El fenómeno de ayer y las inminentes heladas

Miércoles 13 de junio de 2018 | 04:30hs.
Por Alfredo Yaquinandi

Luego de un accidente es inútil ponerse a discutir la marca y modelo del auto que nos atropelló, salvo que ello contribuya a protegernos de futuros eventos similares.

Y este es el caso del temporal que azotó nuestra provincia en la madrugada de ayer. Es natural que al tratar de analizar al fenómeno acudan a nuestra memoria las imágenes de San Pedro en el 2009. Pero en el caso actual no se trató de una nube rotatoria (super-celda) generada por un centro ciclónico de baja presión, sino de un sistema de vientos generado en la punta de un frente polar que circuló por la provincia de sudoeste a noreste.

El encuentro fue protagonizado por el viento contra-alisio del noroeste, aire pesado, tropical y húmedo, que llegó encajonado por las sierras de Caaguazú en el Este paraguayo, y produjo ráfagas descendentes de 50 a 70 Km/h en localidades bajas de nuestra región. Este viento debió enfrentar vientos fríos provenientes de la Patagonia que incidieron en forma ascendente en la masa de aire tropical local, generando torbellinos en superficie y tormentas severas con producción de granizo de gran tamaño en altura.

Al ponerse en contacto masas de aire de muy diferentes valores de temperatura, presión y densidad, se formaron micro-ráfagas descendentes que superaron los 120 Km/h, incidiendo violentamente en la superficie, trasladando bolsas de aire frío y granizo de gran tamaño. Esto sucedió en la zona Centro de la provincia en una línea que partió de Jardín América, pasando por Oberá y saliendo de la provincia por San Javier. Los daños que puede producir un fenómeno de estas características son similares a los de un tornado de nivel entre 1 y 2, con vientos de aproximadamente 100 a 150 Km/h.

Pero en materia de prevención es inevitable establecer la diferencia entre un tornado y vientos descendentes, tema que desarrollaremos el próximo viernes.

Hasta entonces, tendremos buen tiempo con heladas: con solo escarcha hoy y el viernes (6º de mínima), pero con posibles congelamientos a nivel del suelo el jueves, sábado y domingo, cuando las temperaturas descenderán a 3 y 4º (temperatura a 1,5 metros) con lo que plantas pueden llegar a cero grados en el suelo, en la parte baja del tallo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina