La mujer del aduanero no tendría problemas psiquiátricos

Viernes 13 de julio de 2018
El examen psicológico preliminar al que fue sometida Luisa B. (61), alias La Palita, sospechosa por el homicidio de su concubino César Oscar Paganeto (65), descartaría el diagnóstico de enfermedad mental. En consecuencia, la mujer quedó alojada en una celda de la Seccional Segunda.
En tanto, fuentes del caso mencionaron que recién a mediados de la próxima semana la acusada sería trasladada al Juzgado de Instrucción Uno para prestar declaración indagatoria frente a la jueza Alba Kunzmann de Gauchat, ante lo cual tiene la opción de abstenerse.
Asimismo, El Territorio tuvo acceso al informe final de la autopsia sobre el cadáver del aduanero Paganeto que falleció de dos disparos de un arma de grueso calibre.
Según se estableció, el primer disparo produjo la muerte ya que ingresó por la axila del brazo izquierdo, atravesó el tórax y afectó el pulmón y el corazón. Un segundo proyectil ingresó por el abdomen y atravesó el hígado.
También se estableció que el deceso se produjo por lo menos cuatro horas antes del hallazgo del cuerpo. No se descarta que el autor del hecho haya tratado de deshacerse del cadáver, aunque pudo haber chocado contra la gran envergadura de la víctima.
Tal como publicó este matutino en la víspera, para los investigadores hay dos hipótesis principales: el pasional y el económico. 

Celosa y armada
Allegados reconocieron que la mujer era muy celosa y revisaba el celular de su concubino y le recriminaba que pasaba mucho tiempo afuera de la casa, aunque en muchos casos su ausencia se debía a su trabajo como aduanero en Alba Posse.
En cuanto al móvil económico, varios testimonios coincidieron en que la pareja poseía un importante capital, producto de años de trabajo y buenas inversiones. 
“Ella siempre fue muy hábil para los negocios. Incluso, es sabido que prestaba plata con intereses altos, pero era plata de los dos”, confió un conocido de la pareja.
Además, afirmó que la mujer siempre andaba armada por protección, aunque no precisó si usaba un revólver calibre 38 como el hallarlo en la escena del crimen.
Según confirmaron vecinos y conocidos, hacía tiempo que Paganato y La Palita se llevaban mal y las discusiones iban en aumento.
El lunes, alrededor de las 22.30, la mujer llamó a un servicio privado de emergencias médicas y refirió que se sentía mal. Al arribar la ambulancia salió de la casa por sus propios medios y solicitó su traslado al centro de salud.
Ya en dicha sede, la acusada comentó que su marido se hallaba sin vida en el mismo domicilio, pero no precisó las circunstancias. Fue así que dieron aviso a la Policía y se constó el hecho, ubicando a la mujer como la principal sospechosa del homicidio. El martes al mediodía la jueza Kunzmann de Gauchat ordenó el allanamiento de la propiedad de Cabo de Hornos y Domingo Berrondo, donde la Policía encontró un revólver calibre 38 con cuatro balas y dos cápsulas percutadas.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina