Lunes 27 de marzo de 2017

Recomiendan aumentar la ingesta de lácteos

Lunes 31 de diciembre de 2012 | 15:59hs.

Para estar bien | Recomiendan por día tres porciones de leche en niños y dos en adultos | Foto: Archivo

Los profesionales del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI) presentaron los resultados de un relevamiento denominado "Patrones de Consumo de Lácteos en la Población Argentina", realizado en diversas ciudades del país -entre ellas Capital Federal, Gran Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero y Tucumán- y del cual participaron 1.137 personas.

De acuerdo con esta investigación, 2 de cada 3 argentinos adultos no consumen las porciones de calcio diarias recomendadas, razón por la cual los profesionales del mencionado centro instan a incrementar las porciones.

¿Cómo? fundamentalmente reforzando el desayuno y la merienda mediante la ingesta de leche, yogurt y quesos, que son los 3 lácteos con mayor contenido de calcio.

La importancia de contar con un estudio de estas características es grande porque nuestras Guías Alimentarias recomiendan consumir diariamente 2 porciones de lácteos (entre leche, yogur y quesos) para los adultos y 3 porciones para niños, adolescentes, mujeres embarazadas y en período de lactancia, y esta indicación no llega a cumplirse.

 

El yogurt es una buena opción

"Incrementar el consumo de lácteos ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas, favorece el crecimiento y desarrollo, contribuye al manejo de la hipertensión y baja la posibilidad de que se desarrollen problemas durante el embarazo. Si pensamos que un recién nacido tiene 25 gramos de calcio en su cuerpo, y que una mujer adulta posee 1 kg nos daremos cuenta que la diferencia es grande, y que para llegar a cubrirla es necesario hacer mucho, fundamentalmente porque con calcio o sin él los huesos crecen igual, entonces si no se consume la cantidad adecuada de este mineral, al cabo de los años tendremos huesos crecidos pero débiles", expuso el doctor Esteban Carmuega, director del CESNI durante la presentación de los resultados del estudio.

El especialista, en concordancia con la doctora Alicia Rovirosa, nutricionista dietista y bioquímica e investigadora del CESNI, también presente durante la presentación de los resultados, consignó que "si bien existen otras fuentes de calcio como ciertas verduras, semillas, frutos secos o bien pescados, la absorción en ellos -es decir la capacidad que tiene el organismo de 'tomar' el calcio- es menor que la que se obtiene con los lácteos".

En cuanto a los grupos que más deben reforzarse, el doctor Carmuega hizo foco en los niños en edad escolar, los adolescentes, las mujeres embarazadas y aquellas que se encuentren lactando, aunque es recomendable aumentar el consumo en todas las etapas de la vida.

“De acuerdo a la hoja de balance de alimentos de la Food and Agriculture Organization (FAO), entidad dependiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sabemos que actualmente la disponibilidad de calcio por habitante es de 634 mg por día. De ellos 410 mg provienen de lácteos, y el resto de otros alimentos. Sin embargo, la ingesta recomendada diaria está en el orden de los 1300 mg -o 1000 mg cuando se trata de un adulto que ya no está en crecimiento-, con lo cual hay una diferencia notable que no se está cubriendo", remarcó la doctora Rovirosa.

"La paradoja es que de acuerdo a la capacidad de producción de lácteos en Argentina, que es elástica a la demanda, como país productor y exportador de este tipo de alimentos podríamos hacerle frente a un aumento del consumo sin inconvenientes, lo que redundaría en un beneficio para la salud general de la población, y esto es exactamente lo que debemos promover", completó Rovirosa.

 

Conclusiones del estudio

Los resultados de la mencionada investigación demostraron que 2 de cada 3 adultos no cumplen con la recomendación de 2 porciones diarias de lácteos (65 por ciento del grupo entre 19 y 30 años y 69 por ciento del grupo entre 31 y 65 años).

La investigación -elaborada en base a un "diario" en el cual cada participante debía anotar todo lo que comía- también dejó al descubierto que en los adolescentes, 9 de cada 10 (87 por ciento) no alcanzan la recomendación de 3 porciones por día, al igual que el 72 por ciento de los escolares (5 a 12 años).

El descenso más marcado del hábito de consumo lácteo se observa entre la infancia y la adolescencia, precisamente el momento en el que las necesidades son mayores para satisfacer la demanda de calcio, por el hueso en crecimiento.

En cuanto a las características generales de la muestra, María Elisa Zapata, licenciada en Nutrición e investigadora del CESNI, quien estuvo a cargo del relevamiento, enfatizó: "Tal como se vio en los resultados obtenidos, el bajo consumo de lácteos no presenta diferencias significativas por género, nivel socioeconómico o región".

Por su parte, en relación con la importancia del calcio en la alimentación diaria, la licenciada comentó que "existe amplia evidencia científica de los beneficios del consumo de lácteos durante la juventud y adultez, que por ser ricos en calcio, contribuyen en la prevención de la fragilidad ósea".

"El calcio es el único nutriente cuya deficiencia principal se manifiesta en la pérdida de sus reservas, que se encuentran en los huesos. Al disminuir el contenido de calcio en los huesos, éstos se tornan más frágiles y -especialmente en la tercera edad- con mayor riesgo de fracturas. Esa particularidad hace que el objetivo sea acumular la mayor cantidad de reserva ósea en el período de mayor crecimiento longitudinal. El momento de mayor incorporación de calcio en el organismo empieza en la adolescencia y se mantiene en la vida adulta; etapa que paradójicamente, coincide con el período en el cual se evidencia un descenso abrupto en la ingesta de lácteos".

Para finalizar, cabe recordar que las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan 2 porciones de lácteos para adultos y 3 para niños, adolescentes, embarazadas y madres lactantes; y que una porción equivale a: 200 cc de leche (1 vaso), 200 gr de yogur (1 pote), 50gr de queso fresco/semiduro, 60gr de queso untable o 15 gr de queso de rallar.

Por último, los 3 especialistas instaron a "poner los lácteos en la mesa, pero también a reforzar el ejemplo por parte de los padres".

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

 
Guía de compras y servicios