20 años del fallecimiento de René Favaloro: ideales y resignación en la decisión final

Miércoles 29 de julio de 2020 | 18:21hs.
Policiales/Sociedad
René Geronimo Favaloro actualmente es un símbolo de la medicina y una de las grandes figuras históricas argentinas. Cardiocirujano y reconocido en todo el mundo por haber desarrollado el Bypass Coronario, 20 años atrás tomó la drástica decisión de suicidarse, paradójicamente, con un disparo en su corazón.

Al momento de quitarse la vida, Favaloro tenía 77 años, y restaba un mes para celebrar su boda con su pareja. El motivo de su trágico final, tiene que ver con la crisis financiera que atravesaba la Fundación que llevaba su nombre, que además, contaba con deudas millonarias.

René siempre demostró tener fuertes optimismo en mejorar el mundo desde su aporte “Yo no podría vivir si no tuviera por delante algún desafío basado en ideales y utopías” señaló durante una conferencia de prensa.

Ideales que finalmente llevarían a la resignación y pesarian en la decisión final. “Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar (...) La mayoría del tiempo me siento solo”, lamentó en uno de los renglones de su carta de despedida.

Su deseo, entre otras cosas, era que las intervenciones médicas de la institución estén al alcance de todos, sin importar la condición económica del paciente, pues “La salud y la vida del enfermo es la primera de las preocupaciones”, según detalla uno de los mandamientos del juramento médico.

“En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno”, fueron una de las líneas escritas en la carta de despedida del reconocido médico.

La crisis económica por la que atravesaba Argentina en ese entonces (año 2000), sumado a la corrupción a la que Favaloro denunció en repetidas ocasiones en su carta, influenciaron en el cupo de atención a pacientes con patologías cardiacas e impedíeron seguir con los proyectos de asistencias a pacientes de bajos recursos.
“Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda (...) La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar” escribió.

Los ideales y valores de René eran demasiados buenos para el crudo contexto socio/económico por el que atravesaba el país a comienzo de siglo. El 19 de julio del 2000, Favoloró escribió una carta de despedida, se encerró en el baño de su departamento y se disparó en el corazón.

Pasaron 20 años desde ese hecho. En la actualidad al escuchar su nombre es usual pensar en el músculo latente que bombea la sangre de nuestro cuerpo, pues además de dedicarle su vida a la medicina cardíaca y de quitarse la vida de un disparo en el pecho, Favaloro está presente en los corazones de todos los argentinos que años después de su fallecimiento, continúan valorando su trabajo, dedicación, compromiso y su gran ética moral.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina