Todo pasa por el agua

Viernes 24 de julio de 2020
El estado nacional busca ratificar la plataforma marítima argentina, que es el 65% del territorio. Manuel Belgrano decía: “Los recursos del Estado productor quedan en manos del Estado navegante”. Si no tenés flota mercante, no tenes soberanía. Nosotros tenemos que construir nuestros propios barcos, es un tema de soberanía; estamos perdiendo 8 mil millones de dólares en flete. Tenemos la necesidad de encarar una recuperación de una red portuaria federal, alimentada por una flota de bandera que ponga en valor el transporte por agua dentro de la matriz logística nacional. Cómo puede ser que un país que genera alimentos para 500 millones de habitantes no pueda asegurar el plato de 45 millones.  Adolfo Barja, secretario de los trabajadores del puerto, dijo en un programa de radio: “Este país es rico, pero hay temas que no se hablan, como los puertos, que son una entrada y salida para nuestra soberanía”. En los 90, Cavallo y Menem entregaron los puertos, les dieron a la empresa Vicentín y a otras el puerto por ser una empresa cerealera; se denunciaban en su momento puertos clandestinos ¿Cuántas de esas empresas nacionales ya pasaron a capitales trasnacionales? Debería haber una ley que establezca que los puertos permanezcan en capitales nacionales.

Por la hidrovía del río Paraná se traslada el 50% de la proteína vegetal del mundo; es uno de los instrumentos estratégicos más importantes que dispone nuestro país. Está mantenida por el Estado para todas esas empresas que pasan, pero no seamos los socios bobos, que nos quedamos con las pérdidas y no con las ganancias. Los puertos no pagan impuestos, hay un gran porcentaje de evasión en la soja. Para poder regular el mercado, se debe tener manejo; si no, los precios de los commodities los ponen las empresas y no el Estado.

Pablo Martín Gallero
Puerto Rico

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina