Una patente, el principio del fin para el quinto sospechoso del caso Ivess

Jueves 14 de junio de 2018
Finalmente, ayer por la mañana Carlos G. (37), el quinto detenido por el atraco a Ivess cometido el último viernes, llegó a Posadas y ya está a disposición de la Justicia.
El sujeto, que fue aprehendido el lunes a la noche tras un procedimiento conjunto en la localidad correntina de Santo Tomé, fue trasladado hasta Posadas por una comisión de la Dirección Homicidios de la Policía de Misiones.
Pero eso no fue todo, ya que otra parte de la comisión también se encargó de trasladar hasta la tierra colorada el automóvil Renault Logan que fue hallado en poder del implicado y que presuntamente habría sido utilizado para cometer el atraco que se apoderó de la atención de todo Misiones el último fin de semana.
De esta forma, tanto el detenido como el vehículo en cuestión quedaron a disposición del Juzgado de Instrucción Tres, a cargo del magistrado Fernando Verón, quien recientemente dictaminó el secreto de sumario en la causa que tiene a otros cuatro involucrados tras las rejas. 

Investigación
Tal como publicó este matutino en ediciones anteriores, Carlos G. (37) fue aprehendido el lunes, cerca de las 21, mientras salía de una vivienda en la cual estaba residiendo en Santo Tomé, su ciudad natal, donde también tenía el vehículo con el cual presuntamente estaba trabajando como remisero.
Su captura fue consecuencia de una paciente y exhaustiva pesquisa llevada adelante en forma conjunta entre los propios investigadores de la Dirección Homicidios y el personal de la División Cibercrimen y de la Comisaría Tercera, seccional que instruye las actuaciones del caso por cuestiones de jurisdicción.
En esta línea, según indicaron fuentes consultadas por El Territorio, la localización y captura del -al menos hasta ahora- último involucrado, tuvo como punta del ovillo una patente hallada ese mismo viernes del hecho en el barrio Independencia de Posadas.
Las fuentes explicaron que ese día, escasos minutos antes de la captura del resto de la banda en cercanías a la Terminal de Ómnibus, efectivos de la Policía habían dado con una patente y una serie de prendas que habían sido descartadas en un baldío del mencionado barrio, ubicado prácticamente en la misma zona.
Y, justamente, esa patente terminó siendo clave, ya que los uniformados comenzaron a husmear sobre este punto y así constataron que estaba radicada en la provincia de Santa Cruz, en la Patagonia argentina.
A partir de estos datos llegaron hasta el titular del vehículo y al querer avanzar sobre él recibieron información de que ya no se encontraba en el Sur del país. Santo Tomé, su ciudad de origen, apareció al instante.
Las fuentes del caso aseguraron que Carlos G, durante muchos años se desempeñó como panadero, aunque en esta última etapa habría incursionado como trabajador del volante informal, ya que no estaba registrado de forma oficial como tal.
Cuando se supo que finalmente había vuelto a Santo Tomé, los investigadores misioneros trabajaron en forma conjunta con sus pares correntinos, la captura del quinto involucrado en el atraco era cuestión de horas y así fue. Su final había llegado el lunes a la noche.
Ahora, el sujeto permanecerá privado de su libertad a la espera de nuevas decisiones de la Justicia respecto a su situación.
En tanto, los otros cuatro involucrados arrestados en el marco de la causa fueron llevados el martes ante la Justicia y tres de ellos eligieron callar, mientras que un restante se desligó del caso. 

Por Jorge Posdeley
fojacero@elterritorio.com.ar
 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina