Niños se comprometieron a cuidar el medio ambiente

Viernes 13 de julio de 2018
En el marco del proyecto ‘Por más Yaguaretés’, que promueve la conservación del felino, se desarrolló un plan de capacitación y concientización realizado por integrantes del área de educación ambiental de la Fundación Vida Silvestre, del que participaron niños de las comunidades ubicadas cerca de los corredores verdes y las reservas naturales del Norte misionero. El objetivo fue que aprendan sobre la selva, los árboles y el medio ambiente que los rodea, y así fomentar su cuidado.
En ese sentido, alumnos de sexto grado de la Escuela 862 de Puerto Iguazú, participaron de cuatro talleres y se capacitaron sobre la fauna y la flora misionera. Esta experiencia les permitió armar una carpeta de investigación que fue evaluada por los capacitadores. Aquellos que sobresalieron, obtuvieron un kit de observación de aves y una cantimplora para hidratarse en las salidas de investigación. Participaron además diferentes actores como los investigadores del IBS (Instituto de Biología Subtropical) y guardaparques nacionales, quienes les explicaron a los niños de qué se trata el trabajo que realizan, por ejemplo la lucha contra la caza furtiva en el caso de los guardaparques.
A lo largo de los talleres los niños realizaron diferentes actividades, como contemplar una cámara trampa, huellas de animales y las fotos de los trabajos. En una de las oportunidades fueron trasladados al centro de rehabilitación y recría de animales Güira Oga, a fin de aprender sobre el trabajo que se lleva adelante para reinsertar a la selva a los animales rescatados. También estudiaron a aquellos que no pueden volver a la selva, ya sea por ceguera o por perder algún miembro (aunque sí pueden reproducirse y sus crías pueden ser insertadas en su hábitat natural).
“Los chicos se entusiasmaron mucho con las aves, por eso construimos dos platos para aves en la escuela. Allí los chicos ponen semillas y esperan a que vengan a comer y cada uno registra la especie en su carpeta”, indicó el ingeniero forestal y coordinador de los talleres de educación ambiental, Guillermo Küppers, en diálogo con El Territorio.
Por su parte, la guardaparques Celia González, del destacamento de las 2000 Hectáreas, apoyó el trabajo de la Fundación Vida Silvestre y aportó su granito de arena.
Propuso a los niños un desarme voluntario, en el que cada uno que entregaba su gomera y prometía no matar más pajaritos, recibía una gorra con el eslogan Yo cuido mi selva. “Yo nunca pude matar ningún pajarito, nunca acerté la piedra con la gomera, pero ahora ya no la uso más. El otro día pude ayudar a un hornero que chocó con la línea de alta tensión y se lastimó, pero ya lo liberamos y se curó”, comentó uno de los niños.
Estas capacitaciones continuarán en otras escuelas ubicadas en cercanías de corredores verdes. “Aún no está decidido si será en Colonia Lanusse o en otro corredor, pero después de las vacaciones trabajaremos con los niños de otra escuela, así se capacitan antes de la promesa de proteger el medio ambiente en séptimo grado”, cerró Guillermo Küppers.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina