Los chicos habían planeado estar en la caverna por sólo una hora

Sábado 14 de julio de 2018
Después de su práctica de fútbol, los chicos y su entrenador acordaron tomarse una hora para explorar una cueva. Pero el paseo se tornó peligroso cuando empezaron a crecer las aguas. Buscaron terreno más alto y seguro dentro de la cueva, tanteando con las manos contra las paredes de pasajes estrechos. Esas huellas de manos fueron las primeras señales de dónde se encontraban, qué habían hecho para escapar de la inundación y los peligros que enfrentarían los socorristas para salvarlos.
Los muchachos, que siguen recuperándose, y los socorristas empezaron a relatar sus historias de peligro y supervivencia. El hospital en el norte de Tailandia donde los doce  y su entrenador están en cuarentena confirmó  ayer que todos están sanos, aparte de algunas infecciones menores. 
Además un psiquiatra dijo que su estado mental “es bueno”.
Los familiares, que al principio solo podían verlos a través de una ventana de vidrio, ahora pueden hacerlo cara a cara, pero sin tocarlos para asegurar que no les transmitan alguna enfermedad.
Banphot Konkum, padre de Duangpetch Promthep, de trece años, dijo que su hijo, conocido como Dom, le dijo que los jugadores ni siquiera sabían que había empezado a llover cuando entraron a la cueva el 23 de junio.
Cuando la lluvia provocó inundaciones en la cueva, vieron bloqueada su salida. “Después de una hora, cuando quisieron salir, el nivel del agua seguía subiendo. Corrieron al interior de la cueva para escapar del agua. La corriente era muy fuerte”, dijo Banphot. Se dice que en su búsqueda de un refugio, los muchachos tantearon las paredes en busca de una apertura. Los socorristas hallaron luego las huellas de sus manos, lo que les dio confianza de que estaban vivos y que seguían el camino correcto.
“Los trece vieron un pequeño pasaje, un espacio por donde arrastrarse y cavaron para llegar a otro lugar, hasta que hallaron a Nen Nom Sao”, dijo Banphot en alusión a la cuesta arenosa donde encontraron lo que sería su refugio de varias semanas. No había otro lugar donde ir.  Banphot dijo que los trece rescatados se harán monjes en homenaje a Saman Kunan, ex comando de la Armada tailandesa que murió cuando transportaba provisiones en un tramo inundado. Hacerse monje en un templo budista por breve tiempo es una forma de ganar méritos, de acuerdo con la tradición tailandesa.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina