Domingo 31 de Julio de 2011

La Herencia Misionera

Línea establecida por el Tratado de Tordesillas
firmado entre España y Portugal con el fin de delimitar las posesiones de ambas coronas.
Las tierras ubicadas al oriente de la linea pertenecerían a Portugal y las ubicadas a occidente, a España.


"..., entran por la tierra así como lobos rabiosos entre los corderos mansos; e como eran gentes los que de Castilla vinieron a este hecho, no temerosos de Dios, más mucho ganosos e rabiosos por dinero e llenos de otras muchas sucias pasiones, comenzaron a romper e destruir la tierra por tales e tantas maneras, que no decimos pluma, pero lengua no basta a las contar. De tal manera, que de al gente que se pudo contar, que fue un cuento e cien mill personas, todos son destruidos e disipados, que no hay hoy doce mill ánimas con chiquitos e grandes, viejos e mozos, sanos e enfermos.”

Fray Bartolomé de
Las Casas, l53l

Hernando de Magallanes

Navegante portugués (1480 - 1521) que, estando al servicio de España, durante el reinado de Carlos V, logró descubrir el estrecho interoceánico que lleva su nombre en el año 1520. No llegó a circunvalar la tierra ya que murió en las islas Filipinas.

Sebastián Caboto

Al servicio de la corona española, con la misión de hallar el paso interoceánico, exploró el Río de la Plata y el Río Paraguay en búsqueda de fabulosas riquezas. En el año l527 fundó el fuerte Sancti Spíritus, a orillas del río Carcaraña, en su confluencia con el Paraná.


Juan Díaz de Solís

En el año 1508 exploró la península del Yucatán, en México, conjuntamente con Vicente Yáñez Pinzón. Sus exploraciones le valieron el nombramiento de Piloto Mayor de la corona española. En el año l5l6 descubrió el Río de la Plata, al que llamó Mar Dulce.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca

En l542 asumió como gobernador de Asunción, aunque al poco tiempo fue depuesto y enviado de regreso a España.
En Naufragios y Comentarios relata su viaje a pie desde la costa atlántica del Brasil hasta la ciudad de Asunción, circunstancia en que descubre las cataratas del Iguazú.

El Descubrimiento de las Cataratas

“E yendo por el dicho río de Iguazú abajo era la corriente de él tan grande, que corrían las canoas por él con mucha furia; y esto causólo que muy cerca de donde se embarcó da el río un salto por unas peñas abajo muy altas, y da el agua en lo bajo de la tierra tan grande golpe, que de muy lejos se oye; y la espuma del agua, como cae con tanta fuerza sube en alto dos lanzas y más, por manera que fue necesario salir de las canoas y sacallas del agua y llavarlas por tierra hasta pasar el salto, y a fuerza de brazos las llevaron más de media legua, en que se pasaron muy grandes trabajos; salvado aquel mal paso, volvieron a meter en el agua las dichas canoas ...”
Alvar Nuñez Cabeza de Vaca: Comentarios, l542



Otros Datos

Brasil: originalmente el Brasil era denominado como “tierra del brasil”. El brasil era una sustancia colorante de tinte rojo punzó, obtenida del “palo brasil” o “ibirapitanga”. En el año 1530 el monarca portugués envió la expedición de Martín Alfonso de Sousa con el fin de imponer los derechos lusitanos sobre las tierras del Brasil.

Reyes Católicos: Fernando II de Aragón (1452-1516) e Isabel I de Castilla (1451-1504). Contrajeron matrimonio en 1469 y unieron los dos reinos en 1479.

Papa Alejandro VI: Alejandro Borgia. Nació en España en 1431, fue Papa en 1492 hasta 1503.

Islas de Cabo Verde: se ubican en el Océano Atlántico, al oeste de Senegal (Africa).

Tenochtitlan: fundada por los aztecas en el año 1325, era la capital del imperio. Estaba instalada en el lago, sobre un conjunto de islas.

Sancti Spíritus: fuerte fundado por Sebastián Caboto en 1527, en la confluencia de los ríos Carcarañá y Paraná. Fue la primera fundación española en lo que conforma hoy el territorio argentino. Tuvo una corta existencia, ya que al poco tiempo de su fundación fue destruido por los indios.

Correderas o rápidos de Apipé: actualmente han desaparecido bajo las aguas del lago de la represa de Itaipú. Históricamente habían constituido un obstáculo que interrumpía la navegación del río Paraná en esa área.

“Sierras de la Plata”: la leyenda hacía referencia al cerro de Potosí, la principal mina de plata de Sudamérica.

América en la visión de los europeos

El l2 de octubre de 1492 el Almirante Cristóbal Colón llegaba impensadamente al continente americano. Detrás de él, España, la monarquía española, el cristianismo y su fe, la Iglesia, la ambición por el oro, la ambición por el poder en los hombres.
Los cuatro viajes realizados por Cristobal Colón a América (1492-l502) sirvieron fundamentalmente para apreciar una geografía desconcertante y un continente humano novedoso y llamativo. Así transcurrieron ante los ojos deslumbrados de los españoles las islas Bahamas, Cuba, Haití (l492), las Antillas Menores, Puerto Rico y Jamaica, fundando el fuerte de Natividad en Haiti (l493). Luego seguiría el descubrimiento de la desembocadura del río Orinoco y la punta de Paria en Venezuela (l498), finalmente el Gran Almirante Colón recorrería las costas de Honduras, Panamá y Costa Rica (l502). En todo aquel tiempo dos preocupaciones ocupaban su pensamiento: encontrar oro y difundir la fe cristiana. Colón todavía consideraba que estaba en cercanías de las Indias y con esa idea regresó a España en l504 para no volver jamás.
Entre los años l499 y l502 zarparon seis expediciones exploradoras que recorrieron las costas de Venezuela y en el mes de febrero del año l500 Vicente Yañez Pinzón logró llegar hasta las costas del Brasil, dos meses antes de que lo hiciera accidentalmente el navegante portugués Pedro Alvarez Cabral. En l5l3 luego de una penosa travesía Vasco Nuñez de Balboa pudo cruzar el accidentado istmo de Panamá y divisó el Océano Pacífico, al que llamó Mar del Sur. Con el descubrimiento del Océano Pacífico, al objetivo de encontrar las renombradas riquezas en oro y plata a que hacían mención las versiones indígenas, se sumó el de hallar un paso interoceánico que comunicara el Océano Atlántico con el Océano Pacífico, con lo cual se llegaría a las Indias Orientales por una ruta alternativa a la de los portugueses.
A dos décadas del descubrimiento de América, se habían producido dramáticos cambios en las relaciones hispano-indígenas. Aquellos primeros encuentros de Cristóbal Colón, en los cuales primaba la armonía y el asombro de una y otra parte, matizados con intercambios de productos de la tierra por coloridas chucherías, devinieron lentamente en un clima de violencia y sometimiento forzado para las poblaciones aborígenes. El descubrimiento de que el indígena podía trabajar y producir en una situación controlada por el conquistador signó un tipo de relación basada en la subordinación y el sometimiento, resguardado por un régimen jurídico específico. En medio de esta turbia relación estaba la Iglesia, con el íntimo convencimiento de su misión evangelizadora y salvífica en el Nuevo Mundo, proyecto con el cual se comprometió desde un comienzo la misma España. No en vano el Papa Alejandro VI en el año l493 había otorgado, por bula pontificia, a los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, todas las tierras descubiertas y por descubrir, siempre que no hubiesen sido adjudicadas por bulas anteriores a otros soberanos.

El Tratado de Tordesillas y sus consecuencias
La bula del Papa Alejandro VI provocó las protestas de Portugal, potencia marítima que rivalizaba con España por el control de las rutas comerciales hacia las Indias Orientales y en los descubrimientos de nuevas tierras. Alejandro VI trató de solucionar el conflicto con otra bula, por la cual se trazaba una línea de polo a polo que pasaba a l00 leguas al oeste de las islas Azores y de Cabo Verde, correspondiendo la zona oriental a los portugueses y la occidental a los españoles. Tampoco esta solución satisfizo a los portugueses. Finalmente, en el año l494, los reyes católicos firmaron con el rey de Portugal el Tratado de Tordesillas. Este acuerdo llevaba la línea establecida por el Papa Alejandro VI a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde. Para Portugal el Tratado de Tordesillas se convertiría en un logro de consecuencias imprevisibles, al quedar parte de las tierras de Brasil en su jurisdicción. Simultáneamente el Tratado sería fuente de continuos conflictos entre España y Portugal por las posesiones en la región del Plata.
El descubrimiento de América y los primeros pasos de la conquista generaban en España profundos debates. El Tratado de Tordesillas intentaba responder a una de las tantas cuestiones que se planteaban: ¿hasta dónde llegaban los derechos territoriales de España frente a las otras potencias europeas, tal el caso de Portugal?. Existían además otras cuestiones que exigían definiciones y compromisos filosóficos, éticos y jurídicos. El indio, ¿era un ser racional?, ¿podía ser esclavizado?, ¿era súbdito de los reyes de España?, ¿se le debía reconocer el derecho a practicar su cultura?, ¿podía ser dueño de la tierra que habitaba?, ¿era justo someterlo a un régimen de trabajo obligado?, ¿el catolicismo: conversión compulsiva o persuasiva?. Sobre estos aspectos se debatía, se opinaba, se escribía y se sentaban normas jurídicas, en el círculo de la intelectualidad española y de la Iglesia.
Pero en América la realidad se mostraba diferente: era la tierra de la acción directa, casi irreflexiva. El conquistador y los primeros colonizadores se preocupaban fundamentalmente por ocupar nuevos territorios, encontrar oro y en abundancia, someter a poblaciones e indígenas para valerse de sus trabajos, vencer a los adversarios personales en la lucha por el poder en la nueva tierra. En la práctica la conquista y la colonización eran emprendimientos particulares que respondían también a intereses particulares, contradictorios en gran medida a los de la propia corona española.
En este contexto se llevan a cabo la conquista y el sometimiento de las dos culturas más evolucionadas de América, la azteca e incaica. Entre l5l9 y l52l, Hernán Cortés logró vencer a los aztecas, apoderándose de la ciudad capital del imperio, Tenochtitlán, fundado sobre sus ruinas la ciudad de México. Sobre la base de los territorios conquistados, en el año l534, la corona española fundó el Virreinato de Nueva España. Luego siguió la conquista del imperio incaico, emprendida por Francisco Pizarro y Diego de Almagro, entre los años l53l y l533. Sometida la región del Perú incaico, en el año l542, con los territorios conquistados se fundó el Virreinato del Perú.
Con la conquista de los dos grandes imperios indígenas americanos y tras haber hallado finalmente el oro tan deseado en objetos y en minas, el conquistador y el colonizador se sintieron dueños indiscutidos de la nueva tierra y de todo lo que ella contenía.

Primeras exploraciones en la Cuenca del Plata
El descubrimiento y las primeras exploraciones de la región del Río de la Plata son un efecto inmediato del descubrimiento del Océano Pacífico realizado por Vasco Nuñez de Balboa en el año l5l3. Efectivamente, desde aquel año fue una preocupación constante de la corona española hallar un paso interoceánico que comunicara el Océano Atlántico con el Océano Pacífico. Aún España mantenía su objetivo inicial de establecer una ruta comercial con el lejano oriente (Japón, China e India). Con esa finalidad comenzaron a proyectarse expediciones navales, dirigiéndolas hacia las costas atlánticas de América de Sur. Portugal comenzó también a planear sus propias expediciones.
Ya hemos visto cómo en el año l500 el marino español Vicente Yañez Pinzón exploró parte de las costas del Brasil. Meses después, en el mismo año, lo haría el portugués Pedro Alvarez Cabral, cuando su expedición se desvió accidentalmente de la ruta que llevaba hacia la India. En el año l5l5 zarpó de España el Piloto Mayor Juan Díaz de Solís con una expedición naval para hallar el paso interoceánico. Recorrió las costas del Brasil y llegó en el año l5l6 al estuario del Río de la Plata, al que llamó Mar Dulce. Solís, con algunos tripulantes, se dirigió hacia la costa del actual República Oriental del Uruguay. Al intentar entablar contacto con los aborígenes son muertos por éstos, a la vista de sus compañeros que observaban el episodio dramático desde las naves fondeadas en el río. Ante tamaño infortunio la expedición debió regresar a España.
En el año l520 cruzó frente al Río de la Plata la expedición de Hernando de Magallanes, la que siguió con éxito hasta el sur, donde halló el paso interoceánico tan buscado.

Sebastián Caboto remonta el Paraná
En l526 llegó al Río de la Plata otro navegante enviado por España. Era Sebastián Caboto y su misión era la de realizar el mismo recorrido que habían hecho Hernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano. Al llegar a la isla Santa Catalina, frente a las costas del Brasil, se perdió una de las naves principales y Sebastián Caboto se encuentró con Alejo García y otros sobrevivientes de la expedición de Solís, que habían permanecido entre los indios desde l5l6, realizando inclusive una incursión exploratoria que habría llegado hasta el Chaco boreal. Estos españoles relataron a Caboto la existencia de una región en donde abundaban el oro y la plata y a la que era posible llegar remontando los ríos Paraná y Paraguay.
Deslumbrado por los relatos de Alejo García, Sebastián Caboto desistió de la misión que le había encomendado la corona española y decidió unilateralmente explorar la región del Río de la Plata. Luego de recorrer el corto curso del Río de la Plata, ingresó en el río Paraná, fundando en sus márgenes, en la actual provincia argentina de Santa Fe, el fuerte de Sancti Spíritus, primer asentamiento fundado en territorio argentino. Tras dejar un contingente en el fuerte prosiguió la navegación del río Paraná, llegando hasta el sitio que denominó Santa Ana, desde donde descubrieron los esteros del Iberá y entraron en contacto con poblaciones indígenas guaraníes de las que obtuvieron algunas escasas muestras de oro y plata. Las embarcaciones prosiguieron navegando hasta llegar a las correderas de Apipé, accidente del río que les impidió continuar con la exploración. Volvieron sobre el curso del Paraná y remontaron el río Paraguay, buscando la renombrada “Sierra de la Plata”. En plena navegación Sebastián Caboto se cruzó con otro expedicionario que llegaba desde España. Se trataba de Diego García que llegaba al Río de la Plata atraído, al igual que Caboto, por las versiones sobre las riquezas que escondía la región. Atacado el fuerte Sancti Spíritus y destruido totalmente por los indígenas, y visto la imposibilidad de continuar con las exploraciones, Sebastián Caboto y Diego García decidieron regresar a España.

Pedro de Mendoza en el Río de la Plata
Las noticias llevadas por Caboto y García a España entusiasmaron a la corte española y la impulsaron a organizar una imponente expedición al Río de la Plata. Don Pedro de Mendoza, nombrado Adelantado, fue puesto al frente de la misma. Los l6 barcos y l500 hombres arribaron a la orilla derecha del Río de la Plata a principios del año l536. A Don Pedro de Mendoza se le había encomendado la misión de fundar una ciudad, tres fortalezas, abrir un camino terrestre hacia el Océano Pacífico y evangelizar a los indígenas. España buscaba también contrarrestar las pretensiones portuguesas sobre el Plata, ya que la presencia de navegantes lusitanos en el Río de la Plata se había vuelto insistente luego del frustrado viaje de Solís.
El 2 de febrero de l536 Don Pedro de Mendoza fundó el puerto de Buenos Aires. No tardaron en aflorar algunos graves problemas: faltaban alimentos y era difícil conseguirlos y los indígenas, en un primer momento muy serviciales, se mostraban cada vez más reacios a cooperar a causa de los abusos de los españoles. Al año siguiente de la fundación, Don Pedro de Mendoza, muy enfermo, decidió regresar a España, falleciendo en altamar.
Juan de Ayolas, designado Gobernador por Pedro de Mendoza antes de su partida, remontó el río Paraná y luego el río Paraguay en busca de alimentos y de un lugar más favorable para un asentamiento. En su incursión logró llegar hasta los límites del imperio incaico, pero de regreso pereció con la totalidad de sus hombres en manos de los indígenas que habitaban el curso superior del río Paraguay.

La fundación de Asunción
Un segundo de Ayolas, Juan de Salazar, fundó en la margen izquierda del río Paraguay el puerto de Asunción en agosto de l537. El sitio era muy favorable para un asentamiento. Superaba en este sentido al sitio elegido para la fundación del puerto de Buenos Aires. Los alrededores del puerto de Asunción estaban poblados por varias parcialidades guaraníes que inmediatamente congeniaron con los españoles, originándose una alianza hispano-guaraní. Algunos de los caciques, especialmente los de la parcialidad de los carios, ofrecieron en matrimonio sus hijas a los conquistadores. Estas uniones hicieron surgir entre españoles y guaraníes los lazos de parentesco y la reciprocidad en la producción y en la economía. Los españoles comenzaron a sacar buen provecho de la institución del cuñadazgo, por la cual los hermanos de la esposa debían prestar trabajo gratuito a su cuñado. Ello hizo surgir entre los españoles el hábito de la poligamia, ya que a más esposas, más prestadores de trabajo disponibles. La alianza tuvo también un carácter militar: los ancestrales enemigos de los guaraníes, los guaicurúes que habitaban la orilla opuesta del río Paraguay, se presentaban también como acérrimos enemigos de los españoles. Y la expansión hispánica hacia la región incaica, coincidía también con la expansión de los guaraníes hacia aquella área, a la que llamaban el reino de “Paitití”. El asentamiento prosperó con tal bonanza que en el año l54l el Teniente Gobernador Domingo Martínez de Irala decidió la extinción del puerto de Buenos Aires y el traslado de todo lo que allí había, personas y enseres, a Asunción, la cual quedó convertida en ciudad.
Asunción se convirtió en un importante centro de conquista y colonización de la región de la cuenca del Plata. Desde ella partieron expediciones que realizaron un conjunto de fundaciones que afirmaron la presencia hispánica en la región. Así, Ruy Díaz de Melgarejo fundó Ontiveros, en el Guayrá, en l55l; en l556, también en el Guayrá, Gonzalo de Mendoza fundó Ciudad Real; Nufrio de Chávez, en l56l, camino al Perú, fundó Santa Cruz de la Sierra; en l573 Juan de Garay fundó Santa Fe; en l575, Ruy Díaz de Melgarejo fundó Villarrica del Espíritu Santo; en l580 Juan de Garay fundó la ciudad de Buenos Aires; en l588, Juan Torres de Vera y Aragón, la ciudad de Corrientes. Las fundaciones eran acompañadas con exploraciones de la geografía de la región. En el año l542 Alvar Nuñez Cabeza de Vaca recorrió a pie todo el trayecto que va desde la isla de Santa Catalina, sobre la costa atlántica, hasta la ciudad de Asunción, entrando en contacto con los guaraníes de la región y descubriendo las cataratas del Iguazú. En l56l Alonso de Riquelme realizó un reconocimiento de la región del Guayrá. En l563 Francisco Ortíz de Vergara pudo llegar hasta el río Aguapey. En l598 Hernandarias y Juan de Espinosa recorrieron toda la costa del Paraná, desde su unión con el río Paraguay, hasta la desembocadura del río Aguapey en el Paraná.

El sometimiento del indio
La armonía del primer instante, producto de las uniones de españoles con mujeres guaraníes, no tardó en romperse. Cuando los asuncenos advirtieron sorpresivamente que el Perú ya había sido conquistado por Francisco Pizarro y Diego de Almagro, la ilusión de las riquezas en oro y plata se esfumaron. Establecida en una región en que la naturaleza no ofrecía la más mínima muestra de metales preciosos, Asunción, al igual que las demás ciudades fundadas, debió definirse necesariamente por la producción agrícola y ganadera. La necesidad de mano de obra fue creciendo a medida que se fundaban nuevas ciudades y la colonización de nuevas tierras avanzaba aceleradamente. Entonces se comenzó a aplicar sobre el indígena el régimen de la encomienda. Grupos de indios guaraníes eran “encomendados” a un español o criollo por gracia del Gobernador y de la corona. En el año los indígenas encomendados debían prestar servicio laboral a su señor durante un mes. Como contraprestación el encomendero debía velar por su bienestar y evangelizarlos. El régimen no tardó en degenerar en una brutal opresión, cuyas notas más sobresalientes fueron el incremento de la mortalidad indígena y luego las rebeliones masivas. El sistema de las encomiendas se aplicó sobre los guaraníes de las ciudades de Asunción, Corrientes, Villa Rica, Ciudad Real.

El hombre primitivo misionero
Los Avá y su modo de vida
América en la visión de los europeos
La ocupación de la región misionera
Hacia las fronteras
Mbororé, gloria de los misioneros y escarmiento de los bandeirantes
Sociedad, producción y consumo en las reducciones
El amabmaé y el tupambaé, dos modos de trabajar y producir
Gobierno y administración de los pueblos jesuíticos
Vivir en una reducción
La Guerra guaranítica
La rebelión guaraní
La expresión de la cultura en las reducciones
El urbanismo jesuítico-guaraní
La edificación de una reducción
Los caminos recorridos por el guaraní
El fin de la obra misional: la expulsión
La decadencia de los pueblos guaraníes posjesuíticos
El Yapeyú de Don Juan de San Martín
De los pueblos misioneros a centros productivos
Se quiebra la unidad
La revolución en las misiones
El reglamento de Belgrano
La revolución se internacionaliza –El avance e luso-brasileño sobre las misiones occidenales-
José Artigas –Teniente Gobernador-
Andrés Artigas, Comandante General de Misiones
Andrés Guaucurí, Artigas, y el intento de recuperación de los siete pueblos
Andrés Artigas, sus últimas campañas
Los sucesores de Andresito en Misiones
Misiones bajo el dominio paraguayo
Misiones, la ruta comercial del Paraguay
La dispersión final
Corrientes ocupa los territorios de las misiones meridionales
Los guaraníes misioneros, un destino de integración social
La herencia secular
Bibliografía
Fuentes documentales

Los Autores
Agradecimientos
Contactenos vía e-mail: webmaster@herenciamisionera.com.ar