La luz de Alejandro Riquelme sigue presente en el recuerdo

Viernes 13 de julio de 2018
“Y en este cuarto sueño aún volver a despertar con vos/ antes de que se apague esta luz y ya no pueda verte”, se tarareaba y escuchaba en las radios misioneras a mediados de los 90. La canción éxito se llama Bajo la ventana y su intérprete y compositor fue el posadeño Alejandro Riquelme, de cuyo fallecimiento se cumplen ocho años.
Es así que músicos, amigos y familiares le rendirán mañana un homenaje desde las 12 del mediodía en el cementerio La Piedad de la capital provincial.
Riquelme tuvo una corta pero riquísima carrera musical en la tierra colorada. Realizó no solamente aportes al cancionero eclesiástico (ya que fue fiel practicante del catolicismo en una etapa de su vida) sino que además su obra resuena aún en los adolescentes de aquella época que lo recuerdan en la gran banda que fue Expediente 113, en la que compartió escenario junto a otros músicos como Fredy Martin, Sergio Werozuk, Sergio Lugo y Leonardo Sobrino. También formaron parte de Expediente 113 Osvaldo de la Fuente, Kiko Jourdan y Marcelo Bertrand.
Expediente 113 fue una banda histórica de rock pop que dio sus primeros pasos en 1986, de la mano de Ale y Leo Sobrino, quienes eran compañeros en el colegio Roque González.
Sin embargo, lejos del esplendor, los últimos años de vida de Riquelme no fueron del todo gratos, sino más bien solitarios. Fue víctima de una grave enfermedad que lo fue consumiendo hasta llevarlo a la muerte. Este sábado se cumplen ocho años de ese día por lo que músicos, familiares y amigos organizaron un homenaje en su nombre.
El puntapié inicial lo dio Joselo Schuap y a él se le sumaron otras personas que conocieron a Alejandro. Uno de ellos es Sergio Centenaro, líder y vocalista de El Rito. “La intención es recordarlo, seguramente llevaremos algunas guitarras para tocar algunas de sus canciones. Queremos reivindicar su obra, sus trabajos y el cariño que despertó en la gente. En fin, poner en alto la memoria de un gran músico”, confió Centenaro a El Territorio.
Por otra parte, contó que dado que la tumba del fallecido músico está notablemente deteriorada, colocarán una cruz metálica en lugar de la madera, una media corona y una placa con su nombre.
“Falleció a los 39 años y se fue de una manera muy triste. Lo sepultamos entre unos pocos amigos y familiares. Muy pocos sabían que había muerto; lo velamos en la capilla de La Piedad”, recordó Centenaro, quien además agradeció su apoyo y guía para formar su primera banda de rock que se llamó La Justicia de quién.
Por su parte, días después de aquel fatídico 14 de julio de 2010, enterado de su muerte, su amigo y colega Leo Sobrino, quien hasta el día de hoy vive en Asunción, había escrito unas sentidas palabras. “Alejandro se nos fue y son muchos los capítulos de la historia que faltan contar. Me gustaría que el Ale siguiera aquí con nosotros, pero sería egoísta de mi parte. Siempre necesitó ayuda, pero nunca la pidió. No le gustaba reconocer sus debilidades. Se fue de la peor manera, en medio de una soledad inmerecida, en una habitación de hospital, sin nadie a su lado”, dice parte de la carta que el músico había compartido. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina