Una charla futbolera

Viernes 13 de julio de 2018
Diego Vain

Por Diego Vain Enviado especial a Rusia


La clasificación de Croacia a la final de Rusia 2018 acaparó gran parte de la atención del mundo del fútbol el día después de la histórica victoria ante Inglaterra. Pero el conjunto que capitanea Luka Modric abrió dos grandes debates en Moscú: el cómo se juega y por qué Europa domina, hace años, la escena del fútbol.
“Lo de Croacia no me sorprende. Tiene a casi todos sus jugadores en grandes ligas y eso los ayudó a crecer. Se complementan muy bien y tienen una gran mentalidad. Es para destacar eso en un equipo”, comenzó Marco Van Basten.
El gran goleador holandés explicó que para que un equipo llegue lejos en una Copa del Mundo tiene que tener varias cosas, pero destacó que los pilares fundamentales son “la técnica, la táctica, el físico y la mentalidad”. “Los dos equipos que están en la final lo tienen. Cada uno a su manera, pero lo tienen”, aseguró el campeón de la Eurocopa 1988 con la Naranja.
En consonancia con lo que expresó el holandés, Carlos Parreira, campeón del mundo con Brasil en 1994, agregó que “durante ese mes tenés que conjugar varias cosas”. “Todos tienen que estar bien mentalizados y rendir a su máximo nivel para poder llegar lejos”, remarcó.
Tanto Van Basten como Parreira y Bora Milutinovic coincidieron, aunque no lo aseveraron, que disfrutan más del juego que propone Croacia que de la efectividad de Francia. “Tienen dos estilos diferentes. Francia es muy efectiva y rápida y a Croacia le gusta más tener la pelota, así que imagino que será un gran partido el del domingo”, analizó Milutinovic. de origen serbio pero que dirigió en Mundiales a México (86), Costa Rica (90), Estados Unidos (94), Nigeria (98) y China (2002).
“Hay que ver cuánto se anima a arriesgar Croacia y cuánto espacio le da Francia. Seguramente los croatas van a tener la pelota, el tema es que si se equivocan los franceses son muy rápidos para contragolpear”, avisó Milutinovic.

Supremacía europea
Por cuarto Mundial consecutivo el campeón será del Viejo Continente. Además, de las últimas cuatro copas del mundo apenas tres de los 16 semifinalistas fueron sudamericanos. Uruguay en 2010 y Argentina y Brasil en 2014, el resto todos europeos, lo que marca la gran diferencia desde hace años.
“Creo que esa ventaja de los europeos sobre los americanos tiene que ver con el trabajo a largo plazo. En muchos países hay escuelas de formación, pero no sólo de jugadores sino también de técnicos y eso hace la diferencia en torneos como este”, expresó Van Basten.
“Los europeos vienen trabajando hace muchos años sobre la técnica. Ahora ya no hay tanta diferencia y en la cancha se nota que sus equipos tiene más trabajo que los sudamericanos. Además tienen la ventaja de que muchos juegan juntos en sus equipos”, mencionó Parreira.
Por su parte, Milutinovic agregó que en este Mundial “se acortó la brecha entre las potencias y los equipos ascendentes”. “Yo tuve la suerte de trabajar en muchos países y veo que hoy la diferencia dentro de la cancha no es tan grande. Equipos como Islandia, Suecia y Dinamarca lograron complicar a las potencias”.
El serbio, que tiene junto a Parreira el récord de haber dirigido a cinco selecciones diferentes en mundiales distintos, se lamentó porque “el fútbol asiático (en el que dirigió un largo tiempo) no tuvo buenos resultados”. “Tienen que seguir trabajando en las inferiores, sino nunca van a llegar lejos”, aseguró el ex entrenador.
Sobre el final de la charla, los tres coincidieron en que la implementación del VAR le dio un “marco de transparencia” al deporte. “Muchas faltas que no eran o que sí eran se pudieron corregir. Creo que es un avance para el fútbol”, confesó Parreira y aprovechó para dejar su deseo para el domingo: “Ojalá tengamos un nuevo equipo en el club de los campeones”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina