Revés para el prefecturiano acusado de ser cabecilla narco

Sábado 14 de julio de 2018 | 05:00hs.
Un prefecturiano correntino que lleva alrededor de dos años detenido con prisión preventiva, por su presunta vinculación con una organización narcocriminal dedicada a la adquisición, acopio y transporte de marihuana, sufrió un nuevo revés en su intento de lograr la excarcelación. 

Se llama Jorge Eduardo Sotelo, aunque es conocido como Negro. Está privado de su libertad desde que una investigación federal lo relacionó a una carga de 100 kilos de ese estupefaciente, detectado en compartimientos ocultos de un camión que se dirigía desde Misiones hasta, presuntamente, Buenos Aires. 

Está imputado como autor del delito de organización y financiación de actividades de narcotráfico, que lo mantiene privado de su libertad y si bien intentó varias veces obtener el beneficio, su deseo libertario siempre quedó trunco por la posible condena de entre 8 y 20 años de prisión que le cabría en caso de ser declarado culpable en un debate oral.  

En esta oportunidad fue su abogado defensor, Hugo Zapana, quien solicitó ante el Tribunal Federal de Posadas la excarcelación extraordinaria, argumentando la conducta de su cliente que, asegura, es intachable. En ese contexto el abogado refirió que su pupilo carece de antecedentes de tipo penal, que tiene una foja de servicios intachable en muchos años de servicio y que aún pertenece a la Prefectura Naval Argentina; que tiene familia, arraigo y percibe mensualmente sus haberes como funcionario del Estado Nacional. 

Supone entonces que se da por acreditada la inexistencia de riesgo procesal de fuga o entorpecimiento de la investigación, pudiendo, en caso de ser necesario, hasta ordenarse distintas medidas judiciales para que Sotelo siga sujeto al proceso, como por ejemplo, prohibir su salida del país.

En su análisis, los magistrados Manuel Alberto Jesús Moreira y Víctor Alonso, fallaron en consonancia con el fiscal, considerando que dada su condición de funcionario público y cumpliendo funciones en la Prefectura Naval Argentina con asiento en Puerto Maní, en libertad puede amedrentar a quienes han sido compañeros de labor en la delegación donde prestaba servicios, quienes han prestado declaración judicial en la causa y han sido ofrecidos como testigos en el futuro juicio. 

Más allá de eso, tuvieron en cuenta para negarle el beneficio que la causa se encuentra en la etapa previa a la audiencia de debate oral (falta definir la fecha)y por último, que siendo ésta una provincia de frontera donde escasos minutos alcanzan para trasponer la frontera, no sería difícil que Sotelo intentara eludir el accionar de la justicia. Por ende, seguirá detenido.

Escuchas clave
La causa que tiene al prefecturiano privado de su libertad se inició en 2014. La Unidad de Operaciones Especiales de Gendarmería Nacional (GN) investigó a una banda internacional dedicada al tráfico de estupefacientes y en ese contexto de detenciones e incautaciones, apareció por primera vez su identidad por lo que sus movimientos comenzaron a ser seguidos.

Fueron intervenidas varias líneas telefónicas, siendo su número supuestamente identificado en aparatos de los acusados con el apodo de Negro. La pesquisa -según el expediente- determinó que se trataba del uniformado por lo que no tardaron en apuntar el foco hacia su persona. 

Surge de eso que junto a por lo menos cinco sospechosos Sotelo habrían coordinado la compra de marihuana en Paraguay con el objetivo de introducirlo al mercado argentino por medio del transporte en un camión de carga de una empresa obereña. 

En esas comunicaciones, consideradas clave, habría quedado expuesta su intervención dialogando en un primer momento con presuntos narcos de la zona Centro, que le pidieron una camioneta y en otra se interpreta que le exigen que interceda ante sus colegas, que habían detenido a uno de los traficantes con rol dentro de la estructura criminal.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina