A los 83 años falleció Santiago Bal, el gran seductor

Martes 10 de diciembre de 2019
Estuvo internado por un cuadro agravado de epoc y neumonía. Como actor, autor y director, realizó 40 obras de teatro y 36 películas.
El actor, director y productor Santiago Bal​ murió ayer a los 83 años, en el Instituto Médico de Alta Complejidad (Imac) en Buenos Aires.
El capocómico con fama de gran seductor estuvo internado desde julio en diferentes clínicas hasta que por la gravedad de su cuadro fue derivado al Imac con problemas circulatorios y dificultad respiratoria.
En los últimos días, su estado de salud se debilitó aún más cuando entró en coma farmacológico a causa de una neumonía. El ex marido de Silvia Pérez y Carmen Barbieri, y padre de Mariano, Julieta y Federico Bal, sufría de Epoc (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y pasó 18 operaciones de un cáncer que le detectaron a los 39 años. Además en los últimos tiempos debió atravesar cuadros de bronquitis y diversas infecciones urinarias.

Artista prolífico
El reconocido artista dejó su huella en el espectáculo nacional. Participó en más de 40 obras de teatro, ya sea como director, autor o actor. Sus creaciones eran garantía de éxito en la avenida Corrientes pero también en las temporadas de Mar del Plata o Villa Carlos Paz.
El champagne las pone mimosas, La revista está que arde, Tocata y fuga de Bal, Colitas pintadas, Noches de champagne, fueron algunas de las comedias donde participó que los críticos solían desaprobar pero que llenaban teatros en tiempos donde los escenarios atrapaban más que las series. José Marrone, Don Pelele, Javier Portales, Jorge Porcel y Alberto Olmedo fueron algunos de sus compañeros.
Pero no solo la revista formó parte de su carrera. De 1968 a 1986 filmó 36 películas, solo una no fue cómica. En televisión integró más de treinta programas como Los Campanelli, Gorosito y señora, Mesa de Noticias y La Comedia del domingo; ya en el nuevo siglo realizó participaciones en Los simuladores y Resistiré. Sin embargo, en los últimos años trascendió más por sus lazos y escándalos familiares que por su trayectoria, a pesar de que recientemente se dio el gusto de cumplir su sueño de compartir un escenario con su ex mujer, Carmen Barbieri, y su hijo más chico, Fede Bal, con quien también protagonizó una película.

Sus amores
María Isabel Andina fue su primer gran amor, una mujer alejada del ambiente artístico con quien tuvo a su primogénito: Mariano. Todo fluía hasta que una noche en el Teatro Nacional conoció a Thelma del Río. Ella integraba un grupo de vedettes llamado “las pulposas” que se caracterizaba por sus físicos exuberantes en tiempos donde nadie soñaba con siliconas que otorgan lo que la naturaleza niega. El flechazo fue mutuo y Bal se mudó con Thelma, pero ese amor también terminaría mal. El romance secreto con una vedette veinteañera, Silvia Pérez, del que nacería Julieta –su única hija mujer–, separó a la pareja. La nueva convivencia duró poco, al tiempo a Santiago le detectaron cáncer y regresó con Thelma. Silvia Pérez debió criar sola a su hija, algo que dejaría huellas profundas en Julieta. “Mi papá no fue ni mejor ni peor, simplemente no existió en mi vida y fue su decisión”. El tiempo curaría heridas y repararía ese vínculo. Llega el verano de 1986, Carmen Barbieri, una vedette con un padre famoso aunque ella recién comienza a tener nombre propio en la revista. Santiago Bal ya es un consagrado actor y un exitoso humorista. Ella imponente y bella tenía 30 años, él 50, pasaron los años y la pareja continuaba consolidada hasta que en 2011 el matrimonio estalló por los aires y por las pantallas de televisión. Una hasta entonces desconocida bailarina, Ayelén Paleo, aseguró que mantenía un romance con Bal.
Con el tiempo, Santiago y Carmen se acercaron como amigos, él dijo que ella fue su gran amor, y estuvo a su lado hasta el final.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina