“Yo quiero mi estrella”

Viernes 13 de julio de 2018
“Yo no tengo la estrella. La llevo en la camiseta, pero yo no la gané y tengo ganas de conseguirla”, dijo ayer Paul Pogba sobre la posibilidad de lograr un segundo título mundial para Francia, tras el de 1998.
Francia y Croacia disputarán la final del Mundial de Rusia el próximo domingo en el estadio Luzhniki de Moscú.
Para los Bleus supone la tercera mundialista en los últimos 20 años y para una parte de los actuales jugadores es la segunda consecutiva tras la perdida (1-0 frente a Portugal en la prórroga) en la Eurocopa que se disputó en Francia-2016.
“No hemos llegado tan lejos para rendirnos. Conozco el gusto de la derrota en una final y no es bueno, es muy amargo... No vamos a afrontarla como la de la Eurocopa, queremos acabar bien, con una sonrisa”, explicó el centrocampista del Manchester United.
En 2016, “cuando ganamos a Alemania (2-0 en semifinales), pensábamos que era la final”. “Contra los portugueses, con su trayectoria, nos dijimos que habíamos jugado antes de jugar, fue nuestro error”, admitió.
“Ahora no es lo mismo, todos somos conscientes. No cometeremos el mismo error”, añadió.
De Croacia, rival en la final, Pogba destacó que “son muy fuertes mentalmente”. “Han jugado 90 minutos más (tres prórrogas consecutivas), pero no sé si es una desventaja para ellos; querrán demostrar que quieren ganarnos pese a haber jugado más”.
Preguntado por las ganas de revancha por la semifinal perdida en 1998, Pogba dijo: “Seguro, no tienen una estrella y la quieren. Han hecho un gran camino y quieren la victoria. Como nosotros. yo no tengo la estrella, la llevo en la camiseta, pero yo no la gané y tengo ganas de conseguirla, como todos los jugadores”.
Pogba aseguró también que los jugadores no piensan en un supuesto favoritismo de los Bleus.
“Los croatas no se rindieron contra Inglaterra. Perdían 1-0 y remontaron (...) Nosotros vamos a seguir como hasta ahora, como desde el inicio del torneo...el equipo que tiene dudas, el equipo que no juega junto... recordamos todos esos mensajes que se dijeron antes del Mundial. Serán nuestra fuerza en la final”, dijo.
El centrocampista admitió que “defender no es mi punto fuerte”, pero que es “un placer” hacerlo en un equipo francés que “defiende realmente muy bien”.

“Somos un milagro”

Sereno y con su semblante muy satisfecho, el seleccionador de Croacia, Zlatko Dalic, exaltó la gesta del equipo revelación de Rusia 2018, que tras un recorrido épico e inesperado consiguió llevar a esta nación de poco más de cuatro millones de habitantes a su primera final de un Mundial.
“Nos hemos hecho un hueco en los libros de historia como el país más pequeño, junto con Uruguay, en acceder a una final, y si tenés en cuenta la infraestructura que tenemos, somos un milagro”, afirmó orgulloso este entrenador del que hasta hace menos de un año apenas se conocía su trayectoria en Asia.
“Dentro de tres meses jugamos contra Inglaterra en la Liga de las Naciones, pero no tenemos un estadio adecuado para un partido así. Sin embargo, tenemos estos jugadores que nos han traído tanta alegría”, resaltó Dalic desde la sala de prensa del estadio Luzhniki de Moscú, escenario de la final del Mundial el domingo contra Francia.
Apoyada en una brillante generación de futbolistas liderada por el genial Luka Modric, Croacia se convirtió en la gran sorpresa de este Mundial que no admitió en semifinales a ninguno de los campeones del siglo XXI.
El sufrido camino de los balcánicos -que han llegado a los pies del trofeo después de tres prolongaciones y dos tandas de penales- les ha permitido superar la que hasta ahora era su mayor gesta histórica: el tercer puesto conquistado hace 20 años, en Francia 1998, por el mítico equipo de Suker, Boban o Prosinecki.
“Esta es una oportunidad que solo pasa una vez en la vida. Ha sido difícil llegar hasta aquí, pero estoy seguro que vamos a encontrar las fuerzas. No pueden haber excusas”, aseguró el técnico sobre la sobrecarga de minutos de lo suyos respecto a los jóvenes franceses, que llegan volando con el veloz Mbappé o Griezmann. 

La promesa que realizaron los jugadores de Croacia si ganan el Mundial de Rusia

Luego de que Croacia venciera a Inglaterra 2 a 1 en las semifinales del Mundial, Luka Modric, referente y estrella del equipo, habló con la prensa y se mostró feliz por lo logrado. Más allá de su algarabía por el triunfo y de las críticas a sus rivales, también reveló una promesa. El mediocampista del Real Madrid, que por su actuación en Rusia podría ser elegido como el mejor jugador de la temporada, contó que él y sus compañeros ya planearon qué hacer si el domingo superan a Francia y se coronan como los mejores del planeta. “Esta vez me teñiré el pelo. Yo y todo el equipo. Estamos felices por nuestra gente”. Esta no será la primera vez que algún futbolista croata innove de semejante manera su look. En la Eurocopa de Franca 2016, en el partido entre por los octavos de final ante Portugal, Ivan Persic, autor el miércoles de uno de los goles ante Inglaterra, también se tiñó el cabello.


Macron destacó “el entusiasmo” de los franceses por los Bleus en el Mundial

El presidente francés Emmanuel Macron destacó ayer que la selección de Francia es apoyada “por todo un país”, con “mucho entusiasmo”, antes de la final del Mundial 2018. El jefe de Estado francés rechazó hacer “cualquier tipo de pronóstico” sobre el resultado de ese partido, ya que se confesó “supersticioso”. “Habrá todo un país apoyando, con mucha fuerza, entusiasmo y sin duda un poco de nervios. Con la voluntad de ganar la segunda estrella” de campeón mundial, después del título de 1998, añadió Macron al término de la cumbre de la Otan en Bruselas.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina