La familia Ifrán otra vez molesta con la pesquisa

Jueves 12 de julio de 2018 | 23:30hs.
La búsqueda incesante de los hijos de Manuel Ifrán (71) continúa para saber qué pasó tras el hallazgo de los restos óseos en el barrio Pratt de la ciudad de Posadas. Pero siguen topándose con situaciones que, creen, demuestra que están y estuvieron solos, sin el acompañamiento de las fuerzas policiales.

Diez días después de que decidieron ir a buscar la chomba de su papá, hoy -por intuición- optaron por volver y a lo lejos notaron cómo los pastizales eran consumidos por las llamas, a escasos metros de donde se habían topado con restos óseos que, todo hace suponer, son de Manuel.

Es que junto a ellos habían prendas de ropa que fueron reconocidas y objetos personales del hombre que desapareció hace más de un año. Están molestos porque consideran que no se preservó el lugar como tenía que ser.

Mientras, urgidos por la atención de un abogado penalista que se ponga al frente de la causa, la familia venderá el sábado empanadas con el fin de recaudar fondos.

Quema inexplicable
“Vinimos una vez, se abrió una calle, volvimos por inercia y están prendiendo fuego. Está todo mal, un móvil nunca llega a menos que hayamos encontrado algo, estamos solos acá, de paseo”, apuntó Graciela, una de las hijas de Ifrán.

Criticó que “no se preserva el lugar, supuestamente hasta que exista un resultado se tenía que cuidar la zona, pero ya se abrió una calle, están limpiando el campo y hasta queman los pastizales del descampado. El propio juez dijo que una vez que estén los resultados de las pericias, si hubo una muerte violenta, se extiende el radio de cuidado. Como hasta ahora no hubo resultados no puede ser que no se preserve, por lo menos que nos digan por qué no lo hacen”.

E insistió: “Queremos que el juez nos explique qué entiende él por preservar el lugar, tal vez tenemos un concepto equivocado”.

El hallazgo de los restos y el pedido de los análisis fueron instruidos por el Juzgado de Instrucción Dos, a cargo de César Yaya, pero según pudo saber El Territorio, todas las actuaciones fueron derivadas al juez Ricardo Balor, magistrado original que investigaba la desaparición del anciano.

Motorizar la causa
En tanto, costear los gastos en que incurrirá la familia requiere de ingresos extra, por lo que los cinco hermanos Ifrán diagramaron una actividad para recaudar.
“Necesitamos pagar un abogado, posibles traslados a Buenos Aires y se nos ocurrió que podemos hacer empanadas; hicimos un cartel, lo compartimos en Facebook, y tuvo mucha difusión”, había señalado Graciela en diálogo con Radioactiva 100.7.

Los interesados en colaborar pueden comunicarse vía Whatsapp al 376-4849124. Los pedidos se retiran en avenida Pueyrredón 3897, a dos cuadras de la ex ruta 213, mañana al mediodía. La docena de empanadas cuesta 120 pesos.

“Queremos llegar a la verdad de lo que pasó con papá”, dijo la hija de Manuel Ifrán, quien padecía alzheimer y se fue de su casa el 12 de abril de 2017.

La familia está disconforme con la investigación porque los restos óseos (presumiblemente de su padre) fueron hallados en un sector que ya había sido rastrillado por la Policía. Para empeorar la situación, el pasado 2 de julio, cuando se apersonaron en el descampado para reconocer elementos como la ropa del occiso, se toparon con más huesos que no habían sido detectados.

Por otra parte, Graciela Ifrán sostuvo que el juez que entiende la causa accedió a la ayuda de peritos de Buenos Aires.“Vamos a llegar a donde nos llamen, necesitamos conocer la verdad de todo lo que pasó con papá”, reiteró. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina