Trump negó haber criticado a May pero ella lo reprendió

Sábado 14 de julio de 2018
 Frente a ella y frente a la prensa, el presidente de Estados Unidos Donald Trump negó ayer haber criticado a la primera ministra británica Theresa May y sostuvo que la relación entre ambas naciones ocupa “el nivel más alto de lo especial”, poco después de haber atacado a la mandataria con una andanada furibunda en una entrevista a un diario local.  
La visita de Trump al Reino Unido, más que por la pompa, se  caracterizó por las protestas y una entrevista de Trump al diario The Sun, en la que criticó a su anfitriona May, culpó al alcalde de Londres por los ataques terroristas en la ciudad y sostuvo que Europa está “perdiendo su cultura” debido a la inmigración.
“No critiqué a la primera ministra. Siento mucho respeto por ella”, dijo Trump tras reconocer que ofreció disculpas por algunas declaraciones. Pero culpó a su chivo expiatorio preferido, la “prensa falsa”, por no haber publicado los elogios que dijo que le hizo a May en una entrevista publicada el jueves, antes de que la primera ministra le brindara a Trump una cena de bienvenida en un palacio campestre. El Presidente exhortó a los periodistas a escuchar toda la entrevista grabada para tener el panorama completo. May elogió la fortaleza de los vínculos, pero en una reprimenda a su invitado dijo que “todos tenemos la responsabilidad de asegurar que perdure la unidad transatlántica”. En cuanto a su relación con Trump, dijo: “somos amigos”.Trump fue recibido con protestas masivas en todo el país (Ver: Manifestaciones opositoras). 
Trump también visitó ayer a  la reina Isabel. 

Manifestaciones opositoras

Un globo gigante con una versión caricaturizada de Donald Trump como un bebé llorón voló sobre decenas de miles de personas en Londres, que marcharon ayer en protesta por la visita del mandatario al Reino Unido. El globo de un niño en pañales, con un mechón de pelo y un teléfono celular para tuitear, presidió las protestas contra las posiciones de Trump sobre inmigración, raza y el cambio climático, entre otros temas. “Presentar a Trump como un bebé es la mejor manera de atacar su ego frágil y nuestra motivación principal es ridiculizarlo”, dijo Matthew Bonner, uno de los organizadores. “La indignación moral que provocan su conducta y políticas no parece afectarlo. No se puede razonar con él, pero se puede ridiculizarlo”, agregó. La cólera generada por la visita ya ha tenido consecuencias. Una semana después de la jura de Trump, la primera ministra Theresa May lo invitó a una visita de Estado, una ceremonia que suele incluir carruajes deslumbrantes y una cena presidida por la reina. Al final eso se convirtió en una “visita de trabajo” de dos días, con mucha menos pompa entre temores por la seguridad y las grandes manifestaciones en Londres.


Los demócratas alientan abolir la dependencia sobre inmigrantes

 Los demócratas revelaron una propuesta de ley con la que buscan abolir el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos  (ICE por sus siglas en inglés), con la vista puesta en sumar votantes para las próximas elecciones legislativas.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, se burló de la propuesta presentada, al afirmar que ésta lo hace “sentirse muy bien” con relación a los comicios de noviembre. Los líderes del Partido Republicano se movilizaron para someterla a votación, con la esperanza de avergonzar y dividir a los demócratas. Los puntos de vista discordantes sobre el posible impacto de la propuesta son el ejemplo más reciente de la importancia del tema de la inmigración para las próximas elecciones de medio mandato presidencial, en las que los demócratas esperan quitarles el control a los republicanos de la Cámara de Representantes y probablemente del Senado. No parece que la inquietud pública sobre el tema vaya a disminuir pronto, en un contexto en el que el gobierno de Donald Trump pasa apuros para reunificar a más de 2.000 niños migrantes que fueron separados de sus padres al ser sorprendidos mientras cruzaban la frontera de Estados Unidos con México sin autorización. “Es la posición más loca que he visto y  están tropezándose entre ellos para hacerse demasiado a la izquierda”, dijo Ryan.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina