“A mí me absolverá la historia y a ustedes los va a condenar”

Martes 3 de diciembre de 2019
La ex mandataria, que la próxima semana asumirá como vicepresidenta, hizo su descargo pero no contestó preguntas.
“Este tribunal seguramente tiene la condena escrita y lo va a hacer. No me interesa. A mí me absolvió la historia y a ustedes seguramente los va a condenar”, les dijo Cristina Kirchner a los jueces en un tono encendido, como en sus discursos políticos, recreando una frase que hizo famosa Fidel Castro cuando lo juzgaron por el asalto al cuartel Moncada en 1953.
Así, la vicepresidenta electa cerró su indagatoria en el juicio oral por la obra pública, uno de los momentos más tensos de las tres horas y media que duró la audiencia.
Mientras el público la aplaudía, Cristina Kirchner se levantó del estrado donde declaró, dando por cerrada su exposición, y volvió a su asiento sin que nadie la autorizara. “No respondió si va a contestar preguntas”, le advirtió al tribunal el fiscal Diego Luciani –que tenía preparadas 150 preguntas–. El juez Rodrigo Giménez Uriburu justificó esa situación en el ruido de los aplausos y volvieron a consultarle. Fue así que, más envalentonada que antes, Cristina Kirchner volvió sobre sus pasos, tomó el micrófono y dijo: “¿Preguntas?, preguntas tienen que contestar ustedes, no yo”. 
Fue un momento teatral, que dejó a todos los presentes atónitos. Pero la escena no pareció ajena a lo que se vivió desde las 9.37 de la mañana, cuando Cristina Kirchner llegó a Comodoro Py con su custodia y un puñado de militantes la esperaban por el ingreso lateral por el que accedió al edificio.
Hasta ahora, las veces que había tenido que ir a tribunales había sido como ex presidenta y senadora nacional, desfilando en indagatorias o notificándose de procesamientos o embargos. Esta fue la primera vez que hablaba en indagatoria, frente a todos los que quisieran escucharla, y a una semana de volver al poder, como vicepresidenta y en un juicio oral.
Vestida con un saco blanco y un pantalón negro, el pelo suelto y gesto serio, Cristina ingresó a la sala de audiencias y se sentó en la última fila con su abogado, Carlos Beraldi. Desde más temprano comenzaron a llegar ex funcionarios, legisladores y referentes sociales para acompañarla. 
A lo largo de las tres horas y media en las que no declaró como acusada, sino como acusadora, criticó a parte de los jueces y fiscales de Comodoro Py que iniciaron e impulsaron denuncias en su contra, decididas –dijo– por la mesa judicial de Mauricio Macri y poniéndose como ejemplo viviente del “lawfare” aplicado en la Argentina. 
El juicio continuará el próximo lunes con el inicio de la declaración de los testigos. 

“Van a tener que citar a Alberto”

En la declaración de Cristina Fernández no estuvieron ausentes las ironías, y una de las más comentadas fue cuando habló de las responsabilidades en materia presupuestaria sobre obras públicas y en donde se refirió a los jefes de gabinete. En un tramo de su indagatoria explicó que las obras públicas son aprobadas por el Congreso en la ley de presupuestos y que las partidas las maneja el jefe de Gabinete. “Sin embargo acá no está citado ningún jefe de gabinete, y no digo que tengan que estar acá. Si es así van a tener que citar al presidente de la República que fue jefe de gabinete de 2003 a 2008”. Alberto Fernández es un testigo propuesto por Cristina y fue aceptado como tal en el juicio. También están convocados Sergio Masa, Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina. Dentro de unos días Cristina Fernández de Kirchner asumirá como vicepresidenta y ello fue una de las razones por las que pidió la difusión de su descargo, como en su momento se transmitió la acusación completa.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina