A 5 años de la masacre de Panambí aún resta hallar a dos cómplices

Sábado 25 de mayo de 2019 | 06:30hs.
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

“El olor a carne quemada no se olvida fácilmente. Sobre el piso de la silla había restos quemados compatibles con la calza rosada que tenía la nenita. En la tela había restos de carne quemada y un fuerte olor a pis. Eso percibe un perito en la escena y debe dejar de lado sus sentimientos para hacer bien su trabajo”, reflexionó el licenciado en Criminalística Marcelo Maslowski durante el juicio por el cuádruple homicidio de la familia Knack.
El reconocido profesional de la Policía de Misiones estuvo al frente de la recolección y el análisis de los rastros hallados en la escena del crimen que ser registró el 25 de mayo del 2014.
La cruda descripción de Maslowski durante el debate oral permitió una aproximación al horror que padecieron las víctimas: Oscar Knack (43), su esposa Graciela Mabel Mojsiuk (42) y sus hijos Cristian (25) y Bianca (12). 
El 18 de diciembre de 2017, el ex prefecturiano Pablo Julio Paz (54), Juan Ramón Godoy (47) y Marcial Benicio Alegre (54) fueron condenados a prisión perpetua como coautores de robo calificado por haber sido cometido con armas, en poblado y en banda; y cuádruple homicidio calificado por ensañamiento y para procurar  la impunidad. 
Cerró así el penúltimo capítulo de uno de los crímenes más atroces que se tenga registro en la provincia de Misiones.
En tanto, aún resta -al menos así lo reconoció la Justicia- dar con otros dos cómplices, puesto que en agonía, las propias víctimas aseguraron que fueron cinco los encapuchados que el 25 de mayo de 2014 irrumpieron en la vivienda del kilómetro 7 de la ruta provincial 5, localidad de Panambí.

Las sospechas
Tal como quedó plasmado en el juicio oral y público, las circunstancias del hecho fueron aberrantes y la premeditación de los asesinos quedó plasmada con el hecho que ellos mismos llevaron el combustible con el que quemaron vivas a las víctimas, tras someterlas a una brutal tortura. 
En la misma sentencia se ordenó la continuidad de la investigación del caso para tratar de dar con los supuestos dos cómplices de los condenados.
Al respecto, en abril del año pasado dos hombres fueron condenados a prisión perpetua por el doble homicidio de Lidia Bezus (69) y su hijo Diego Kosaczuk (29), registrado el 16 de julio del 2015 en una chacra de Paraje Samambaya, Los Helechos.
Por el hecho fueron sentenciados Jorge Miguel Chiluk (28) y Sergio Elías “Tuti” Machado (28), este último, un ex empleado del aserradero de Knack que catorce meses después fue detenido y acusado por el doble homicidio de Bezus y su hijo en Los Helechos, a pocos kilómetros de donde residían las primeras víctimas. 
Junto a Machado también fue detenido Chiluk, quien en los primeros días de arresto compartió una celda en sede policial con un sujeto identificado como Samuel Martínez, el que luego involucró a ambos en la masacre de Panambí. 
Machado y Chiluk fueron citados al juicio por el cuádruple homicidio, aunque el primero se abstuvo de declarar y el segundó negó conocer cualquier detalle.  

La masacre
Según se probó en el juicio, el 25 de mayo del 2014, Cristian Knack viajó a Cuatro Bocas, Corrientes, para cobrar un lote de madera y percibir un adelanto por el mismo concepto de parte de un empresario de Buenos Aires. Alrededor de las 18 regresó a su casa con 357.000 pesos en efectivo. 
A eso de las 19.30, cinco encapuchados irrumpieron en la vivienda y actuaron con extrema crueldad, ya que redujeron, torturaron y quemaron vivas a las víctimas.
El matrimonio y su pequeña hijas fallecieron a las pocas horas del hecho, mientras que el hijo mayor agonizó durante 36 días en el hospital Madariaga de Posadas, donde antes de su deceso aportó datos que resultaron claves en la investigación del caso.   
Por su parte, los codefensores de los imputados apelaron ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), órgano que aún no se expidió al respecto, por lo que aún el fallo no está firme. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina