Arranca el año electoral

Domingo 10 de marzo de 2019
Una revista estadounidense especializada en finanzas y negocios terminó encendiendo esta semana más alarma sobre el futuro del país. Forbes, en su edición mexicana, advirtió que la Argentina está a un paso del colapso económico. Contradice claramente al relato que viene realizando Cambiemos en cuanto a que todos en el mundo felicitan al gobierno de Mauricio Macri por los cambios realizados en el país.
La publicación se concretó en días en que el dólar volvió a ser protagonista por las subas diarias y genera seria preocupación por romper aumentos récord. Llegó a 43,5 pesos. El Banco Central debió intervenir el último viernes, para detener la caída del peso, pero a un costo nuevamente altísimo. Debió pagar tasas de hasta 60% a los bancos compradores de Letras de Liquidez (Leliq), una herramienta que viene utilizando el Central desde el año pasado para sacar pesos de la plaza y con ello reducir la presión sobre el mercado cambiario.
Está visto que la prioridad del Gobierno es ponerle un techo a la divisa aun a costa de una mayor recesión.
Hasta el último día de la semana no había realizado esta maniobra, porque tampoco puede intervenir en el mercado de cambios como se había comprometido ante el FMI. Es que el dólar estaba alto pero aún se encontraba dentro de la banda de flotación que se había establecido entre 38,79 y 50,19 pesos. El jueves, los argentinos pagaron por cada dólar 43,5 pesos y el viernes, bajó a 41,2 pesos. Para lograr ese retroceso el Central debió colocar 105.000 millones de pesos.
El Gobierno de nuevo quiso minimizar el tema al sostener que no era una cuestión que generara preocupación en la administración, pero como consecuencia del nuevo salto de la moneda norteamericana en el país, ya se empezaba hablar de un posible nuevo incremento de los combustibles que terminan elevando después todos los precios en el país. También es válido recordar que las tarifas eléctricas están dolarizadas, con asalariados que cobran en pesos. Por tal razón, al menos a los ciudadanos sí les genera seria preocupación.
Del mismo modo, esta semana los números oficiales dieron cuenta de fuertes caídas de la industria y la construcción, sumado que el Riesgo País de la Argentina volvió a repuntar casi 5% y se aproximó a los 800 puntos básicos.
Lo cierto es que la citada publicación especializada en finanzas y negocios, con llegada a líderes del mundo, afirmó que la situación de la Argentina se agrava debido a la fuga de capitales.  Ante tal panorama, la editorial dejó planteado que no tocó fondo el país, por el rescate realizado oportunamente por el Fondo Monetario Internacional; primero fueron 50.000 millones de dólares para frenar la caída del peso argentino y luego se añadieron otros 7.000 millones más. Pero no deja de advertir que el país carga con una pesada mochila, como el hecho de que cuenta con una deuda pública del 77,4 por ciento respecto del Producto Bruto Interno (PBI) y ante un escenario de pocas perspectivas positivas añade que en el país se prevé una caída de 1,7 por ciento en la economía durante 2019.
Lo cierto es que este Gobierno es el que recibe los fondos y el próximo será el que comience a abonar por la deuda externa. Quizás por ello, el portavoz del FMI Gerry Rice terminó aclarando que el organismo multilateral seguirá apoyando a la Argentina sin importar los cambios políticos que puedan suceder en las próximas elecciones. Es decir, comenzó a abrir el paraguas ante un eventual cambio de mando en la administración nacional. 

El voto sufrimiento
Mientras tanto, el Gobierno de Mauricio Macri busca la forma de recuperar oxígeno ante la constante caída popular por los desaciertos económicos. Esta semana salió a instalar un arriesgado discurso, apelando al voto sufrimiento. Al parecer el asesor presidencial, Jaime Durán Barba, estaría recomendando a dar señales de comprender el sufrimiento de los argentinos en medio de crisis. Por eso los funcionarios cada vez que pueden insisten en intentar echar culpa a la gestión anterior y afirman comprender el sufrimiento del pueblo.
Lo cierto es que desde el gobierno nacional ahora apelan a un mayor esfuerzo a la ciudadanía, en momentos en que la administración nacional sigue sin encontrar una salida a la crisis del país. De esta manera atrás quedaron aquellas muletillas de que se venía el segundo semestre, la lluvia de inversiones, que lo peor ya había pasado y que en el medio se atravesó una tormenta. Los argentinos sufrieron todos los tormentos, mientras Cambiemos intentaba instalar el optimismo. Sin embargo, la realidad fue dura, despiadada y aplastante. Muchos perdieron trabajo, capitales y aún más preocupante, un horizonte, una salida. Pero todo resultó insuficiente, desde la administración nacional ahora requiere, más sacrificio, más sufrimiento, al menos así plantean desde un video compartido por Macri lanzando el concepto del voto sufrimiento para lograr la reelección. Por supuesto que la nueva estrategia fue criticada con dureza en las redes sociales por una ciudadanía que hace tiempo se ajustó el cinturón y aspira que alguna vez se acuerden de ellos. El voto sacrificio se puede pedir en las elecciones de medio término, no cuando están terminando el mandato. 

De la alegría al sufrimiento
De esta manera, los que ganaron las elecciones de 2015 con las promesas de la revolución de la alegría y la pobreza cero ahora hablan de ajuste y sufrimiento. Tras el discurso de Macri el 1 de marzo, los radicales habían pedido más espacio político para la toma de decisiones y un respiro respecto de los aumentos tarifarios. De esta manera no le duró ni siquiera una semana aquella apelación que hacía el presidente con tono eufórico al núcleo duro que aún lo sostiene. Aunque en el Gobierno no lo quiera reconocer es la economía y sus consecuencias lo que más preocupa por estas horas a todos los argentinos. Los radicales saben del tema porque hace tres décadas una frase los marcaría a fuego: “Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”, había dicho el entonces ministro de Economía Juan Carlos Pugliese, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Fue en febrero de 1989, en oportunidad de una corrida cambiaria, en la que los exportadores no liquidaron sus divisas y agudizaron la crisis que terminaría en una hiperinflación y en la salida adelantada del gobierno de Alfonsín, quien a su vez dejó una frase contundente al sostener que con la democracia no sólo se vota, sino que también se come, se educa y se cura.
Si -como sucede ahora- cada vez hay menos margen de la clase media para enviar a sus hijos a la universidad, los enfermos salen a rebuscarse por remedios más baratos y las familias buscan ofertas o alimentos más económicos, claramente si tomamos los parámetros de Alfonsín, el sistema económico está fracasando en el país al no incluir a todos. Es que desde que Macri está en el poder, entre las medidas adoptadas, se hicieron transferencias directas a los sectores de menores ingresos, como aumento en planes sociales, tarifa social, en la asignación por hijo o las jubilaciones mínimas y en el otro extremo, para los sectores más poderosos y concentrados de la economía, se otorgaron beneficios como la eliminación de retenciones al campo, a las mineras y hasta disminuyó la presión tributaria, como impuesto a las ganancias. Todos estos factores terminan generando cierto alivio a los sectores con mayor poder adquisitivo.
En el medio, olvidado, quedó la clase media que había confiado sus votos al PRO. Extrañamente la administración nacional no ofreció ningún paliativo a este sector que resultó la más perjudicada porque se fue empobreciendo por los constantes tarifazos, la inflación y la devaluación. Son los mismos que no pueden sostener, por ejemplo, algunos pequeños emprendimientos comerciales. 

El impacto en las Pymes
Las que se llevan la peor parte de la falta de un rumbo económico claro del país, son las pequeñas y medianas empresas. Están muy endeudadas y no tienen cómo salir de este momento, son las afirmaciones más recurrentes de los empresarios como también se reflejó en Misiones. Por tal razón desde la Cámara Empresaria de Misiones (CEM) salieron a pedir una moratoria de 10 años a la Afip para pagar las cargas tributarias y previsionales. Los empresarios buscan evitar entrar en zona de riesgo al que podrían estar expuestos ante la imposibilidad de poder cumplir con sus obligaciones ante el fisco.

Percepción
Por todo lo señalado, hay un creciente malhumor entre los propios votantes del PRO y ni hablar de otros sectores. Así lo vienen reflejando diversos sondeos de opinión, como la encuesta difundida esta semana por la consultora Raúl Aragón y Asociados. Un 70,1% de los encuestados desaprueba la gestión de Macri y un poco más del 68 por ciento percibe que este será peor que el año anterior. Similar porcentaje, un 64%, califica como negativa la imagen de Macri. Entre los políticos con mejor imagen se encuentra Roberto Lavagna con casi el 45 por ciento de imagen positiva.

Primera elección general
Hoy en Neuquén podrá conocerse cómo está el humor de los ciudadanos. En esta provincia pequeña, aunque económicamente importante porque allí está la reserva de Vaca Muerta, se libra la primera elección a gobernador.
Tras 36 años de gobierno ininterrumpido del Movimiento Popular Neuquino (MPN), el partido provincial se podrá hoy a prueba. Omar Gutiérrez del MPN es el gobernador que intentará mantener al partido provincial en el poder. Los consultores y políticos neuquinos afirman que la actual cercanía con el gobierno de Macri lo fue debilitando y de allí surge la posibilidad de llegar al poder de Ramón Rioseco, el candidato del PJ y kirchnerista, que mostró una gestión eficiente cuando gobernó la localidad petrolera de Cutral Có. Es la primera experiencia en el país de un PJ unificado. Si bien el massismo o Alternativa Federal no cuentan con gran apoyo en la provincia patagónica, confluyeron todas las expresiones justicialistas. Ante la posibilidad de que gane las elecciones Rioseco, que se postula por Unidad Ciudadana Frente Neuquino -que es una alianza entre el Frente Para la Victoria y el Frente Neuquino- desde el PRO salieron a recomendar a votar en forma útil y con ello, ningunearon al candidato de Cambiemos, el radical Horacio Pechi Quiroga. De nuevo representó otro golpe al orgullo del radicalismo, desde el frente al que pertenece. De esta manera el triunfo de Rioseco podría ser el primer éxito de la alianza que impulsa Cristina Fernández y el primer duro revés de Cambiemos, que terminado esta contienda deberá resolver otro conflicto aún más importante en lo político.  

Con acento propio
Es que la próxima semana se viene la interna en Córdoba, entre el intendente Ramón Mestre y el diputado Mario Negri. Este dirigente intenta evitar esa interna con el visto bueno de la Casa de Gobierno. Hay preocupación del oficialismo nacional, porque Mestre está enfrentado a la Casa de Gobierno y corre con ventaja al tener el control del aparato partidario en esa provincia.
Para complicar los objetivos del gobierno nacional, hasta el gobernador de Jujuy Gerardo Morales anunció que va a desdoblar las elecciones en su provincia. De esta manera, lo que para Cambiemos representaba apenas un trámite un nuevo mandato de Macri, comenzó a enrarecerse y complicarse en todo el país. Hasta Gustavo Valdés en Corrientes desdoblo las elecciones de medio término y llenó de incertidumbre al laboratorio de Cambiemos. Es que el Gobernador recién culmina su mandato en el 2021 y se sumó a los desdoblamientos que se vienen dando en todos los distritos. No es difícil interpretar lo mal que debe estar midiendo Macri.

En Misiones, la paridad
Como se ha informado oportunamente, las elecciones en Misiones se concretarán el 2 de junio. En esta oportunidad, se estrena la paridad política, es decir para ocupar bancas en diputados y concejales. La ley no se extiende a la formula a gobernador y vicegobernador. Lo cierto es que esta exigencia de paridad para cargos legislativos, despertó gran interés de participación de las mujeres que tienen la posibilidad de proponen los cambios que consideren oportuno. De allí se conocieron del elevado número de pedidos de mujeres para conducir el armado de los sublemas municipales.

Todos a la escuela
La población juvenil mayoritaria es lo que distingue a Misiones. Se refleja en la cantidad de alumnos que iniciarán el lunes las clases. Son unos 400 mil estudiantes en todos los niveles, esto es prácticamente uno de cada 3 misioneros estarán concurriendo a un establecimiento educativo, según habían detallado tanto la ministra de Educación Ivonne Aquino y el presidente del Consejo de Educación, Mauricio Maidana. En lo formal, el ciclo comenzó a principios de marzo y oficialmente las clases arrancarán este lunes, con varias cuestiones resueltas, como el acuerdo salarial. Misiones de esta manera se diferencia de al menos otras quince provincias que por cuestiones salariales no darán inicio al ciclo.
Maidana valoró el respecto del acuerdo, porque estas fechas para el nuevo año escolar se habían establecido con mucha antelación tras consultas realizadas a los gremios docentes. De esta manera, con novedades como la incorporación de más tecnología arrancará mañana un nuevo año escolar en Misiones.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina