Modificación de los objetivos y actitudes del FMI

Sábado 23 de mayo de 2020
En épocas no muy lejanas, cuando se recordaban las relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), era para maldecir sus obligaciones de ajuste y superávit fiscal para pagar las deudas contraídas por un país con dicha entidad, en general con gobiernos que ya no están en el poder, lo que conllevaba a que las poblaciones del país pasaran penurias consistentes en una rebaja del nivel de las jubilaciones, y los jubilados afectados tenían que hacer malabarismos y hasta contraer deudas para adquirir sus medicamentos habituales.
Con la asunción del nuevo gobierno de Alberto Fernández y Cristina, se abre una esperanzadora expectativa de que estos males serán solucionados y la posibilidad cierta de revertir estas calamidades, herencia del gobierno de Macri.
La muy buena imagen de Alberto Fernández y su llegada positiva a casi todos los gobiernos del mundo, y su aseveración del cumplimiento de la palabra empeñada en relación a los compromisos y deudas contraídas por el gobierno de Macri , han creado un ambiente de confianza en su gestión en la comunidad internacional.  No solo el FMI está interesado en facilitar a Fernández el pago de la deuda, sino que también el CAF-Banco de Desarrollo de América Latina  ha ratificado el compromiso del organismo “con los planes de desarrollo del nuevo gobierno con créditos por más de 4.000 millones”.  Carranza, el presidente del BID, se comprometió a “profundizar el apoyo financiero y técnico “ a la Argentina.
El presidente electo Alberto Fernández abrió de manera implícita las negociaciones con la mandataria del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva, en el cual sugirió alcanzar un equilibrio fiscal, uno de los aspectos elementales para el organismo internacional de crédito, aunque sin la necesidad de propiciar un ajuste. Fernández se mostró a favor de avanzar sobre una renegociación del acuerdo con la institución, aunque propuso impulsar “un plan económico sostenible y un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste”.
Altos funcionarios del organismo internacional, entre ellos Christina Lagarde, hoy presidenta del Banco Central Europeo, y el Director del FMI, Alejandro Werner, hoy cuestionados por favorecer el préstamo  a la Argentina que alcanzó la bonita suma  que representó el 60% de los fondos prestados por el FMI. En Berlín, la funcionaria reconoció que la Argentina es uno de los principales puntos en la agenda del organismo, dado que en 2018 se aprobó un préstamo stand by por U$S 56.300 millones, de los cuales ya se otorgaron  más de U$S 44.000 millones. Vale recordar que en setiembre, la institución decidió postergar el desembolso de U$S 5.400 millones, debido a las complicaciones en el plano cambiario y financiero, luego de la devaluación de casi 25% registrada tras las Paso. En su entrevista con Bloomberg, la titular del FMI destacó  la importancia de la Argentina  en la agenda entrante del FMI y admitió preocupación por el deterioro de la situación social del país.
Geogieva reconoció que “la pobreza ha aumentado, por lo que cualquier plan que presente  el gobierno debe tener en cuenta el impacto que tendrá en las personas más vulnerables “. Y sostuvo: “Esperamos una atención especial en la protección social y estamos hablando con nuestros colegas del Banco Mundial sobre colaborar para apoyar este tipo de plan”. No obstante, señaló que el próximo gobierno deberá llevar los programas sociales a “niveles sostenibles para que el país pueda regresar a los mercados”.  Palabras inconcebibles anteriormente, lo que corrobora el título que hemos puesto a nuestro artículo.
Una nueva función para el FMI, antes inconcebible, que consiste en tratar de que las riquezas del mundo sean mejor distribuidas y que beneficien a las “personas más vulnerables”.

Por Miguel Schmalko
Consejero y ex presidente de Febap y Cacexmi

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina