“El sargento que está preso me pegó un balazo con el arma reglamentaria”

Sábado 14 de julio de 2018
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez fojacero@elterritorio.com.ar


La conducta del sargento de la Policía de Misiones Emanuel Esteban S. (32), acusado de matar al ex convicto Arnaldo Alejandro Amarilla (33) en el barrio A 3-2 de Posadas, está siendo analizada por el titular del Juzgado de Instrucción Seis, Ricardo Balor, quien lo imputó el delito de homicidio agravado para mantenerlo en prisión mientras se investiga el crimen.
Pero, fuera del ámbito judicial, el proceder diario del uniformado como parte de la fuerza de seguridad también está en el centro de las críticas desde hace bastante tiempo. La misma madre del fallecido denunció que lo escuchó decir “que se iba a encargar de él cuando en algún momento iba a encontrarlo sólo”, por lo que sostiene con vehemencia que los proyectiles antidisturbios que salieron de la escopeta policial con postas de goma y plomo no fueron disparados de manera accidental, sino intencional.
Su hipótesis fue coincidente con el relato de otros habitantes del complejo habitacional que plantearon sus acusaciones hacia el efectivo, a quien calificaron de “soberbio, prepotente, siempre se quería llevar a todos por delante”, entre otros epítetos irreproducibles.
Y eso, finalmente, se sostuvo con el testimonio de un hombre que asegura haber sido baleado por el mismo uniformado en un procedimiento supuestamente irregular desarrollado a mediados de agosto del año pasado, episodio que derivó en una denuncia penal concretada en la sede fiscal pero que no habría tenido el consecuente correlato investigativo judicial.
El denunciante se llama Esteban Miranda, su apodo es ‘Ketón’ y es conocido en el ambiente policial porque estuvo detenido varias veces por su presunta relación con varios delitos cometidos en Posadas.
El Territorio dialogó con el hombre en forma exclusiva, confirmando la información que deja al sargento sospechoso en una posición más que comprometida: “En ese momento yo vivía con mi abuela y mi tía cerca de donde mataron a mi amigo (por Amarilla), en el A 3-2. Estábamos tomando algo hasta que apareció un móvil de la Seccional Décima con tres policías (a los que identificó) y el sargento ese que está preso ahora me pegó un balazo con el arma reglamentaria. El muro de la casa era bajito, me pegó el balazo en el brazo, pero quedó así a pesar de que le hice denuncias en la fiscalía. Parece que la doblaron y tiraron en el cesto de basura, pero pienso que si actuaban a tiempo con este tipo no íbamos a tener que lamentar la muerte de una persona, porque sea lo que sea, ante todo es una persona”, manifestó.
Sobre ese episodio, recordó que “estábamos tomando, sí, pero qué tiene de malo eso. No maté, no robé, no violé para que me haga eso. Encima me disparó frente a muchos vecinos que estaban afuera y vieron como fue todo, son testigos también. Después, él (por el acusado) se fue en el patrullero como si nada y uno que era jefe de la Comisaría Décima me mandó a buscar diciendo que quería hablar conmigo, le dije que no tenía nada que hablar por lo que si quería que me busquen en la casa de mi abuela y nunca apareció nadie, ni siquiera a preguntar si necesitaba un remedio”.
“Yo denuncié en fiscalía, pero eso les enojó más aún y me perseguían. Entiendo que nada pasó porque el policía ese seguía trabajando. Mirá lo que hizo ahora y yo sigo con las marcas del balazo en el brazo”, cerró 

“Era maldito”
Miranda (quien estuvo detenido por el asesinato del ingeniero Pauluk, causa de la cual fue sobreseído) manifestó que conoce al sargento de sus estadías en prisión y, al referirse a su personalidad, coincidió con el resto de los declarantes. “Era maldito hasta con las mujeres. Yo veía cuando estuve detenido cómo siempre fue violento, golpeador y provalecido. En la calle se comportaba así, tanto que en su guardia no se podía estar en la vereda porque sin mediar palabras te disparaba o te golpeaba”.
“No puedo creer lo que hizo con Amarilla, que hizo lo que hizo pero pagó, y el otro no tiene el derecho de quitarle la vida. Son todos provalecidos, como los policías que mataron al albañil Guirula y si le largan va a hacer lo mismo porque son porquerías”, remarcó.
El entrevistado dijo estar dispuesto a declarar si es citado para brindar su testimonio sobre el episodio que describió. “Yo me solidarizo con la familia de Nano, si ellos me piden voy a apoyar todo lo que decidan hacer porque aunque quieran dibujar, fue un asesinato cometido por un policía”. 

Momento de testimoniales

Amarilla fue asesinado el 1 de julio, a la madrugada. Por el crimen, además del sargento Emanuel Esteban S. (32) está detenido el suboficial David Salomón V. (30), acusado por el delito de encubrimiento. La investigación ingresó ahora a la etapa de testimoniales, de acuerdo a lo referido por las fuentes judiciales. Esta semana le tocó al padre del fallecido, Roberto Fariña, y al hombre que fue testigo de las pericias que se hicieron en el interior de la vivienda, más precisamente donde yacía el cuerpo. La semana que viene será el turno de Celso (hermano de la víctima) quien lo encontró sin vida. De esa forma pasarán otros testigos por la sede del juzgado Seis. Cabe aclarar que en la instancia indagatoria, el menor de los acusados contó los detalles del procedimiento que terminó con la vida de Amarilla, pero aclaró que el sargento disparó el arma sin que existiera una orden para hacerlo. Su abogado defensor solicitó la excarcelación que al cierre de esta edición estaba siendo analizada por el magistrado Ricardo Balor. Las pericias balísticas habrían detectado que entre postas de goma había también de plomo.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina