Lunes 29 de mayo de 2017

Municipios exigen que se actualice la coparticipación para encarar obras

Martes 2 de febrero de 2010

La coparticipación de los fondos provinciales constituyen, en promedio, la mitad de los presupuestos municipales. Hablar sobre ello con autoridades comunales misioneras es aproximarse a la resignación del cansancio por intentos frustrados que durante años, gestiones, mandatos, plantearon que los índices porcentuales están desactualizados. A esta altura, ya se conforman con que ese déficit se complemente con obras financiadas por la Provincia y la Nación.
El modelo sostenido se basa en la Ley 2335 de 1988 y distribuye entre los municipios, el 12 por ciento de la recaudación de impuestos coparticipables de la Provincia; entre ellos, Ingresos Brutos, Automotor e Impuestos Nacionales.
Cuando se sancionó esa norma en Misiones había cerca de 750 mil habitantes. Las proyecciones del Indec indican que en los últimos veinte años la población de Misiones creció un 50 por ciento. Mientras, los índices de la coparticipación se mantuvieron estables.
El Territorio consultó la realidad presupuestaria de seis localidades de la provincia, tratando de abarcar municipios como El Soberbio, que maneja alrededor de cinco millones al año, y Oberá, que es el segundo en importancia y proyectó utilizar 39 millones en 2010.
En esa recorrida, quedó claro que Dos de Mayo, Garupá y Alem comparten con los tres municipios mencionados, un punto de partida similar: recaudan apenas cerca del 40 por ciento de lo que gastan.
Este sistema permite que el Gobierno provincial complemente el desfasaje financiando obras públicas a partir de llamados a licitación y adjudicaciones a municipios que considera prioritarios. “Esta estructura centralizada favorece las maniobras ‘amiguistas’ y ‘clientelistas’ que potencian las estructuras políticas gobernantes”, sostiene Elba Auzmendi, intendenta de Montecarlo.
En esta localidad, se aprobó un Presupuesto de 11,5 millones de pesos para atender 32 mil habitantes. De ese monto, el 60 por ciento proviene de fondos de la Nación y la Provincia en concepto de obras y coparticipación y el 40 por ciento restante se recauda a través de tasas municipales.
Con porcentajes similares se manejan los municipios de Dos de Mayo, que presupuestó seis millones; Garupá, que gastará 12 teniendo alrededor de sesenta mil habitantes y Alem, cuyo Concejo Deliberante aprobaría el 15 de febrero un Presupuesto anual de 20 millones de pesos. Es necesario relacionar los presupuestos con la cantidad de habitantes del municipio para graficar la desproporción de la distribución de fondos: mientras Garupá y El Soberbio recibirán de la Provincia poco más de ocho pesos mensuales por habitante, Oberá recibirá 20.

 

Apenas lo mínimo
“Sólo nos permitimos atender los servicios mínimos. No podemos ni siquiera reparar las tres plazas que tenemos en cuarenta y nueve barrios porque no nos da el dinero. La provincia debe a Garupá medio millón de pesos mensuales en coparticipación. Es una historia vieja en la que siempre se tira la pelota para arriba”, expuso Raúl “Tito” Ripoll, intendente de Garupá por el Frente Renovador. "Garupá creció más de la cuenta y superó el promedio de crecimiento, ya es el cuarto municipio en la provincia por cantidad de habitantes. Los barrios de Iprodha por lo menos vienen con empedrado y cordón cuneta, pero Garupá también absorbe gente del interior que viene a buscar trabajo a Posadas y viene sin dinero. Hay más de cinco mil familias que viven sin títulos y que no aportan, pero los servicios hay que prestarlos igual”, agregó.
Auzmendi, en tanto, consideró que “los servicios son las áreas más sensibles, que un municipio no puede desatender. La distribución de los recursos en la provincia nos deja muy mal parados porque con estos presupuestos no podemos más que mantener los servicios básicos, nada de proyectar obras que necesitamos; por ejemplo, no podemos ni soñar con repavimentar los accesos de Montecarlo”.
En San Ignacio, la situación municipal es similar. “Para que podamos encarar obras con presupuesto propio, es indispensable que se revean los índices coparticipables. Mientras, dependeremos de presupuestos de la Provincia y la Nación” estimó el intendente Arturo Vandendorp, quien explicó que, de un Presupuesto de siete millones de pesos, cerca de la mitad se destina al pago de personal de la Municipalidad.
“Eso lleva inclusive a que, aún siendo un municipio de primera categoría, no podamos convocar a elecciones de convencionales constituyentes para redactar nuestra Carta Orgánica porque no nos dá el presupuesto”, añadió.
“En Oberá, la mitad de los 39 millones presupuestados para este año proviene de la recaudación, lo demás se complementa con fondos provinciales y nacionales. Es prioritario que se discutan conceptos de la coparticipación, donde se contemplen nuevos índices porque con las cifras en rojo, el problema le estalla en la cara a los intendentes”, estimó Ewaldo Rindfleisch, jefe comunal de la Capital del Monte.
El presidente del Concejo Deliberante de Leandro N. Alem -a cargo de la intendencia- Eduardo Ruzak, explicó que a pesar de que el municipio está “saneado” por el manejo austero del dinero público, “constantemente exigimos obras para compensar esos fondos. Así, complementamos con recursos de la Nación y la Provincia”. El secretario de Hacienda municipal, Marcelo Ruzak, agregó que permanentemente se vinculan obras con el Iprodha para cubrir trabajos de empedrado y viviendas rurales, “pero aún hay que trabajar en dos sentidos: ser más eficientes en la gestión de los recursos y abrir el debate necesario sobre los índices coparticipables”.
En El Soberbio los cinco millones de Presupuesto provienen mayoritariamente de la coparticipación “porque la recaudación es baja. Hay muchas tierras concentradas y contribuyentes deudores grandes”, expresó el intendente Alberto Krysvzuk. “Se nota más que la coparticipación falta actualizar porque debemos atender treinta mil habitantes, veinte de los cuales están en zonas rurales, donde cuesta mucho llegar con los servicios”.
Para Luis Franke, concejal renovador a cargo de la intendencia de Dos de Mayo, la actualización de los índices coparticipables “es un tema pendiente que estamos trabajando hace varios años aunque no coordinemos el reclamo con otras intendencias. A pesar de que los fondos coparticipados llegaron en tiempo y forma, no fueron suficientes. Con ellos apenas se cubren los gastos de la Municipalidad”.

 

 

Comenzaron las sesiones en Iguazú

El Concejo Deliberante de Puerto Iguazú inició anoche su periodo de sesiones con el balance de gestión 2009 del intendente Claudio Filippa.
El jueves, en tanto, arrancarán las ordinarias con el tratamiento del proyecto de derogación de las ordenanzas 48/09 y 49/09, que autorizaron la venta del predio frente al Hito Tres Fronteras y la tercerización del cobro de la Tasa de Abasto. De los cinco ediles que habían aprobado dichas normativas, sólo siguen este año Jorge Jara y Adán Nolasco.
El proyecto había sido presentado por el concejal Salvador Morel, quien señaló que “los dos concejales que quedaron tienen la oportunidad de revindicarse ante la sociedad, derogándolas”.
Este jueves también tomará estado parlamentario la renuncia del recién asumido pro secretario legislativo debido a los inconvenientes para cobrar los sueldos.
Mientras, el tratamiento del Presupuesto para el año en curso se retomará el 18 de febrero, cuando se retome la sesión interrumpida el año pasado.

Fuente:www.TerritorioDigital.com

 
Guía de compras y servicios