Actualizá la app de tu corazón

Viernes 14 de febrero de 2020
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

El amor es la esencia de la vida, el principio y fin de todo, aunque en el medio una visión distorsionada nos haga actuar de manera egoísta, vulnerable y hasta odiosa en nombre del amor.
Por eso en el Día de los Enamorados, aprovechemos para volver a las bases, dejar de lado las especulaciones del marketing comercial y las recomendaciones del entorno y buscar en lo más profundo del ser, esa semilla que empezó a germinar al nacer.
Así como hay muchas creencias impuestas incluso de manera inconsciente sobre el deber ser, el trabajo, la familia, los roles, también el amor es un concepto que se absorbe de las opiniones que escuchamos en la infancia o en nuestros círculos y que terminan pareciendo verdades. En este sentido, nuestra capacidad de recibir amor genuino, dependerá de nuestra predisposición a darlo y a repensarnos en las relaciones que establecemos.
“La relación es conmigo primero y después con el otro”, arranca explicando Beatriz Martínez, especialista en coaching y mentoring.  “Hay confusión entre deseo y necesidad, en por qué busco una relación. Algunos buscan desde la necesidad, que el otro me complemente. Espero que el otro me haga feliz y si no lo hace, soy infeliz entonces doy mi poder personal a otro y no me hago cargo”, agregó sobre la aún vigente idea de media naranja. “En realidad uno tiene que ser una naranja completa que desea así como es, vulnerable, con sus defectos, compartir con el otro y aceptar al otro con lo que viene, con lo que es y lo que implica”, resaltó.
Si bien las apariencias siempre estuvieron de moda, hoy la vida Instagram juega un papel importante a la hora de relacionarse. Cómo soy y cómo me muestro, a qué quiero pertenecer...y ahí es cuando el conflicto ‘expectativa-realidad’ hace mella.
Si bien las redes permiten un cambio rápido de perfil propio y ajeno, nuevas experiencias a un click, no se profundiza en lo que realmente se quiere y en evitar patrones.
“A veces se desea tener una pareja porque socialmente hay una imposición, se ve como solterona o que debe tener carácter podrido por eso no tiene pareja. Socialmente no está bien visto estar solo, entonces se busca pareja por la presión social, pero en el fondo quizás no sea realmente lo que se quiere”, ejemplificó Martínez como uno de los casos de no seguir el corazón. 
Además, la sociedad todavía no abraza la diversidad realmente y por ende muchos mantienen sus identidades de género ocultas o disfrazadas de energía puesta en lo laboral.
Tarde o temprano, si nos permitimos ser más abiertos, nos animamos a ser un poco vulnerables, las estructuras caen y el amor se revela.
“El amor te viene a sacar de la estructura, de que está todo perfecto. Viene a conectar con lo que vos sos en esencia”, resumió Martínez que -confesó- recibe muchas consultas centradas en lo laboral, pero que en definitiva tienen su raíz relacional.
En esa línea, recomienda “actualizar las creencias que tenemos”, repensarnos y aggiornarnos. “Así como en el celular aparece cada tanto la notificación de que hay que actualizar el sistema operativo, si uno presta atención aparece, también en el sistema interno, esa ventanita que te dice que hay patrones que corregir, hay nuevos talentos, nuevas realidades, etiquetas que están desactualizadas. Entonces hay que actualizar estas maneras de identificarme a mí mismo, identificar las creencias heredadas de la familia, amigos y los verdaderos deseos propios”, instó la coach.
En definitiva, animarse a mirarse y mostrarse tal cuál se es.
Tal como detalló Martínez, que dará un taller sobre relaciones el 29 de febrero, si caen las estructuras y puedo conectar con quien soy realmente y qué tengo para ofrecer, me posiciono con una actitud distinta ante la vida. Primero me amo a mí, conozco mis virtudes, en vez de la idea infantil de cargar la responsabilidad en el otro.
Aunque los procesos de autoconocimiento pueden ser a veces ásperos y es más cómodo quedarse en las rosas, el chocolate, el Tinder...la recompensa de dar y recibir amor real es incomparable.
Por ese motivo es que Martínez concluye en dejar de lado los miedos a ser vulnerable, a decir ‘soy esto’ y abrirse al amor. “El mundo necesita más amor, todos lo necesitamos, lo vamos disfrazando de lo que sea pero en el fondo todos necesitamos amor”, cerró la especialista.
Celebrá, likeá, jugate, animate a conocerte más, a quererte y a ofrecer con orgullo eso que tenés en lo más profundo, sin hashtags novedosos o viejas etiquetas, el resto de los corazones, vienen por añadidura. 

Récord de bodas en San Valentín

En el día más romántico del año, 100 parejas sellarán su amor en los registros civiles de la provincia. Esta verdadera revolución de corazones constituye todo un récord, precisó Virginia Soto, directora del Registro Provincial de las Personas en diálogo con El Territorio. “Tenemos 100 solicitudes de matrimonio, durante toda la jornada de San Valentín habrá ceremonias en Misiones”, dijo. Y detalló sobre la franja etaria de quienes darán el sí, “tenemos 50% de parejas jóvenes y la otra mitad, son parejas más adultas, algunas de segundas nupcias o que enviudaron”. En Posadas, habrá 14 bodas y le siguen Iguazú, Eldorado y Oberá.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina