Productores molestos por posible prohibición del glifosato

Miércoles 13 de junio de 2018 | 05:30hs.
Con el fin de analizar los alcances del proyecto de ley para prohibir del uso del glifosato y otros agrotóxicos en la provincia de Misiones, ayer se llevó a cabo un reunión entre el ministro del Agro y la Producción, José Luís Garay, el presidente de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, referentes de los sectores productivos del té, la yerba, el tabaco y los cítricos y de los colegios de ingenieros agrónomos e ingenieros forestales. 

La cita se desarrolló desde las 9 en la sede del ministerio, ubicada en sobre calle Colón 1628, de Posadas. En ese marco, el titular de la cartera agraria destacó a El Territorio que el encuentro fue solicitado por parte de la CEM a pedido de sus socios, luego de que se enteraran a través de los medios de comunicación de la existencia de tres proyectos legislativo sobre el tema, uno de ellos impulsado por la ministra de Agricultura Familiar, Marta Ferreira.

La iniciativa que pretende convertirse en ley tiene como fin prohibir el uso y comercialización del glifosato en todo el territorio de la provincia, y de todos los agrotóxicos prohibidos a nivel nacional e internacional. Además, busca iniciar una campaña masiva de concientización sobre los efectos nocivos a la salud y el ambiente, al mismo tiempo que promueve la aplicación de la ley de fomento a la producción agroecológica (VIII-68), y la derogación de la ley XVI-31 del año 1992, conocida como ley de agrotóxicos.

Al respecto, Garay precisó: “Lo que hicimos fue escuchar todas las inquietudes y planteos y tratar de buscar la mayor cantidad de técnicos. Participó la gente del Inta, de las distintas asociaciones, ya sea tabacaleras, citrícolas, tealeras y yerbateras, tratando de ver los fundamentos técnicos que tiene la ley y tratando de atender los argumentos que tiene el sector productivo frente a esta norma”.

En esa misma línea, el ministro se refirió a las investigaciones en torno a los perjuicios a la salud derivados del uso de agroquímicos y señaló la importancia de capacitar a los productores en la correcta utilización y manipulación de los herbicidas. 

“Fue una reunión muy productiva por la cantidad de sectores que participaron, y creo que se puede llevar una propuesta alternativa que aporte elementos que hagan al mejor uso de los herbicidas clásicos. En el caso del glifosato es el que se nombra, pero hay muchos herbicidas que provocan inconvenientes en la salud humana. Y por sobre todas las cosas, hablamos de fomentar su buen uso, porque es lo mismo que un medicamento. Bien usado, hace bien y cuando se usa con irresponsabilidad provoca consecuencias graves en la salud humana”.

Al respecto, puntualizó: “Hay que fortalecer las acciones de capacitación. Desde el Estado tenemos que hacer nuestra parte, pero también estas organizaciones que agrupan a productores se han comprometido a hacer una participación más activa, mucho más fuerte en este sentido”.

Finalmente, el titular de la cartera provincial resaltó la importancia de que todas las voces puedan manifestar sus posturas.“Lo más importante de todo es que este proyecto de ley alimentó el debate. La capacidad de debatir es lo que nos va a permitir, tanto a los productivos como a los sectores que pretenden el cuidado del medioambiente y por sobre todas las cosas de la salud humana, consensuar en la mejor alternativa para determinar las condiciones de uso y, eventualmente, las limitaciones en cuanto a su producción, comercialización, expendio y uso”.

La otra cara de la moneda
Por su parte, el titular de la CEM destacó que, en caso de aprobarse la norma sin modificaciones, perjudicaría la rentabilidad del sector agrario. En ese contexto, Haene reveló que la semana pasada desde la entidad que tutela elevaron un pedido al diputado provincial Martín Sereno (Pays), que preside la comisión de Recursos Naturales y Medioambiente, para participar del debate.

“Entendemos que el uso que se le da al glifosato es un uso responsable y además esto viene en consonancia con lo que se ha prorrogado el año pasado en la Unión Europea, que le dieron cinco años más al glifosato. Se ha planteado la posibilidad de hacer un lugar especial para acomodar los bidones, porque se está cuidando no solamente la utilización sino también el medioambiente y que los bidones utilizados no anden desperdigados para otros usos que no sean el del fin específico. Para los sectores involucrados, no es algo que pueda ser desterrado de la noche a la mañana. Lo que necesitamos es una mayor interacción entre el sector público y privado".

Asimismo, Fernando Acosta, representante de la Cámara de Elaboradores de Té Argentino, aseveró: “Estamos muy preocupados porque entendemos que es una herramienta de trabajo para el productor, razón por la cual la prohibición que se pretende sancionar realmente causaría un grave daño. Tenemos que pensar en que otras alternativas tenemos, si las hay; y si no las hay debemos buscar una salida razonable. No se puede tomar esta medida de un día para el otro. Hoy en día, la mano de obra es muy cara y prácticamente no es una opción por el costo”. 

Por Marina Barreyro
interior@elterritorio.com.ar

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina