómetro 5 de la ruta nacional 12, en Posadas.
“Antes se consumía mucha ternerita y ahora se inclinan por el novillito. Entre una carne de novillo y una de ternera hay una diferencia considerable entre el 25 y 30 por ciento de acuerdo al corte”.
“Cuando nos dimos cuenta de que la crisis se empezó agudizar en la calle, cambiamos de categoría para volver a tener precios accesibles”, dijo.
Respecto a los tipos de corte, especificó: “Las pulpas tienen precios más altos, como por ejemplo la nalga, el peceto y el cuadril. Después tenés carnes más accesibles como osobuco, la aguja de puchero. De todas maneras ahora, por una cuestión estacional, se utilizan mucho estos últimos cortes porque es época de comer mucho poroto o locro”.
“En cortes por el momento vendemos bastante parejo, la gente se pasó de una categoría a otra, es decir, se recategorizó el consumo por decirlo de alguna manera”, cerró Vidal Rodríguez.

Ofertas
A la par del lanzamiento de precios esenciales el pasado 17 de abril, desde el gobierno nacional anunciaron el Compromiso Exportador, que ofrece el kilo de asado, matambre y vacío a 149 pesos el kilo.
No obstante, solamente una cadena frigorífica de Posadas cuenta con este programa nacional. Por su parte, las demás carnicerías realizan sus ofertas propias para resultar atractivos ante la clientela, que todavía tiene un poco de recelo con los productos congelados del Gobierno nacional.
“En el caso nuestro estamos por iniciativa propia con precios cuidados en costilla y matambre a 149 pesos. Esto es una iniciativa de la cooperativa, no tenemos la proveduría de las carnes pero es un pacto que se hizo con los proveedores en donde ambas partes cedieron para llegar al acuerdo”, explicó Vidal Rodríguez en diálogo con el programa Acá te lo Contamos, por Radioactiva 100.7.
Además, Lukowski explicó que hace unos días “hubo un nuevo aumento en el novillo, por lo que es difícil poder venderlo más barato, pero de igual forma vamos haciendo ofertas”.
De igual manera opinó el profesional del área Abel Motte, quien adujo que “la carne no puede quedar mucho tiempo en las góndolas como otros productos, por lo que sí o sí se debe vender todo, a precios más accesibles pero hay que vender”.
Añadió que: “de todas maneras, los cortes salen en pequeñas cantidades, ya no por kilo, sino por lo que alcanza”, en alusión al dinero.
De acuerdo a los datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), el consumo fue de 49,6 kilos per cápita durante el primer trimestre de este año, registrando una caída interanual del 19,5%, transformándose en el número más bajo en 50 años. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina