Adiós maestro Ricardo Ojeda

Jueves 4 de junio de 2020 | 06:30hs.
Quedan cortas las palabras, los elogios, los recuerdos. Así coinciden quienes conocieron a Ricardo Ojeda, maestro de maestros. Según él mismo contaba, se enamoró del bandoneón a los 7 años en San Javier, de ahí fue un defensor incansable de la música. A los 16 formó su propia orquesta y durante más de 20 años enseñó gratuitamente en la Escuela de Música de Sadaic en Posadas. Giró por el mundo, compuso, fue pionero y siempre ensalzó los ritmos locales.
Pero a sólo cinco días de cumplir 90 años, toda la sociedad lamenta su partida y subraya la huella imborrable que dejó en la provincia y la región.

“Fue una de las máximas figuras de la música de Misiones, luchador incansable de nuestra identidad”, arrancó diciendo Joselo Schuap, y resaltó una de sus cualidades más ponderadas: la de “sembrador de los mejores bandoneones y músicos de la provincia”. “El listado es infinito”, graficó Schuap, al tiempo que detalló que como actual titular de la cartera de Cultura se ocupará de que su despedida sea acorde, respetando los deseos de su familia.

“Se fue alguien de mucho peso, alguien realmente muy importante de la cultura de Misiones. Me quedo corto con las palabras para describir el tamaño de su figura”, reveló Schuap.

En coincidencia, Pico Núñez, una de las más prolíficas ‘siembras’ del Maestro, reconoció que “Ha dado todo por la música, fue un defensor de la cultura de la región. Nos quedamos cortos con la palabra con personas como Ojeda”.

 “Nosotros somos parte de toda esa siembra, nos dejó muchas enseñanzas: su palabra, su don de gente y lo vamos a recordar siempre”, agregó y eligió “nos quedamos con el recuerdo vivo de él, siempre sonriente,siempre para adelante y siempre haciendo hincapié en seguir formándose, seguir preparándose, no bajar los brazos” . “Nos queda el agradecimiento eterno por su obra, su generosidad y por marcarnos el camino”, cerró Pico.

Otro de sus alumnos, Charly Gaona, tecladista de los Ángeles de la Cachaca, apuntó: “Estudié con él desde los 10 años. Fue mi maestro y muchas veces mi papá, porque me ayudó mucho. Me contuvo en mi adolescencia y me dio consejos muchas veces. Siempre me refugiaba en sus palabras. Un amigo de toda mi familia”.
Entre sus reconocimientos, Ojeda subió en noviembre último al escenario Alcibíades Alarcón del anfiteatro posadeño coreado por una ovación masiva que aplaudía su trayectoria y su activa participación en la fundación de orquestas y en el origen del Festival Nacional de la Música del Litoral. Desde hace unos años bregaba por cambiarle el nombre a Festival Nacional del Folklore de Misiones.

Precisamente una de sus compañeras de esa histórica comisión que dio inicio al Festival, Nora Urdinola, lo despidió en Facebook: “Se fue un amigo...un músico...un maestro...Ricardo Ojeda. Tuve la suerte de poder compartir tantos momentos, era una de esas personas con las que se podía charlar hasta la madrugada. Ya viaja rumbo al cielo para charlar con Don Braulio Areco, tocar con su acordeón Misionerita y después un tango”.

El Maestro había sido internado el viernes último en el Sanatorio Boratti y su estado era crítico. Todo el espectro artístico de la provincia estaba pendiente de su evolución y finalmente ayer a la tarde se conoció su penoso deceso. Hoy entre las 8 de la mañana y el mediodía se estima será su despedida en el Palacio del Mate. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina