#Informededomingo: En Iguazú se reúne la mejor artesanía del Mercosur

Domingo 14 de enero de 2018 | 13:07hs.
Por Esteban Bueseck
sociedad@elterritorio.com.ar

“Acá vengo desde la primera edición y también voy a la feria de artesanías de Colón, Entre Ríos, a la feria navideña que se hace en La Rural (Buenos Aires) y a la Fiesta del Poncho en Catamarca y para mí la que se luce más es esta feria, la del Mercosur. No hay otra como esta, el lugar e Iguazú son mágicos por eso defiendo mucho a esta feria”.

Las palabras del artesano entrerriano Edgardo Ruiz Santino -que una vez al año llega a Puerto Iguazú con su producción de cuchillos- resumen de alguna manera lo que sienten los productores al pisar la Feria de Artesanías del Mercosur, que reúne en la ciudad más turística del país a contingentes de productores misioneros, de otras provincias y países. 

Además, se ven reflejadas las producciones de los pueblos originarios en el evento que se realiza en el mes de octubre y es uno de los más esperados por el público y expositores dado el caudal de ventas que obtienen al ser parte de la muestra.

Para este año, ya se espera la octava edición del encuentro que se constituye como una gran vidriera donde los participantes exponen trabajos de gran nivel en diseño y calidad y deben sortear diversos escalones donde se evalúan estándares de calidad para ser parte de los stands con sus trabajos. En octubre último, fueron cerca de 300 los artesanos que presentaron sus producciones y miles los visitantes que recorrieron el predio del Centro de convenciones y eventos del Iguazú (avenida Tres Fronteras 780).

“Me dijeron que era un antes y un después de la FAM porque acá te empiezan a conocer y te empiezan a hacer grandes compras, sobre todo por la cantidad de hoteles y turismo internacional que hay”, afirma la artesana Judith Jacob en el institucional de la feria. 

Jacob trabaja sus productos en vitrofusión, una técnica que se basa en fundir y superponer uno a más vidrios utilizando un horno a altas temperaturas. Sin perder el colorido de la flora y fauna misionera, sus trabajos reflejan esa impronta de la tierra roja y por ello su stand fue uno de los destacados en 2017.

Pero la feria que se hace en Iguazú es el producto acabado de un trabajo que comenzó en 2005 con el Programa de Puesta en Valor de las Artesanías Misioneras que coloca la mira en elevar el nivel de vida de la población que se dedica a las artesanías y fortalecer al turismo con la identificación de los objetos con el ambiente visitado. 

En 2006 se efectuó un relevamiento de artesanos en toda la provincia -y se sigue realizando-, con el objetivo de conocer la población destinataria del programa, recabando, además de los datos filiatorios, materiales de trabajo, su procedencia, tipo de artesanías, grado de instrucción formal, fuente de ingresos, lugares de trabajo y forma de comercialización. 

En esa oportunidad, se registraron más de 520 artesanos, incluyendo manualistas. En la actualidad, brindan capacitaciones a esos productores pero también se crean núcleos de trabajos en barrios con el objetivo e insertar a la población en el sistema productivo. 

“Trabajamos en un marco de vinculación con el turismo, por eso, entre otras cuestiones se eligió a Iguazú para hacer la feria”, señaló a El Territorio Silvana Giménez, presidenta de la Fundación Artesanías Misioneras, que funciona en  Coronel Álvarez 1705 de Posadas y donde los artesanos pueden acercarse a inscribirse en los diversos programas o recibir capacitación. 

“En la última edición hubo artesanos de Brasil, Paraguay, Bolivia, de casi todas las provincias argentinas y hasta de Vietnam, que por cuarto año consecutivo nos visitan”, detalló Giménez. Es así que esta feria se destaca por la excelencia de su producción, dado que para llegar a ella hay que pasar por un riguroso filtro. 

“La Fundación está compuesta por representantes de la Facultad de Artes de Oberá; se tiene en cuenta que el trabajo sea verdaderamente una artesanía y contenga elementos que remitan a la iconografía de Misiones. No hay nada industrializado”, añadió.

Además, en Posadas funcionan de forma permanente dos locales de venta de los trabajos, uno en calle Coronel Álvarez 1705 y otro el Centro Multicultural La Costanera, el tercero está en avenida Victoria Aguirre 337 de Iguazú. Pero detrás, apunta Giménez, hay una tarea silenciosa de ir a los barrios y focalizar en aquellas personas que no tienen un oficio y capacitarlo para que puedan ingresar en el sistema productivo. 

“Trabajamos con cestería ecológica en el barrio Sol de Misiones y con telares manuales donde confeccionamos mantas que son entregadas a madres a través del Plan Mamá, eso lo hacemos con lanas de pequeños productores ovinos de Fachinal. Son vellones producto de la cría de ganado ovino que antes eran desechados y quemados”.

De esta manera, se generó una red de producción donde se revaloriza el potencial productivo y autogestivo de decenas de personas. El objetivo de todos es estar en la feria de la Ciudad de las Cataratas y contar al público cómo generó ese producto con sus manos. Así sentirse orgullosos de ser quienes motorizan su economía familiar.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina